webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Mi prima Veronica de 9 añitos, mi hermoso angel



Relato: Mi prima Veronica de 9 añitos, mi hermoso angel

EL ÁNGEL DE MIS SUEÑOS
MI PRIMER AMOR “VERÓNICA”
CAPITULO PRIMERO: Mi prima Verónica mi amor prohibido, y yo
En ese entonces yo tendría aproximadamente 16 años, cuando por problemas familiares me vi obligado a irme junto con mi madre y hermano a Santa Cruz, donde conocí a mis primos Daniel de 11 años y Verónica de 9 años, quien eran hijos de mi tía Carla, en un principio para mí solo eran parte de la familia jugaba con ellos al escondite, a las peleas, en las noches cuando se cortaba la luz los dos gritaban y entraban en pánico, para que mentir eran un poco cobardes, hasta que un día sentados en el sofá mi prima estaba con una minifalda y sin querer toque sus piernas, pero casi no sentí nada solo curiosidad, pero un martes cuando venía de su escuela después de educación física note que su culito era bien formadito, redondito debido a lo apretado de shorcito, a partir de ese momento note que prima era una niña hermosa, blanconcita, con cabello medio crespo corto cariñosa, traviesa, y por alguna razón algo dentro de mi me impulsaba a tocarla, a veces me gustaba abrazarla sentir su respiración, de esa manera decidí avanzar poco a poco, aprovechando cuando jugábamos resistiéndose a mis caricias como toda niña inocente mientras sonreía y para disimular, primero tocaba su espalda, la cargaba, le decía que me gustaba jugar solo con ella y se ponía feliz. Así, un día me pidió mi tía que le enseñe a realizar copias de lecturas, en esa época por falta dinero mi madre, mi hermano y yo vivíamos en un pequeño cuarto en alquiler al frente, motivo por el cual me la lleve a mi cuarto aprovechando que mi hermano jugaba con mi primo Daniel, ese día ella llevaba un busito y polerita, nos echamos en la cama y me pidió que le indique como hacer su tarea, disimuladamente primero la abrazaba primero por la espalda, luego bajaba lentamente hasta la cintura, luego subí mi pierna derecha encima de su traserito haciendo lo posible de que no sospeche, luego le decía a modo de juego que era tontita por eso no podía hacer bien su trabajo, mientras frotaba mi pierna derecha encima de su culito, de ese modo me anime a subirme encima de ella, mi pene estaba a punto de salir de mi short, lo acomode en medio de su hermosas nalgas, pero al poco rato me dijo que me baje por que pesaba mucho, y para evitar que me suba se puso de cuclillas en la cama algo parecido a la posición de perrito, yo seguía insistiendo, ya no me interesaba su tarea, me puse detrás de ella y lentamente sobaba mi pene entre medio de su colita, ojo seguía con buzo, no soy un enfermo violador, al final me pregunto que porque siempre me ponía detrás de ella, que ya estaba cansada y no quería jugar.
Al día siguiente, creo que era jueves ella se comportaba normal como si no pasara nada, por ese motivo me di cuenta que podría seguir, así que en tardes me iba a su casa a jugar y acompañarla supuestamente, ese día ocupaba una especie shorsito algo parecido a una falda o casi llegaba hasta las rodillas, junto con una polera de animalitos, en casa de mi tía había una esponja como de cocina pero tamaña de media cama, ese momento había una serie de moda los power rangers, misma que fingíamos jugar, yo era el malo a propósito y me dejaba pegar, me daba patadas y yo fingía que las detenía acariciando sus piernas, la agarraba y le daba la vuelta de espaldas le decía que no ganaría, ofrecía resistencia, se reía, estaba feliz conmigo, de esa manera me empecé a ganarme su cariño y confianza paso casi un mes, pero este juego era mi favorito y ella ya me tenía más confianza, un viernes decidí colocar la esponja que había en su casa tamaño media cama a la lado de la cama matrimonial de mi tía Carla y su esposo (tío Rodrigo) donde está la televisión mientras mirábamos tele le dije que jugáramos a los power rangers, entre medio de la pelea la puse de espaldas e hice que se arrodille, en medio broma le decía que esta vez yo ganaría, inesperadamente ella se arrodillo justo en la orilla de la cama, por lo que quedamos en posición de perrito, en ese momento aproveche para restregar mi pene en medio de su colita, pero a diferencia de la primera vez no se quejaba simplemente dejo de jugar, y se puso a ver la tele, lentamente bajaba y subía mi pene por el medio de sus nalgas, note que al poco rato dejo de ver la tele y se puso pensativa, de hecho para ella esa sensación de placer era nueva, pero recién se estaba dando cuenta, al poco rato nos llamo mi tía de quien me había olvidado por completo ya que estaba en el cuarto de al lado cocinando.
De esa manera pasaron los días, a veces nos dejaban solos en la tarde ya que mi hermano ingreso a intermedio en la tarde, junto con mi primo Daniel y mi tía salía en las tardes de compras o con mi madre quien era su hermana, uno de esos días me dejaron solo con mi prima verónica y ella por voluntad propia me dijo que jugáramos, en ese momento peleando medio en broma la puse en la orilla de la cama en posición de perrito, ella se quedaba quieta en esa posición como si ya supiera, a fin de no lastimar sus rodillas puse una frazada debajo de sus rodillas, mientras ella sonreía, me amenazaba en juego diciendo que ganaría, así que me puse detrás de ella y la abrace, le dije que no escaparía y se reía, cariñosamente la agache y puse mi pene (ojo tenía el short puesto) en medio de su culito, así que para que no se asuste la acariciaba en medio del juego, luego se quedo callada como la anterior vez, ella se deba cuenta que mi pene estaba duro desde el momento en me que ponía detrás de ella, pero no decía nada, así que de manera tranquila, lentamente subía y bajaba mi pene por el medio de su culito, mi verito se me empezaba a relajar, cerraba sus ojitos, ya no hacia fuerza, solo disfrutaba el momento, aprovechando aquello decidí acariciar sus nalgas, era muy hermosa, blanconcita, inocente, poco a poco ella se relajaba más, con una mano la acariciaba cariñosamente su espalda y con la otra tocaba su colita, lentamente empecé a meter mi mano bajo su calzoncito para tocar sus nalgas, como se sentía su glúteo derecho suavecito y cuidado, en ese momento me asuste porque escuche un ruido, entre pánico pensaba que me habían descubierto, era la puerta principal, más bien le puse llave, cuando abrí era su amiguita angélica quien vino a preguntar si vero podría ir a su casa a jugar con ella, lastimosamente mi prima escucho eso, y se fue con ella pasado una hora llego mi tía, y me tuvo que ir excitado y caliente. Como consecuencia de aquello tendría que ser más cuidadoso, pero también supe que la próxima podría avanzar más, fatídicamente ese momento llego 2 meses después, se imaginan tanto tiempo tuve que esperar para estar con ella a solas, pero a diferencia de las otras mi tía dijo que saldría con una amiga, que la cena ya estaba hecha, eran las 01:30 de la tarde, era miércoles, mi verito se volvía más hermosa y delicada, estaba más desarrollada, sus piernitas mas rellenitas, su colita era más marcada, (como se desarrollan las niñas de rápido nooo…), llevaba a su estilo un short que parecía falda a media pierna, una polerita de tirantes, mientras esperábamos que su mama saliera, ella y yo estábamos sentados en los sofás uno frente al otro, mi verito leía una revista con una pierna recogida encima del sofá sin querer ella me dejo ver su calzoncito de color blanco con florcitas de color rosa, estaba feliz este era mi día, entonces mi tía me dijo que por favor cuide a mi prima y que le ponga candado a la puerta o que le eche llave mejor dicho, apenas se fue me senté a lado de mi verito y le pregunte que leía nada, me contesto nada.., en tono bribón le dije mentirosa, y la abrace, diciéndole que ella era mi prima favorita, entonces la cargue a modo de caballito y nos fuimos a ver tele, pero yo me fui en dirección de la cama la puse de espaldas, y comencé tiernamente a besarle la cabeza, tenía un olor dulce recién bañadita, con un tinte de inocencia, empecé a acariciar sus piernas, poco a poco subía hacia arriba tocándola despacio por encima de su calzoncito, luego se me ocurrió hacer lo mismo que la anterior vez, la jale a la orilla de la cama en posición de perrito poniendo la cabecera debajo de sus rodillas para que no se lastime, con mis dos manos comencé a acariciar su colita restregando mi pene en medio de su culito, pero esta vez me baje short, mi verito no se dio cuenta porque ella estaba con los ojitos cerrados, en un principio restregaba mi pene encima de su short, pero me anime y después de un rato se los puse de lado su short con mi mano derecha, también hice lo mismo con su calzoncito, y lentamente puse pene directo en medio de sus nalgas se sentía tan también, era un lugar muy cálido y su piel era de color blanco claro era suave, poco a poco subía mi pene y bajaba, pensé que mi prima estaría asustada, más todo lo contrario se encontraba bien relajada, pero note que se estaba excitando porque se agarraba con sus uñas de la sabana de la cama, decidí subir un poco el ritmo, estaba emocionado nos movíamos en vaivén de atrás hacia adelante, era la primera vez que podía ver sus hermoso glúteos vírgenes aunque a medias, sentía que eran firmes y suaves al contacto, sus piernas eran hermosas, para mi sorpresa mi primita vero con sus piernitas me apretó la cintura con fuerza en dirección de su colita como para que la penetrara, era la primera vez que la veía tan excitada, por ese motivo separe sus piernas para que mi pene pudiera estar mejor acomodado en medio de su colita, mis movimientos se hicieron más rápidos y bruscos mientras ella se sujetaba con más fuerza de la sabana, al final cuando estaba a punto de eyacular, lo pensé y decidí hacerlo dentro de mi calzoncillo para no asustarla, además su ropa quedaría con manchas de semen, después de eso la abrace, le dije que la quería, y me dirigí al baño a limpiarme el semen, cuando salí mi prima verito me estaba esperando me decía que quería seguir jugando conmigo y que regresara a la cama, lastimosamente yo ya no podía, le dije mañana tal vez.
Esta fue mi primera vez con una mujer, quien pensaría que sería una niña y lo peor mi prima, sentía algo extraño como culpa o confusión, pero el tiempo fue pasando y olvide esa sensación extraña, más todo lo contrario mis impulsos sexuales hacia mi prima fueron aumentando, mi forma de mirarla cambio, sobre todo cuando un día regresando del colegio, venía con unas hermosas pantis blancas adornadas con rositas blancas, con su short guindo bien ajustado que hacía posible ver su hermoso y delineado traserito bien marcado y levantado, mas su polera de la escuela, lo bueno era que mi prima no se cambiaba enseguida, sino que primero almorzaba y luego descansaba un rato, por lo que podía verla más de una hora, hasta ese momento nuestra relación ya no era la misma, mi vero se daba cuenta que yo esperaba que su mama saliera a acompañar a su hermano Daniel, para poder acariciarla, hasta mientras yo me la traía al sofá para que mi tía no sospeche le preguntaba como la había ido, ella me decía que estaba cansada, así que la abrace y le di un beso en cabeza, le acariciaba su cabello medio rizadito, la agarraba de sus manitos, preguntándole en que le podía ayudar con su tarea, ella me contestaba que le daba un poco de flojera, mientras yo disimuladamente ponía mi mano derecha en su pierna, en instante mi tía Carla me pidió que me quedara un rato con ella, porque acompañaría a su hijo Daniel a su colegio y de pasada conversaría con la Directora, está bien le conteste, cerré la puerta me senté a su lado y seguí acariciándola, ella fingía leer una revista para mujeres mayores, mientras yo tocaba sus piernitas, y acariciaba su colita por debajo de su short y por encima de su panti, se veía hermosa, se empezó a relajar, así que la senté encima de mis piernas procurando acomodar su culito en medio de pene, seguía besando su cabecita, acariciaba su estomago, y luego bajaba hacia sus piernas y metía mis manos a través de su short para acariciar sus muslos de nuevo por encima de su panti, en instante note que ella ya no leía sino que estaba recostaba encima de mi nomas, procedí a quitarle revista de sus manos la puse encima de la mesa, y le di la vuelta a mi primita, se abrazo de mi cuello sentándose sobre mis muslos, su vagina estaba justo encima de mi pene (yo estaba con ropa y ella también por si acaso) la levante en mis brazos y me la lleve a la cama, y la acomode despacio en una orilla, me recosté a su lado y comencé a besarle su frente, luego su mejilla mientras que con mi mano acariciaba sus piernas, era preciosa, proseguí bajando hacia su cuello, en ese momento me percate de su olorcito a inocencia y pureza, y le di un tierno beso en su cuello, mientras seguía acariciando su piernas por encima de su licra, la jale un poco hacia la orilla de la cama, y lentamente procedí a bajarle su shorcito guindo hasta debajo de sus rodillas, en ese instante perdí la cordura, y pude observar que se veía increíblemente hermosa y sexy, su panti resaltaba su bello cuerpo, a través de él se podía ver sus piernas blanquitas y claras, su calzoncito era de color rosadita con bordes floreados, pude ver como se marcaba su vaginita, en ese momento me sentía el hombre más privilegiado al estar en presencia de algo tan puro e inocente, lo más extraño hasta ese momento era que mi prima verito no ofreció resistencia, sino que ella aligeró su cuerpo para que pudiera moverla fácilmente, lo que más me gustaba de mi prima era que solo cerraba sus ojitos y no decía nada, como dándome el visto bueno para que yo prosiguiera, entonces hice algo alocado para mí en ese entonces, baje mi cabeza en dirección de su vagina y se lo besaba por encima de su licra, me percate que emanaba un hermoso aroma dulce, mientras que con mis manos acariciaba sus dos piernas, en ese momento recordé que tendría que tener cuidado porque tía Carla no tardaría en llegar, bese su estomago y despacio le di la vuelta, el espectáculo fue tremendo y mas desbordante para mi aún, su culito era delineado y bien marcado efecto que era ayudado más por su panti, decidí darle un beso en la nuca y luego morderle suavemente uno de sus glúteos, mi verito seguía relajada mientras se aferraba con sus dos manos a la sabana, comencé a bajarme el short solo para estar en calzoncillos, pude ver que mi pene no aguantaba más, así me subí encima de ella sin quitarle su panti y comencé a frotar mi pene en medio de sus nalgas, me gustaba observar como mi pene se movía de abajo hacia arriba y de arriba hacia debajo de su colita, también pude ver que su calzoncito se estaba deslizando poco a poco con ese movimiento hacia la zona media de su colita, le di un beso en la nuca acariciando al mismo tiempo sus hermosos glúteos con mis dos manos mientras me seguía deslizando y tomando impulso para mecer mi pene en medio de esos dos carnosos bultos, note que ella tenía sudor en su cuello y por debajo de su cabellito, recordé que era época de calor lo que ayuda perfectamente a que se desinhiba mas (desinhibir es liberar su impulso sexual – como es de conocimiento general en climas cálidos las mujeres son más abiertas que en clima frio), para ayudarla le quite el sujetador de cabello que llevaba puesto y puse su cabello de lado para que pueda aguantar un poco más el calor, esto debido a que yo más me encontraba encima de ella o como se dice vulgarmente me la estaba montando, en ese instante estaba tan excitado que tome con mis manos su carnosos glúteos y los apreté de tal manera que mi pene se fundiera y desapareciera de mis vista en su colita, era algo angelical, a mi verito parecía gustarle ya que ella ya aferraba con mucho más fuerza a las sabanas, en ese instante me comencé a agitar más y me movía mucho más rápido hasta eyacular en mi calzoncillo, y para que no se diera cuenta me puse mi short rápidamente, y le dije que se cambie por su mama se iba enojar si la encontraba todavía vestida con su ropa de escuela, luego de eso me dijo que salía un rato para ir jugar con su amiga angélica, como ya saben una niña que era nuestra vecina. De esta manera ella salió, y yo me que solo en su casa pensando en que cosas estaba haciendo y que todo se me estaba saliendo de control, estaba asustado, nervioso, por lo que decidí recostarme en la cama de mi tía un rato hasta que ella llegue, recostado me percate de que la cama estaba impregnado del olor dulce de mi primita, recordé lo que sucedió y me sentía feliz como si lo hubiera hecho con una mujer a la que realmente amo, era una sensación extraña.
Esa noche sentía miedo y recordaba todas las veces que mi prima hablaba con su madre y la mía pensando será que les está contando lo que le hago cuando estamos solos, cada mañana yo desayunaba junto con mi hermano en casa de mi tía Carla debido a que no teníamos mucho dinero, mi tía Carla era buena y cariñosa, al igual que su hija verito, como rara vez mi prima se quedaba solo en casa me dedica a jugar con ella, a veces mientras la abrazaba me decía que quería jugar a los doctores, pero yo no podría tocarla ni modo que hacer, me gustaba verla sonreír, siempre era cariñosa pero solo conmigo, de vez en cuando al llegar de su escuela disimuladamente la levantaba en mis brazos y la cargaba como caballito pero por el frente de manera que su vagina quede encima de mi pene, que hermosa y bella niña era mi primita vero, en algunas ocasiones me decía que le ayuda a cepillarse el cabello, pero yo me quejaba diciéndole que era pequeña y no podía agacharme tanto, así que me llevaba a su dormitorio, mientras mi tía cocinaba a lado, para que no sospechara siempre dejaba la puerta abierta, la subía encima de mis piernas y acomodaba su culito en medio de mi pene en un principio solo la peinaba y cuando acababa le decía que faltaba un poco más, ese pequeño momento aprovechaba para tomarla de su cintura y comenzaba a mecerla sobre mi pene como si me la estuviera cogiendo, pero al poco rato nos llamo mi tía para decirme que iba a llevar a vero con su tía (una hermana de su padre a la cual no conocía) y que por favor cuide su casa, si claro conteste, lastimosamente ella se fue feliz y yo quede como alma en pena. Pasado será unos dos meses y medio de aquella situación mi madre por el cumpleaños de mi hermano Manuel decidió comprar un juego de video de los sencillos, se ubicaran que hay unos chinos que funcionan con caset o casete y que es barato, cuando mis primos Daniel y Verónica se enteraron solo paraban en mi cuarto, pero siempre los dos juntos, adiós a los días de a solas con mi prima vero me decía, recordando su linda figura, en esa época mi tío Juan padre mi primita vero ero un hombre machista no dejaba por nada del mundo que su hija toque un pelota de futbol, menos aún que aprenda a manejar bicicleta por él decía que perdería su virginidad en la punta del asiento, la verdad no sé si será cierto ese rumor, a veces me daba pena y rabia ese hombre era demasiado estricto, hasta yo le tenía miedo, entonces un día jueves cuando regresaba del colegio a las 12:30 note que se estaba nublando, todo se hacia un poco oscuro llegue me descambie fui a almorzar a la casa de mi tía, mi verito no había llegado, así que no pude verla, por la tarde mientras mi hermano y primo Daniel estaban saliendo hacia su colegio, regrese a mi cuarto y me puso a jugar yo solo mario Bross, a eso de las 15: 10 de la tarde de repente para mi sorpresa de la nada toca la puerta mi primita verónica diciéndome que si ella también podía jugar conmigo sonriendo, en ese momento estaba endemoniadamente feliz, y le dije que si, cuando la vi llevaba puesta una licra de color azul marino bien apretada y una polerita blanca con florcita en el pecho, su figura estaba bien marcada, vi que era un poco delgada pero no al extremo, un par de piernas bien dotadas para su edad y su bello portaequipaje (su colita) bien delineado heredado por su madre, que permitía ver la forma y líneas de su calzoncito, en ese momento le dije que yo no tenía otra silla por lo que tenía que sentarse en mis piernas, ese día oscuro no tenía ni idea de lo que me esperaba. Bueno a los 10 min. Mi prima verito se divertía jugando Mario pero de rato en rato fallaba y se caía en los barrancos dentro del juego, y yo me reía le decía que era una tontita, y ella se enojaba, por lo que le decía que era mentira que no se enoje, la abrazaba, besaba su cabecita, su hombro, y para animarla le dije ¡no te rindas! que intentara hasta pasar de nivel, aprovechando ese instante para mover su culito en medio de mi pene, cada vez que fallaba se movía de enojada haciendo que me excite más, de esa manera comencé a acariciar su espalda, bajaba a su cintura, luego acariciaba sus piernas, y finalmente la tocaba en medio de su entrepierna y vagina, después de 30 minutos note que ella ya no estaba concentrada en el juego porque fallaba seguido, se apoyo en mi espalda y fingía que jugaba pero se notaba que ya no estaba interesada, al poco rato las nubes que amenazaban, dejaron caer su furia ¿yo creo que entienden no..?, pensé que con esa lluvia tan estrepitosa nadie vendría a llamar a mi primita menos su mama, por si acaso la deje un rato sentada en la silla y le puso cerrojo a la puerta, llovía tan fuerte que apenas se podía ver la esquina de la cuadra, regrese la levante cuidadosamente y la puse en mis piernas de nuevo, y proseguí manoseándola sin temor de que alguien venga, al poco rato pude ver que respiraba lentamente y que ya ni siquiera estaba jugando, solo agarraba el mando con una mano mientras yo la acariciaba, apoyando nuevamente su espalda en mi pecho y cerrando los ojos, entonces me di cuenta de que este era el momento que estaba esperando, le di la vuelta para que me mire, le di un beso en su cabeza y ella solo se dejaba, era como tener un muñeca para ti solo, la agarre de sus piernas con amor y suavemente la levante mientras ella se agarraba de mi cuello y la deposite en la cama, empecé a tocarla con cariño y mientras la acomodaba lentamente, luego la tape con una sabana y me recosté a su lado, bese su ojito mientras acariciaba su cabello, su olor siempre me pareció angelical, muy despacio me subí encima de ella, y comencé a besarla la frente y su mejilla, mientras acariciaba su cintura, bese su estomago y procedí a bajarle muy despacio su licra hasta sus rodillas, dejando a la vista su hermoso calzoncito blanco, con bordes floreados, mire hacia la ventana no se veía a nadie que espiara, proseguí besando sus piernitas, su vagina por encima de su calzón, le miraba su carita y tenía unos hermosos labios, su piel clara, cuando me acerque a su rostro para darle un beso en el cuello, ella me abrazo y me dio un beso tierno en la boca, no besamos un rato, yo estaba más motivado que antes, solo que esta vez estábamos completamente solos en mi cuarto, de esa manera me anime a darle un último beso en su boquita, sus ojitos claros me miraron, me acaricio la cara y cerró los ojos, deseaba ver de manera más clara sus piernas su vagina, su bella colita, así que deslice la sabana casi por debajo de su cintura, y con cariño le quite su licra por completo, dejándola solo en calzoncitos levante un poco su polerita casi por encima de su ombligo, mientras besaba y acariciaba sus piernas con un mano, cuando la mire de nuevo a su rostro me di cuenta de que estaba excitaba por se agarraba con un poco de fuerza de cabecera, lentamente le di la vuelta para ver su hermoso culito, y no sé cómo se me ocurrió darle un mordida suave a su glúteo derecho que gusto mucho y ella no se quejaba, lentamente le fui quitando su calzoncito y me sorprendí al ver esa hermosa colita, era la primera vez que veía por completo su colita, su piel era bien clara, cuando la acariciaba note que eran firmes, estaba como loco en ese momento mi impulso sexual me tenia dominado, apasionadamente bese su espalda, luego sus glúteos, y comencé a bajarle su calzoncito con mi pierna derecha con delicadeza deslizando su calzoncito hacia abajo quitándoselo por completo, entendí que ese momento era especial no como las anteriores veces, me subí encima de ella, de manera más literal me la monte, y me quite mi pantalón, deje caer todo mi peso encima de su cuerpo, sentía como mi pene tocaba y se deslizaba a través de la línea media de su culito, entonces me agarre de sus piernas con suavidad, y comencé a tomar un poco impulso para subir y a bajar viendo como mi pene se movía a través de su colita, no estaba conforme por que aún tenía las piernas un poco cerradas, así que puse mi pierna derecha en medio de sus piernas, y con mi muslo derecho deslice y empuje su pierna derecha hacia fuera, note un poquito de resistencia pero cedió, lo mismo hice con su pierna izquierda dejándola en una posición de “Y”, me excitaba la posición en la que la tenia, su piel clara resaltaba como para no ignorarla, y lo más emocionante era que la tenía complemente abierta, por lo que comencé a mecerme de atrás hacia adelante podía ver como mi pene desaparecía y aparecía en medio de sus dos nalgas, al mismo tiempo su hermosa colita subía y bajaba con la presión que hacía con la parte pélvica de mi cuerpo estaba emocionado con esas imágenes, ella seguía aferrándose a la cabecera y lo hacía con más fuerza, en ese momento cambie de ritmo, empecé a moverme en vaivén, levantaba mi cintura de mi cuerpo hacia arriba y luego presionaba hacia abajo como si la quisiera penetrar, ella enloqueció, no lo podía creer realmente estaba excita, porque en ese momento me apretó mi culo con sus piernas como si no quisiera que saque mi pene de su colita, al ver esa imagen o situación perdí el control totalmente y empecé a moverme más rápidamente y de manera brusca en vaivén, mientras que ella me apretada con sus piernas con mucha más fuerza y mientras se agarraba de la cabecera, era la primera que estaba con una mujer aunque sea mi prima menor, hacia que la cama rechiné, en ese instante no me interesaba si me descubrían o el inquilino de al lado escuchaba los ruidos de la cama, seguía culeandomela como se dice vulgarmente, de arriba hacia abajo cada vez más rápido, en ese momento sentí deseos de eyacular en su culito, pero mi prima apenas tenía 9 añitos podía asustarse, así que rápidamente acomode mi pene por debajo de su culito para eyacular encima de la cama sin que mi semen llegue a tocarla, cuando termine ella seguía recostada, no decía nada, me di cuenta que ella a partir de ese día ella ya sabría cómo era hacer el amor, así que agarre su calzoncito y se lo puse junto con su licra, la levante, la abrece y le dije que fuéramos a su casa a tomar café con pan porque se estaba poniendo un poco frio, para ese momento la lluvia había amainado ( o sea que se había moderado – solo caía como especia de roció), ella me dijo que estaría esperándome para jugar en su casa después, mientras se iba me dirigí a la ventana para ver como se marchaba, su colita se veía bien marcada en su licra, pero note que su forma de caminar había cambiada, ya no caminaba con las piernas rectas, sino un poco rosca con las piernas abiertas, en ese momento no sabía que cuando una mujer tenía sexo continuamente su forma de caminar se hacía medio entreabierta, por lo que tenía dudas si su madre o su padre peor se daría cuenta, después de eso, ni modo la limpiar la cama, rápidamente antes de que mi hermano llegue ya eran casi las 6 de la tarde, ni cuenta me daba me di que habrían transcurrido casi 3 horas.
CAPITULO SEGUNDO: Mi prima Verónica, una niña angelical mi peor pecado
Después de transcurrir todo aquello, mis deseos sexuales cambiaron hacia mi primita había algo que faltaba pero no sabía que era, el tiempo pasaba, y prima ya no jugaba seguido conmigo, paraba en casa de su amiga angélica, a veces cuando jugábamos encima del sofá ella se ponía sería y me abrazaba haciéndose la dormida, dándome oportunidad para que la acaricie y toque su colita, y sus bellas piernas ya que su short parecía falda, lo que me facilitaba tocar su culito y ver el color de su calzoncito, a partir de ese momento me di cuenta que ella solo se acercaba a mi pero ya no para jugar, sino para que le de amor o cariño, poniéndome algo confundido y feliz.
Para ese entonces yo creo que vivía frente a la casa de mi tía Carla un año y un mes aproximadamente, mi prima Verónica había cumplido sus 10 añitos el pasado año, se estiro un poco en altura, sus piernas eran un poquito más voluminosas, y su colita se hizo más redondeada y levantada, cosa natural para alguien como ella en crecimiento, aparte que era inteligente, la mejor de su curso, aprendía rápido cualquier cosa que le ensañaras (ya saben a qué me refiero), bueno la situación era que querían hacerla saltar de grado de básico a intermedio directamente porque los trabajos que le daban siempre le resultaban bastantes fáciles, era consciente porque primero realizaba sus trabajos y después recién jugaba, la idea de mis tíos me asustaba porque si pasaba eso, ella ingresaría en el mismo turno que hermano y mi primo Daniel por la tarde. Pero poco tiempo después me entere que no podía, ya que ellos debían haberla hecho saltar de 3 a 5 grado, al enterarme de ello me sentía realmente feliz y para celebrar fuimos a la piscina junto con mi primo y mi hermano, pero mi tío dijo que no iría mi prima vero, ella estaba triste entonces de pura pena decidí quedarme y jugar con ella a lo que ella deseara.
Después de unas dos semanas de la rutina de ir y venir del colegio, quedarme en mi cuarto o en casa de mi tía junto con mi verito pero sin forzarla a hacer algo que no quiere, había algo que me perturbaba, era la idea de nunca había intentado hacerle el amor por delante o sea por su vagina, idea que ahora considero un grave error cosa que explicare más adelante. Bueno, comenzare de la siguiente manera era miércoles por la tarde 02: 30 de la tarde aproximadamente, la cuestión es que mis primos Daniel y Verónica se turnan para ir de visita donde su tía (lo siento nunca tuve interés en aprenderme su nombre y como ni siquiera era mi pariente no intente conocerla), quien tenía según sabia 2 hijas y 1 hijo, para que mentir les encantaba irse a su casa porque ellos eran de dinero, tenia videos juegos caros para esa época, bicicletas de sobra ya se harán una idea, lastimosamente Vero fue un día anterior, por lo que le tocaba a Dani, ella estaba refunfuñando de rabia porque su madre le dijo que ya no podía ir por segunda vez, pidiéndome que por favor la cuide y que le ponga seguro a la puerta, en ese momento ella estaba enojada por lo que se recostó encima del sofá mientras leía y resolvía una pequeña revista de acertijos y adivinanzas. Ese día llevaba su shorcito parecido a una falda, con una polerita roja, para animarla me senté al lado de sus piernas, y comencé a acariciar sus pies subiendo muy despacio porque estaba hecha furias, suavemente tocaba sus piernas, sus muslos se encontraban tersos, así que los masajeaba en círculos, al principio puso las piernas cruzadas como diciéndome en este momento no me toques, pero yo estaba arrecho, la ignore y seguí masajeando sus piernas, mis intentos al final dieron resultado abrió sus piernas, entonces levante la parte inferior de su cuerpo hacia arriba y me recorrí un poco, para que sus piernas encima de mis muslos, dándome de esa manera mayor facilidad para acariciarla, lentamente metía mi manos por debajo de su short y por dentro de su calzoncito, o sea deslizaba mi mano por medio de sus piernas y luego tocaba la rajita de su vagina dándole masajitos en “O” con mi pulgar, lo bueno de todo esto era que ella ya tenía experiencia y se hacia una idea de los iba a pasar después, así que solo bajaba la revista de vez en cuando como inspeccionando que hacía con su cuerpo, muy despacio fui abriendo sus piernas mientras la manoseaba a mi gusto, en instante pensé que si se dejaba, ya no la volcaría de espaldas, sino que iría por delante. A modo de conversación para que se olvide de lo sucedido le dije que estaba feliz de que se quedará conmigo, pero no respondía nada pensé que era una mala señal, no tenía más opción que animarme entonces para ver si deseaba estar a mi lado o mejor dicho si quería tener relaciones sexuales, la levante para que sentara encima de mí, pero mi verito como siempre me sorprendió, tiernamente con su carita angelical me abrazo de mi cuello sentándose con las piernas abiertas encima de mí, así comencé a acariciar su cabello mientras le daba un beso en su mejilla, luego en su frente, con una mano respondí a su abrazo y con la otra acariciaba su pierna derecha, la idea en principio la idea era llevármela a la cama pero se resistió, no tuve más opción que acomodar un poco el sofá que quitando algunos almohadones para hacer espacio, dejando uno de ellos como cabecera desde la posición incómoda en la que estaba, luego la abrace con mis dos manos y utilice el sofá de largo como si fuera una cama improvisada, de esa manera la acomode y me subí encima de ella, empecé a besarla en sus cachetitos, le di un pequeño beso en su boca, y comencé a sacarle su shorcito para mi suerte su calzoncito era nuevo de color negro parecía como para alguien adolescente, me excite y me puse a besar su vagina por encima de su calzón, al poco rato le daba mordidas muy suaves lo que me permitió sentir su vagina suave, cuando le quite su calzoncito pude ver sus labios vaginales, fue mi primera vez que veía la vagina de una mujer virgen, no era como me lo esperaba, se encontraba bien cerradita y en medio de ella había algo como pequeño bulbito señal de su virginidad, así que instintivamente lamia solo los bordes de su vagina y luego sus entrepiernas (como era joven en esa época no tenía idea que ese lugar donde lamia su entrepierna se encuentra la arteria femoral, mismo que es punto de excitación en la mujer ya que facilita la circulación de la sangre mucho más rápido), ella empezó a agitarse un poco cada vez que repetía el mismo acto, aprovechando eso le quite completamente su calzoncito, pero ella instintivamente cerro sus piernas, pero yo estaba demasiado arrecho, y deseaba como sea su vagina, así que se me ocurrió frotar la punta de mi pene en su vagina, mi Verito al sentir aquella sensación comenzó a relajarse, vi que sus piernas no ejercían ya fuerza de presión para cerrarse, entonces lentamente me subí encima de ella, abriendo sus piernas con una mano, y para comenzar le di un beso en su ojito derecho, y empecé a masajear mi pene alrededor de su vagina de abajo hacia arriba, ella estaba con la boca abierta mientras su respiración se iba acelerando, su reacción era distinta a cuando me la cabalgaba, ella lo disfrutaba más, esa reacción me gusto porque ella estaba degustando del sexo como yo, y para no acabar rápido lo hacía más lento mientras me mecía mi pene sobre su vagina con mi mano tome su manita izquierda y la agarre con fuerza, ella respondió tomando mi mano acomodándola para hacer un empanada, mientras mi mano derecha solo se concentraba en masajear ese hermosa pierna y nalga derecha, cuando me acerque para darle un beso en la boca, pude sentir como su respiración se aceleraba cada vez que mi pene parecía querer entrar en su vagina, ella sentía lo mismo que yo en ese momento, que la lujuria la contralaba, decidí continuar besándola suavemente en su boca y subirle un poco su polerita, seguidamente proseguí masajeando sus dos piernas con ambas manos, tomando impulso de vez en cuando para restregar mi pene en su vagina que poco a poco se ponía de color rojo, cuando comencé a acelerar mi ritmo ella me abrazo con fuerza y me apretó mi cintura con sus piernas presionando su vagina en dirección de mi pene, si seguía así acabaría rápido, y según lo que aprendí en todo este tiempo era que debía detenerme porque sino la diversión terminaría, por ese motivo deje que se calmara mi pequeña vero y ya que yo también lo necesitaba, apenas vi que se volvió a relajar proseguí masajeando su vagina con mi pene, ese momento para mí era glorioso, ella no se quejaba, la tenía en el sofá para mí solo con sus piernas abiertas, le besaba en su cuello, así que después de un rato determine que ya era hora de acabar y eyacular porque ya no tenía resistencia, entonces presione mi pene con más fuerza sobre su vagina moviéndome más rápido, en ese instante ella instintivamente hizo un modesto intento de cerrar su piernas pero ya era tarde, note que estaba un poco asusta, motivo por el cual me subí rápidamente mi short y eyacule en él, ya que mi intención no era arruinar el privilegio que tenía sobre ella. Desde ese día, nuestra relación se hizo muy apasionada y lujuriosa porque mi prima verito ya no se comportaba como una niña, empezaba a coquetear se ponía mas traviesa, al punto de cruzar la línea roja, creo que entienden a que me refiero, ya que a veces cuando llegaba del colegio venía directo a mí para abrazarme y subírseme encima, acto que su madre pensaba que solo era señal de cariño infantil, empeorando la situación cuando su madre cocinaba en el cuarto de al lado nos íbamos a su dormitorio rápidamente donde se aferraba de mi cuello y yo instintivamente obedecía a mi impulsos sexuales, asimismo gracias a que su short que ocupa era de los grandes estilo falda me facilitaba intentar tener coito, por lo que simplemente me bajaba un poco mi short para sacar mi pene, y retiraba a un lado su calzoncito sin quitárselo para puntearla con mi pene, la sensación era rara sentía miedo y excitación, pero nunca llegábamos al clímax mas todo lo contrario cada vez más caliente sin poder saciar mi sed, en cierta ocasiones mientras su madre se entraba a su dormitorio a descansar, aprovecha esos minutos para llevarla al sofá hacer que se eche para poder manosearla a mi gusto, mi vero realmente cambio, era mucho más flexible ante estas situaciones, detenidamente me puse a pensar que ya no deseaba simplemente frotar mi pene en su vagina y en medio de sus nalgas, sino que tal como estaba la situación podía penetrarla sin que ofrezca resistencia, pero este no era el momento porque su culito y su vagina no estaban totalmente abiertos, para ese fin cada vez que podía debía intentar introducirle mi pene en su vagina poco a poco tomándome mi tiempo, viendo la manera más fácil (recuerden que en ese momento no era yo un experto, sino que intentaba aprender junto con mi primita vero).
A veces sucedía que su madre ( mi tía Carla) no dormía simplemente se ponía a ver tele, hecho que me ponía nervioso debido a que tuve una mala experiencia, creo que era un lunes o martes pero el caso es que tenia a mi verito sentada encima de mi pene solo en calzoncitos, ya que me gustaba frotar su culito a largo de mi pene, cuando su mama repentinamente salió de su cuarto, ni ruido hizo, al verla se me puso la piel de gallina, mi prima con sus 10 añitos apenas, reacciona más rápido que yo, enseguida se puso su short y disimuladamente le dijo que nos ayude a resolver una sopa de letras que había encima de la mesa de vidrio, me quede pálido porque mi tía se lo creyó todo ni cuenta se dio de lo sucedido debido a en ese rato ella miraba en dirección de la cocina y no en dirección donde estábamos nosotros. Con relación a lo anterior, tal vez se pregunten por qué no simplemente no me la llevaba a mi cuarto, el hecho es que cada vez que se lo insinuaba ella inventaba un excusa o lo peor si iba a jugar con su amiga angélica y regresaba a las 4 o 5 de la tarde para cenar o sea que se me hacía imposible estar con ella si eso sucedía, lo que más me gustaba en ese entonces era que por la calor llegaba cansada de la escuela, almorzaba, se cambiaba, mientras yo disimuladamente me sentaba en el sillón, y le decía a mi tía que descanse, y que su almuerzo estaba muy delicioso, lo bueno era que mi tía Carla pensaba que era un chico consiente, por lo que me decía que intentaría dormir un poco para luego preparar la cena ( ojo era ama de casa- no trabajaba), mi prima verito salió del cuarto para dejar dormir a su madre y se venía a mi lado, yo cariñosamente la recibía con un beso en la frente preguntándole si estaba cansadita, ella me respondía que si, aprovechando eso me ponía de pie y la levantaba en mis brazos, solo agarrándola de sus piernas, ella como de costumbre se sujeta con sus brazos de mi cuello y me volvía a sentar en el sofá acomodando su vagina encima de mi pene, y comenzaba a abrazarla y acariciarla, mientras acomodaba cariñosamente su cabeza en mi hombro y comenzaba a manosearla, a meter mi mano bajo su short, ese día yo llevaba un buzo deportivo el cual me lo baje un poco para sacar mi pene y luego se lo ponía en su vagina haciendo a lado su short y calzoncito sin quitárselo, al sentir eso mi prima verito se ponía más caliente ya que su cuerpo se estremecía y aumentaba su temperatura, la tomaba de su cintura comenzaba a cogerla mientras la columpiaba de arriba abajo con sumo cuidado intentando ensanchar el espacio de su vagina de manera disimulada para que se acostumbre, mi primita sentía como metía dos de mis dedos para acariciar y abrir un poco más su vagina volviéndola a mecer encima de mi pene, pero como ya sabrán solo era durante rato, mi tía se despertaba y verónica le decía preguntaba si podía ir donde su amiga Angélica, a cual mi tía Carla respondía afirmativamente. Yo la verdad estaba muy feliz en esa rutina hasta que un día por culpa de libido sexual incontrolable cometí el peor error, ese día regresaba del colegio tarde como a las 02:30 pm. Debido a que me hicieron quedar unas amigas con acompañar a una de sus compañeras, que fue una total pérdida de tiempo porque supuestamente le gustaba, bueno ese tipo de estupideces, hasta momento no me daba cuenta de que mis preferencias sexuales habían cambiado radicalmente, cuando retorne fui a almorzar a la casa de mi tía Carla pero ella no se encontraba, buscando en la casa encontré a mi primita Verónica recostada en el patio de atrás debajo del árbol, se había llevado hasta la colcha de esponja, donde leía las fabulas de esopo, de la cintura para abajo estaba cubierta con una pequeña manta, me acerque y le preguntaba donde se encontraba su madre, mi prima me respondió que salió no sabía dónde, pero que si iba demorar por lo que dejo la cena preparada, yo no lo podía creer era demasiado bueno para ser cierto, almorcé y rápidamente me fui a mi cuarto a cambiarme lo más rápido posible pensando en las cosas que haría con mi prima a solas en su casa, me puso una polera blanca y un short negro fácil de quitar, entre cerré la puerta a la rápida y me dirigí donde estaba mi prima recostándome casi a su lado con mi pierna y brazo derecho encima de ella, para hacer conversación le preguntaba que hacía, ella respondió que un resumen de lectura de una fabula, te voy ayudar le dije para que acabes rápido y podamos jugar videos juegos aquí en tu casa ( ya saben una pequeña mentirilla blanca), si claro me decía sonriendo, entonces me metí dentro de la manta que la cubría y me puse a masajear sus pierna y culito mientras leía boca abajo, lentamente me subí arriba de ella y acomodando mi pene justo en el medio su culito moviéndome poco a poco en vaivén ella al darse cuenta de lo que ocurría dejo el libro a un lado y simplemente se recostó dejándome hacer con ella lo que yo deseara, muy despacio le fui quitando su shorcito en forma de falda junto con su calzoncito, me baje mi short y acomode mi pene desnudo en medio de esos dos hermosas nalgas, al sentir eso mi prima se dio la vuelta, ya no quería hacerlo conmigo por detrás sino por delante, una reacción mala para mí porque lo más sexy de su cuerpo para siempre fue su colita redondeada y levantada, bueno eso no me afecto mucho porque ya sabrán que tenía otras intenciones, algo que me gustaba hacer con ella antes de intentar cogerla, era subir mi miembro lentamente rozando sus muslos y entrepiernas como para que mi prima verito tuviera una idea del tamaño de pene, como no se quejaba daba poder entendido que a ella también le gustaba el roce de miembro muy suave para acabar finalmente con mi pene en su vagina, al sentir ese contacto comencé dándole un beso en su mejilla, luego proseguí acariciando sus piernas, a manera de calentarla y prepararla para lo que venía, en ese instante estando solos los dos me anime a intentar introducirle mi pene muy despacio, mientras me movía de abajo hacia arriba, cuando observe de reojo su vagina note que ya no era como la primera vez, el que pequeño bulbo que había encima de su vagina señal de que su virginidad ya no estaba, sino que estaba un poco más abierta dejándome apreciar un poco la separación de sus labios vaginales, todo eso fruto de nuestros numerosos encuentros sin penetración, en ese momento hice un poco de presión pero ella sentía un poco de dolor, cosa que se notaba en su cara y también porque empujo mi cintura con sus manos hacia arriba como para que me detenga, lentamente incorporé de nuevo mi pene en su vagina y no sé como de la nada frente a la puerta del patio se encontraba su hermano Daniel quien seguro nos miraba lo que estábamos haciendo hace buen rato, en ese momento rápidamente me subí mi short y mi primita Verónica tapándose con la manta se puso su shortcito ni tiempo tuvo para ponerse su calzón simplemente lo escondió dentro de la misma manta, la erección se me paso en un segundo, y una palabra me vino a la mente ¡estoy jodido por imbécil!, como se me había olvidado poner seguro a la puerta, era un completo estúpido la emoción que sentía no había dejado ser precavido, no sabía qué hacer esta muy asustado, el no decía nada, pero tampoco no sabía que preguntarle o decirle, mentalmente me decía primero me acusara con su madre (mi tía Carla) y luego con su padre quien era el más jodido quien armara un lio inmenso en mi contra, en eso de la nada escucho la vos de mi prima Verónica, quien con agallas viveza e imaginación le dijo que estábamos jugando a las peleas y que yo le estaba ganando esta vez, pero también le indico que ya estaba aburrida y que se iba con su amiga Angélica a jugar, por alguna razón mi primo le dijo está bien, no entendía lo que había pasado, pero él me indico que lo dejaron salir temprano por que pidió permiso debido a que tenía fiebre y que descansaría, en ese momento estaba confundido, no sé si fue suerte o no nos quería delatar, pero por si acaso toma la decisión de juntarme menos o a la vista de parientes con mi prima Vero.
Después de una dos semanas y media, note que mi primo Daniel tenia sospechas porque un día cuando regresaba del colegio lo más seguro, se puso espiarnos desde afuera a mí y a Verónica para ver que hacíamos solos en la cama, disimuladamente me puse a ver tele junto con ella quien se dio cuenta antes que mi que su hermano nos miraba a escondidas, paso cerca de una hora y le dije a la Verónica que me iba a dormir en mi cuarto, si claro me respondió, paso un mes de aquella situación pero supuso que ese día Daniel debido a su enfermedad no nos puso mucha atención por eso no sabía lo que sucedía, lo bueno fue que se rindió y dejo de perseguirnos, como se darán cuenta después de aquella horrible situación me sentía feliz, aliviado sin una carga, solo tenía en mente a una persona mi primita Verónica.
CAPITULO TERCERO: Mi prima Vero, el origen de mi enfermiza lujuria.
Era un día sábado, después de salir de clases caminando de regreso a mi cuarto pensaba en todas las cosas que habían sucedido, y cómo era posible que alguien como yo que nunca le prestaba atención a las niñas menores de edad, y que solo pensaba en mujeres bien dotadas, mayores en edad que mi persona, perdiera la cordura a causa de mi prima Verónica de tan solo 10 añitos, el hecho de solo pensar en ella me hacia recordar su pelo castaño, su hermosa piel blanca, sus ojitos claros, su bella sonrisa inocente y picara, sus piernas cuidadas para su edad, y su colita bien formada y levantada, esa imagen tan solo esa imagen en mi mente borraba por completo del mapa a cualquier mujer sin importar lo sexy o atractiva que fuera, porque me di cuenta que la inocencia es algo que no se obtiene con maquillaje, ni con la mejor ropa es una cualidad con la que se nace, ese día de clases un grupo de jóvenes universitarios vinieron a nuestro colegio a impartirnos un charla sobre el sexo, el momento adecuado y la protección, pero yo estaba perdido en las nubes imaginando las cosas que haría con mi primita Verónica, así de en broma uno de mis amigos Jhoshep me indico que mientras volaba en las nubes nos entregaron como regalo preservativos y lubricantes, el había cogido 3 preservativos y 2 lubricantes de los cuales me regalo uno de cada uno diciéndome en broma que deben ser de mala calidad cuidado que la embaraces, no entendí bien la indirecta, tal vez el tenia la idea que salía con alguien de mi edad. Después de salir del colegio casi a tres cuadras de mi cuarto tenía en mente lo que nos sucedió a mi primita vero y a mí, pero aun así no quería aprender mi lección que tal vez la próxima no sería tan suertudo, por lo que me propuse terminar aquello con lo que había empezado, pero que esta vez debería tener mucho más cuidado, cuando llegue a mi cuarto mi hermano se encontraba mirando tele porque no tenía clases ese día, mi madre había salido a su trabajo al salón de belleza, me cambie y me fui a la casa de mi tía Carla pero Verónica no se encontraba, mi tía me indico que salió a jugar a la casa de su amiga angélica, y a medio día llego su tía diciendo que se llevaría el fin de semana a Verito a su casa para que juegue junto con sus hijas, así que ni modo pues todos mis planes se fueron al agua como se dice.
Día lunes por la tarde cuando intentaba acercarme a mi prima Vero que estaba jugando sola encima de la cama, ella me dijo que me fuera del cuarto que ya no quería jugar nunca más conmigo, bueno ese rato no entendí pensé que estaba molesta porque la trajeron a la fuerza a su casa ya que le gusta quedarse con sus primas, así que la deje en paz, al día siguiente cuando estaba sentada encima del sofá e intentaba tocarla me indico que ya no quería que la toque, también observe que ya no ocupaba sus shorcitos en forma de falda, sino que se ponía un bikini y un buzo o licra como dándome a entender que ya no podría tocarla o desvestirla fácilmente, a partir de ese momento me sentía enfadado y algo triste no sé por qué, pero no era la misma, no sonreía, ni me hablaba, y cuando quería quedarme solo junto a ella o se iba a otro lado o se encerraba en su cuarto, perdí las esperanzas por completo hasta que cierto día me pidieron que la acompañara donde mi Tía Marcia para que no le pase nada en el micro, no habiendo asientos libres a la fuerza se sentó en mis piernas y yo la abrece ya que no podía decirme nada dentro del bus, cuando llegamos a casa de tía Marcía ella se puso a hablar con mi prima Grecia quien era menor que yo solo con 2 años, también tenía su hermano menor Coco de 13 años, la verdad para mi ese día era el más aburrido la única que se divertía era Verónica, pero se hizo tarde ya eran casi las nueve de la noche, y debido a que era peligroso por esa Zona no quedamos en su casa y como hacia un poco de calor salí a sentarme al patio, cuando me quede mirando al cielo escuche voces, era Verónica hablando con mi prima Grecia en su cuarto, ella le preguntaba en broma ¿cómo harías el amor con tu novio? pues según ella era inocente, pues se harán a la idea de las cosas que respondió, mi prima Grecia estaba roja, parecía que ella era la inocente frente a mi verónica, yo me reía mentalmente y con un poco de miedo porque tal vez era capaz de contarle lo que hacíamos juntos cuando estábamos solos.
Bueno, ya eran casi las once de la noche y pensé que Vero dormiría con Grecia y yo con su hermano, pero para mi sorpresa mi tía Marcía nos indico que yo y Verónica dormiríamos juntos en cuarto de Coco, cuando escuche eso me puse feliz, yo primero me fui a dormir al poco rato apareció mi prima, se acomodo a mi lado y se durmió con su jean y polerita puestas, espere a que todos se durmieran y la tome de la cintura a mi prima lentamente y la jale hacia mí, no sentí ningún tipo de resistencia entonces la abrece y empecé a besarla y a acariciar sus colita por encima del jean, y cuando intente bajárselo ella me pidió que por favor no la toque, que tenía miedo de nos vean juntos y le riñan junto conmigo, la verdad es que la quería, así que simplemente la abrace, le di un beso en su mejilla, y dormimos juntos para mí era suficiente en ese instante, ya que también ella me abrazo, eso era una señal de que aun tenía esperanzas. Lo cierto es que el momento que esperaba llego muy después, ya que pasaron casi tres meses era abril, tres meses de abstinencia, la verdad no sabía si lograría aguantar más, a veces tenía fantasías con mi prima Vero, ya estaba cansado de esperar, hasta me cruzaba la loca idea de obligarla, ya estaba fuera de mí no entendía que tenía ella de especial, bueno el punto es que era un día miércoles después de cenar le di las buenas noches a mi tía antes de retirarme a mi cuarto, ese día no pudo ver a mi prima por que se había ido al cumpleaños de uno de sus primos acompañada de su padre, esa noche hacia viento y estaba empezando a llover, el clima se puso un poco frio así que me puse a hacer rápido mis deberes para el día siguiente, ese día mi madre no estaba porque salió junto con mi hermano para que conozca al hombre con el cual salía y le llamo a mi tía indicándole que le ponga candado a la puerta antes de dormir, y que no regresaría porque estaba lloviendo muy fuerte por la zona donde estaban.
Finalmente cuando acabe mis deberes me puse a ver televisión hasta las 10:30 de la noche, justo empezó a llover pero no tan fuerte, solo moderado, señal de que ya era hora de cerrar los ojos para levantarme temprano e irme a clases, a eso de las 12: 30 de la noche escuche que tocaban la puerta de mi cuarto, pensé que era mi madre y mi hermano, pero para mi sorpresa era mi prima Verito pero no sabía, ni entendía porque, ella me dijo que su madre la enviaba para que se quede aquí en mi cuarto hasta la mañana por que sus padres se estaban peleando en su casa, me daba pena ella estaba con sus ojos rojitos, según lo que me dijeron era que ella se había regresado con su padre y que Daniel se quedo en casa de uno de sus tíos, lastimosamente uno de los defectos de mi tío era que no podía controlar su consume de bebidas alcohólicas y se ponía un poco violento, sabiendo eso le dije a mi primita que pase, esa noche llevaba puesto un buzo rojo y su bikini de color intermedio entre azul-celeste de cuerpo entero, su cabellito ya no era tan corto, sino que ya casi tocaba sus hombros, además estaba amarradito con un cinta roja, así que le dije que podía dormir en la cama de mi madre que era enorme y yo en la otra para que se esté tranquila, cuando me recosté pensé que ya no era necesario fantasear con ella, tenía a la vero original justo a mi lado, por lo que deje que ella descansará hasta que se quede profundamente dormida, calcule una hora, no pude pegar ni un solo ojo, mi lujuria no podía esperar eran 01: 50 am. Casi 2 de la mañana. Lentamente me levante y me acosté a su lado, pude ver que seguía lloviendo lo que me ayudaba ya que si hacia ruido no escucharían nada, muy despacio le di un beso y le quite la frazada que la cubría, luego con calma la eche de lado estrechando su nalgas contra mi pene, metí mi brazo izquierdo por debajo de ella y con mi brazo derecho la abracé, y con cariño le empecé a dar masajes en su entre pierna por encima del buzo, mientras aprovechaba para besarla en su boca, al sentir como mi mano se paseaba alrededor de su pierna y por arriba de su vagina ella se despertó, pero no se resistió simplemente se dejo llevar tal vez porque ella también lo deseaba desde hace tiempo, para aligerarla le desate su cabellito la mire a sus ojos y vi que ella los tenía cerraditos, por lo que proseguí besándola, mentalmente me decía que esta era el momento por el que había esperado, decidí avanzar más, besando su cuello bajando muy despacio hacia su ombligo para darle un beso, y con calma empecé a bajarle su buzo rojo hasta quitárselo por completo, antes de eso por si acaso baje las cortinas de la ventana de mi cuarto para que no se pudiera ver nada de afuera hacia dentro del cuarto, además entraba un poco de luz del patio lo que me permitía ver que tocaba, en ese instante ante mi estaba una imagen del hermosa cuerpo de mi prima, su bikini resaltaba su figura dejando al descubierto sus piernas blancas, sus labios vaginales se podían ver muy claramente ya que estaban marcados por su bikini, así que lentamente comencé a besar su piernas y la cara interna de las mismas que era muy suaves al contacto con mi labios, luego acabe con mi cara frente a su vaginita que me dejo fascinado e introduje mis dedos por debajo de los pliegues de su bikini para poder darle masajes circulares muy suaves alrededor de su labios vaginales, después de eso me anime a morder suavemente su vagina por encima de su bikini mientras acariciaba su muslos y glúteos o nalgas (colita) carnosos, era algo placentero, luego subí lentamente acariciando su cuerpo con mis manos hasta llegar a su cuello, donde le daba pequeños besos, con cariño deslice los sujetadores de su bikini por sus hombros, y volví a bajar más despacio para poder besar cada parte de su cuerpo a medida que la iba desnudando, cuando llegue hasta su cintura empecé a darle pequeñas mordidas, mientras con mi nariz aprovecha para olfatear el olor infantil que emanaba de su cuerpo, cuando me di cuenta ya la tenía desnuda hasta un poco más abajo de la cintura casi cerca de su vagina, era el momento de ver la delicia que tenia para mí (su vagina) así que muy pero muy despacio fui deslizando su bikini para poder ver con claridad su vagina, al llegar ahí comencé a olerla lentamente para que se me quede grabado en mi cerebro esa esencia, cuando le di un beso note que la piel de ahí era muy suave, y debido a su edad no tenía ningún bello lo que hizo que me gustase más, acerque mi boca alrededor de su vagina y combine besos con leves mordidas, mi verito instintivamente intento cerrar su piernas un poco pero se detuvo, muy despacio descendí por las orillas de su vagina y sus entre piernas, dándole besos con mi boca y mi nariz bien pegada a su cálido cuerpo, para finalmente quitarle por completo su bikini, cuando me levante un poco ante mi tenía un hermoso paisaje, podía ver su bella piel blanca clara como las nubes, su vagina indefensa ante mí, y sus piernas carnudas levemente cerradas, que parecían querer proteger aquello prohibido para mí.
Luego me acomode a su lado, y me eche de lado poniendo mi cuerpo cerca de ella, y comencé a darle suaves masajes con mi pene por los contornos de su vagina intentando lubricarla, acariciando al mismo tiempo con mi mano sus piernas y muslos, después me acerque a su cara para darle un pequeño beso en su boca, tome un poco de impulso y me subí encima de mi vero, con cariño comencé a mecer y acomodar mi pene en medio de sus labios vaginales, ella sentir eso tuvo una pequeña reacción sujetándose con sus manos de la sabana, mientras me balanceaba sobre mi verito aproveche para separar con mis piernas las suyas cada vez que empujaba mi pene hacia arriba, pude ver que con ese movimiento que hacia se estaba excitándose porque su vagina se estaba dilatando (separándose mas), cada vez que mi pene subía escuchaba como mi liquido seminal lubrica su vagina, podía sentir el olor que emanaba de su vagina, ella puso su cabeza de lado en la cabecera y abrió la boca, como si le faltara aire para respirar, el éxtasis o lujuria se apoderaba de ella, cada vez se sentía mi pene intentando abrir sus labios vaginales, yo estaba en ese momento como loco, por fin estaba pasando lo que siempre había deseado, poseerla sin que nadie nos moleste e interrumpa, totalmente desnuda en mi cama con mi pene en medio de sus piernas abiertas, de repente de manera sorpresiva ella me abrazo con sus piernas, no sabía qué hacer con esa reacción, simplemente la levante en la misma posición en la que estaba como si la cargara pero totalmente desnuda y me la lleve al borde de la otra cama, donde ella se abrazo de mi cuello descansando su cabeza en hombro sentándose con las piernas totalmente abiertas sobre mi pene, se veía increíblemente tierna e inocente, me acerque a su cara y le susurre al oído que yo la cuidaría, que no tenga miedo, y empecé besarla apasionadamente, mientras acariciaba con una mano su espalda y con la otra su pierna, en esa posición la levante de su nalgas un poco hacía arriba para que su vagina quedará en la punta de mi pene, para luego dejarla caer muy despacio en mis piernas, sentía como sus labios vaginales se resbalaban o deslizaban a lo largo de mi pene, y lo hacia uno y otra vez hasta que ya no pude más, la levante con un brazo y puse rápidamente una cabecera en la orilla de la cama, senté a mi prima encima de la cabecera, luego la recosté, dejando su cintura un poco más elevada con sus piernas colgando fuera de la cama, entonces me arrodille sobre el suelo, y le abrí las piernas completamente a los lados con mis manos, ella ya no ofrecía ninguna resistencia como si deseara saber lo que le haría, y puse mi pene todo lubricado en su húmeda vagina y me empecé a balancear mi cintura de atrás hacia adelante como si quisiera penetrarla, ella se agarro con fuerza de las sabanas, parecía disfrutarlo más que yo, esa reacción de ella hizo que la lujuria se apodero de mí y me subí encima de ella, al sentir que el peso de mi cuerpo presionaba más mi pene contra su vagina mi prima me abrazo del cuello y aprisiono mi pelvis (cintura) con sus piernas con mucha fuerza como exigiendo que le diera todo lo que tenía, en ese momento empezamos a besarnos apasionadamente mientras intentaba introducir mi pene en su vagina empujando de atrás hacia adelante, pero me di cuenta que aún no estaba lista por qué no entraba, así que simplemente me conforme con el hecho de que me la estaba intentando penetrar, sentía mucho calor y placer como si estuviera ardiendo, cada vez que mi pene tocaba su vagina, luego comencé a intercalar, metía la punta de mi pene en su vagina empujando con fuerza unas dos o tres veces, y después se la metía en su culito (ojo solo la intentaba penetrar le faltaba que se desarrolle un poco más su cuerpo)mientras no besamos con mucho amor, finalmente aceleré el ritmo ambos no movíamos en vaivén rítmicamente de atrás hacia adelante ya no podía aguantarme más, así que eyacule por primera vez encima de sus labios vaginales sujetándome con fuerza de su cuerpo y ella también se aferró con fuerza de mi mientras mi semen caliente cubría su vaginita, en ese momento estaba muy feliz y satisfecho, la bese más despacio y ella dejo de sujetarme con fuerza con sus piernas, así que me levante, saque un paquete de clínex que tenía, la limpie con delicadeza y mucho cuidado, le puse su bikini y luego su buzo rojo, ni cuenta me había dado que estaba desnudo, ni donde había votado mi ropa, me puso otra ropa me acosté a su lado luego me cubrí con un frazada y a ella también, la abrace con cariño y dormimos juntos y solos esa noche como si fuera mi enamorada.
Cuando desperté eran las 07: 15 am mi verito no estaba a mi lado supuse que se fue a su casa a desayunar y cambiarse para ir al colegio, yo me sentía muy relajado y tranquilo, la sed que tenía de su cuerpo había desaparecido, y aún recordaba lo que hicimos en la noche, su hermoso cuerpo desnudo, sus piernas, su colita, pero también me di cuenta de que la quería mucho más que antes, pero que también la deseaba, ese día me duche me cambie fui a desayunar, y mi tía me pregunto por qué tan sonriente, le dije que estaba feliz porque verito me acompaño durante toda la noche ya que estaba solo y jugamos videos juegos buen rato, y que por ese motivo estaba un poco cansado, camino al colegio sentí que ya no necesitaba nada de este mundo y que todos mis sueños se hicieron realidad esa noche.
CAPITULO CUARTO: Mi primer amor “Verónica”
Ya habían transcurrido una semana desde aquella vez que tuve sexo con prima Verónica, en ese entonces pensaba que todo iba a ir a la perfección después de aquel día, pero un día lunes, estando en el colegio en filas para ingresar a los cursos se nos indico que debido a problemas de carácter administrativo cosa que no entendí nada, se había dispuesto el cambio de horario de todo nivel secundario a la tarde, no podía creer lo que escuchaba, para mí eso significaba que ya no podría encontrarme con mi prima vero a solas casi nunca y los fines de semana paraban en su casa y mi cuarto mi madre, mi hermano, mi tía Carla en su casa, mi tío y su hijo Daniel, ¡adiós a los días de intimidad que tenía planeado con mi prima!, mmm… que mal salió todo, en ese entonces mi tía Marcía se mudo junto con sus hijos Grecia y Coco a una cuadra de la casa de mi tía Carla, ya que desde ese día Coco y Grecia paraban más seguido en casa de vero, y yo sin poder estar a solas con mi primita desde hace 2 meses ya que para ese momento era junio, estaba totalmente decepcionado de mi mala suerte.
Era sábado 28 de junio, el cumpleaños de mi prima Verónica, ella se había estirado y desarrollado más, pero no tenía idea hasta que punto, además era casi verano hacia bastante calor, motivo por el cual compraron una torta helada, ese día se encontraban todos mis primos y primas reunidos esperando a la cumpleañera, por la tarde después de volver del mercado con su madre, ya que fueron a comprarse ropa no se imaginan la sorpresa que me



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 30
Media de votos: 9.13


Relato: Mi prima Veronica de 9 añitos, mi hermoso angel
Leida: 33120veces
Tiempo de lectura: 20minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



lucha libre pornoporno sexo no consentidorelato erotico chantajemujeres casadas calientesfollando en el corralporno con tangachupada de penemujeres preñadas follandohombres velludos pornoquiero follar con mamaplayas nudista pornoabuela nieto pornostreptes pornorelatos eroticos en batica trasparentechapero pornoculonas en licrarelatos eroticos incesto realporno machos gayme hicieron su esclava sexsual afuerzas relatos eroticosporno con masajeporno en parquecortos eroticos gaysfotos abuelos gaystias guarras pornolamidas de chochovecinas amateurgay violacionporno madre e hijaespiando en los bañosrelatos eroticos de incesto filialporno en la playa nudistafollando restaurantepuritanas amateurquiero follar con mamamaridos cornudos mironescincuentonas cachondasnuria pornoviuda follando con su hijocriada cachondaporno maduras y jovenmaduras folladas en el cinesexo triple penetracionzipi y zape pornoMi sobrino me quito mi calzon relatoporno viejas guarrasrocio follandotrio mhmpornk gaychicas mamando pollasgigantes pornosexi cuentossexo chica con caballoRelatos pornos Escogio las piernas y las abrioel mago de oz pornoperra sumisafotos abuelos gayrelato porno los aarabes y mi mujermasturbando a su hijofollandome al fontaneroinsesto gratisrelatos feminizacion forzadarelatos gay españafotos abuelas cachondasrelatos fantasias eroticasrelatos de eroticosmi primera infidelidadporno duro con viejossado maso porncomo follarme a mi hermanarelatos eroticos a mi hija menor le gusta tocarme la verga dormidorelatos eroticos con mujeres mayoresrelatos xxx de mi mamá catolicacarnaval de brasil pornoporno casadas infielesviolada mientras duermemaduros follando durorelatos eroticos verdesrelatos eroticos de mi comadrelesvianas muy cachondasnenitas putitasrelato de sexomasturbaciones en publicomaduras gordafollando con mi hermanamaduras culonaporno mi cuñadaabuelas follando con su nietoporn caballorelatos eroticos madurosrelatos porno mp3porno transexsualesrelato me cogió con su vergotaimagenes porno lesbicoparejaslibres.comrelato verdadero encularon a mi mujer por el ano frente a miadan y eva pornmuy guarrrasrelatos pañalesfollando menor