relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Perversión máxima





Relato: Perversión máxima

"PERVERSION MAXIMA"


Mi nombre es Eva. Tengo 29 años y desde hace dos soy la única
profesora de la escuela pública de "X", un pueblo de la sierra de "Y". En cuanto
a mi aspecto físico, les diré que soy rubia, "rellenita" y moderadamente alta.


Desde mi llegada a "X", mi vida era una verdadera apoteosis
del tedio. De casa a la escuela y de la escuela a casa. Apenas si salía algún
que otro fin de semana con un matrimonio del pueblo con el que trabé cierta
amistad. Pero todo esto cambió una calurosa noche de principios de otoño.


Había permanecido en la escuela hasta tarde, corrigiendo
exámenes. De regreso a mi casa, una bonita construcción de sillería situada en
las afueras del pueblo, un hermoso manto de estrellas era mi única compañía. O
al menos eso pensé yo, porque, de repente noté dos grandes manos sobre mis
pechos.


- Qué rica estás, cabrona - dijo una voz aguardientosa.


- ¿Qué es esto? Suélteme.¡Socorro!


Cuando pude darme la vuelta, vi a un individuo desaseado y
harapiento. Era un pordiosero asqueroso y maloliente, con esa indefinición en la
edad que tienen muchos vagabundos.


- Ven aquí, guarrilla, que te voy a enseñar lo que es bueno.


Intenté zafarme, pero fue inútil, era mucho más fuerte que
yo, en vista de lo cual decidí no resistirme más, ya que ello podría empeorar la
situación. Me arrastró hasta detrás de unos matorrales y me arrancó toda la
ropa.


Manoseaba y lamía con verdadera avidez mis grandes pechos.
Sin previo aviso, introdujo bruscamente un dedo en mi chocho.


- Vas a ver que bien lo vamos a apasar - dijo con una sonrisa
que dejaba a la vista numerosas caries y mellas.


Me introdujo su hedionda lengua en mi boca. Su apestosa y
abundante saliva se iba introduciendo en mi boca y yo no podía hacer otra cosa
que tragarla.


Entonces se sacó una polla que no debía de haberse lavado en
un mes y me la metió hasta la gartanta


- Chupa, guarrilla.


En este punto, debo de hacerles una confesión. Ustedes
pensarán que yo estaba sufriendo al ser ultrajada por aquel ser abyecto. Pero no
era así. No se si seré masoquista o algo parecido, pero lo cierto es que mi coño
chorreaba de placer.


Chupé con fruición aquella enorme y sucia polla.


-Así, guarrilla, chupa, chupa.


Cuando se cansó de la mamada, me puso a cuatro patas y me
penetró por detrás. Con cada embestida de su potente falo creía morir de placer.
Cuando se vació dentro de mi yo me corrí con él en un orgasmo intensísimo y que
parecía no tener fin.


Al fin, el pordiosero se levantó y se fue tambaleándose de
cansancio y de borrachera, y yo me quedé allí, en el suelo, desnuda y
paralizada, sintiendo como cada fibra de mi cuerpo vibraba de placer.


Cuando llegué a casa no sabía qué hacer. Así es que llamé a
mi amiga y le conté lo sucedido. Bueno, no todo. Procuré obviar lo mucho que
había disfrutado con aquella experiencia.


Ella me propuso que diéramos una buena lección al vagabundo.
Yo le dije que sí sin mucho convencimiento, teniendo en cuenta el enorme placer
que me había proporcionado mi violación.


Al poco rato llegaron ella y su marido. El traía unas grandes
tijeras de podar. Sin pararnos a discutir el asunto, salimos en busca del
agresor. Lo encontramos tirado en una cuneta, borracho perdido.


El marido de mi amiga lo agarró y le bajó los pantalones.


- Toma - me dijo dándome las tijeras -, haz los honores.


Yo no tenía mucho afán de venganza, pero pensé que con
aquello al menos evitaría que aquel sujeto le hiciera lo mismo a otra chica,
que, quizás, no se lo tomaría tan bien como yo.


Agarré las tijeras con decisión. Mi amiga sujetaba su picha
para facilitar mi labor. Cuando la seccioné surgió un gran chorro de sangre.
Aquella visión, no puedo negarlo, me excitó.


Mi amiga me entregó el ensangrentado colgajo. Parecía mentira
lo inútil e insignificante que era ahora y lo poderosa que había sido unas pocas
horas antes.


- Toma - le dije poniendole el colgajo en una mano -
llévatela, a ver si te la pueden coser.


- Gracias, gracias - dijo absurdamente el pordiosero, tras lo
cual se levantó dificultosamente y se fue corriendo en busca, supusimos
nosotros, de algún cirujano que pudiera hacerle un apañito.



A la mañana siguiente, me sentía muy confusa, pero sobre
todo, muy excitada. Percibía un incesante palpitar en mi entrepierna.


Perdida en mis pensamientos, dirigí mis pasos, casi sin
percatarme, hacia la iglesia del pueblo.


Cuando penetré en el santo lugar, la carencia de luz me cegó
momentáneamente. Cuando mis ojos se adaptaron, vi que había una única persona en
el templo. Era el párroco, que descansaba su orondo cuerpo en el confesionario.
Me acerqué y me arrodillé ante él. Era un hombre de unos cuarenta años. Además
de obeso, era casi completamente calvo.


- Ave María purísima.


- Sin pecado concebida.


- Padre, he pecado.


- Cuéntame, hija.


- Verá usted, es que me da mucha vergüenza.


- No debes tenerla, hija. Mírame sólo como a un instrumento
de Dios nuestro Señor, no como a un hombre.


- Bien, padre. Pues verá. Yo...yo he sido violada.


- ¡Santo Cielo!


- Sí, padre, violada.


- Pero, ¿tú te resistirías, no es verdad?


- Sí, padre.


- Entonces no tienes de qué avergonzarte, hija mía. No es
tuyo el pecado, sino de ese hijo de Satanás.


- Verá, padre, es que...


- Dime, hija, no te avergüences, cuéntame.


- Es que yo sólo me resistí al principio, que luego empezó a
gustarme.


- ¡Dios bendito!


- Sí, padre, me gustó.


- ¿Pero qué me estás contando, hija mía?


- Sí, padre, lo sé, es horrible, soy una gran pecadora.


El párroco suspiró largamente, se sentía aturdido por mi
inusitada confidencia.


- Vamos a ver, hija mía, pero, ¿tú estás arrepentida, no es
cierto?


- ¿De haber disfrutado?


- Claro.


- Pues no sé, padre, me siento confusa.


- Debes arrepentirte, sólo así podré darte la absolución.


- Verá, padre, es que desde que sucedió lo que le he contado
siento un enorme apetito sexual. Deseo a todos los hombres con los que me cruzo
por la calle. Le digo más, le deseo a usted, padre, desearía besarlo,
acariciarlo...


- ¡Basta! ¿No sabes que es un gran pecado tentar a los
obispos del Señor? Satanás habla por tu boca y no tú.


El párroco sudaba y estaba muy colorado. Yo intuía que estaba
empalmado. A fin de cuentas, si aquel obeso eclesiástico se había dejado tentar
por los placeres de la gula, ¿por qué no iba a dejarse tentar también por la
lujuria? Merecía la pena intentarlo. Así es que, sin dejarle tiempo para
reaccionar, agarré su polla a través de la sotana. Estaba, como bien había
supuesto, erecta.


- ¡Dios bendito!, suelta, hija de Satanás - dijo
alteradísimo.


Pero su mirada lasciva contradecía el contenido de sus
palabras. En el fondo de su ser deseaba que ocurriera. Así es que levanté la
sotana y dejé a la vista de Cristo y de los santos una polla algo corta y
rechoncha. Sin mediar palabra, empecé a chupar con fruición. En poco más de un
minuto mi boca se inundó de abundante esperma, que tragué con avidez. "Leche
sacra", pensé.


El párroco se levantó del confesionario y, tambaleándose y
tropezándo con todos los bancos de la iglesia, corrió sacristía adentro
repitiendo: "¡Que Dios nos perdone!, ¡que Dios nos perdone!..."


Cuando salí de la templo, tuve la clara conciencia de que me
había convertido en una zorra perversa y de que ya no podría parar. El sexo,
pero sobre todo las relaciones morbosas, se habían convertido en el único objeto
de mi vida. Los acontecimientos que ocurrieron después avergonzarían a la mayor
ramera que haya parido madre, pero todo ello será narrado en el próximo capítulo
de estas confesiones.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 2
Media de votos: 9.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Perversión máxima
Leida: 842veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


relatos cortos desvirgacionesporno abuela con nietomujer chupa pollasmi mujer en tangarelatos lesbicos realescicuentonas follandochupada de pollahermanita xxxrelatos calientes miabuelo mesube ensu penemonjas teniendo sexoRelatojugando a la mama y papacabrones.cojiendo.asusesposasrelatos eróticos de incestomama cogiendorelatos de la marquezesexo enanosorto rotofollando nietastravestis muy calientesmejor relato eroticomasturbacion con almohadaspapas pornofollandose una cabrarekatos pornoporno salvaje durorelatos eroticos regale mi virginidad a un desconocido del internetgordos pornorelatos cortos sexofotos porno brutalespollones enculandonaruto juegos pornonovios follando en la playalesbianas embarazadas follandoleer porno gratistelefonos pornosfotos porno castigadostias nudistasporno abuelas viciosassexo gratíssado extremo pornorelatos sexuales gaysporno entre matrimoniosrelatos eroticos escuchadosanciana de 90 años follandojuegos eroticos entre amigosme follo a mi hijitaRelatojugando a la mama y papaporno gay famosorelatos breves de sexoporno gratis viejafollandose una cabramaduras fontaneroporno travetisporno rubias con negrosmoros follandorelatos eroticos morbososabuela putarelato erotico filialrelatos violacion gaytu porno gratisjuegos porno realescasada follando con negroporno gratis abuelas con nietosmasizorasfollando en mi casarelato erotico 100%real con payasotravestis muy dotadosporno negritasme tire a mi madreporno gratis guarrodespedida de solteras pornosrelatos gratis de sexoporno escatfilial relatospapa hija xxxme folle a mi hermanoporno maduro gayano abiertorelatos sexuales habladoscornudo consentidoporno calientesrelato erotico el amigo de mi esposo me dejo embarazadaAhhh relato gays