relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mi primera vez como nena





Relato: Mi primera vez como nena

Cuando llegué a la casa luego de un día de trabajo me
desvestí porque hacía un calor insoportable en Medellín, quedando sólo con unas
pequeñas tangas blancas transparentes y con hilo dental que atravesaba mis
nalgas. Mi esposa estaba de viaje. Se había ido en horas de la mañana. Antes de
salir me sonrió diciéndome que me había dejado un regalito para que me
entretuviera. Era un viaje de dos días.



Me serví un trago de ron en las rocas, encendí un cigarrillo
y prendí el televisor. Mientras miraba las noticias recibí una llamada de mi
esposa. Conversamos acerca de cómo le estaba yendo en Bogotá, luego me dijo que
cuando abriera el closet encontraría el regalito en una bolsita. Al colgar el
teléfono abrí el closet y saqué la bolsita, dentro estaban unos cucos de mi
esposa blancos, enrollados. Al lado había una nota de mi esposa: " Amor, este
regalito lo tuve puesto durante tres días, no está lavado sino usado, muy usado.


Quiero que lo beses, lo huelas y te masturbes con él. Te
amo". Con la nota el chimbo se me paró. Abrí los cucos y efectivamente estaban
usados, manchitas amarillas se veían en distintas partes. Fui a la cama y los
extendí mientras me quitaba mis tangas. Acaricié mi chimbo mirando esos cuquitos
de mi esposa que tenían encaje, en verdad estaban sucios, se notaba que se los
había puesto durante varios días, además de las manchas se le veía uno que otro
pelo que debía provenir de su chimba que mantenía con poco pelo porque se la
afeitaba. Del culito no porque era lampiño. Aceleré mi masturbación acercándome
a olerlos, luego los enrollé en el chimbo y un nuevo masaje frenético mojaba más
mi verga. No sé por qué ni en qué instante que recónditos deseos inconscientes
afloraron, pero me dio por ponérmelos. Con esos cucos puestos me miré en el
espejo y me excité más de la cuenta.


No podía creerlo, estaba muy alborotado. Me volteé para mirar
cómo me veía el culo. La imagen que mostraba el espejo me dejó sorprendido: unas
nalgas sabrosas con unas tangas femeninas, las moví. ¡Vaya si estaba excitado!
Juro que el chimbo me creció más que lo usual. Sentí la necesidad de hacer más,
parecía un autómota, así que fui al closet y busqué con manos temblorosas entre
los zapatos de mi mujer unas sandalias rojas, descubiertas, de tacón alto.
Aunque mis pies son pequeños me quedaron un poco apretados. Casi no me los pongo
del temblor que tenía.


Comencé a caminar como una nena, contoneándome, mariquiando
solo, me sentí loca. Sí, era una hembra. Donde mi esposa me viera no sé que
haría, sexualmente es muy liberal pero no sé hasta dónde aceptaría, de todas
maneras me sentí muy bien. Fui al espejo moviendo el culo, caminando con
quiebres, me paré frente a él y comencé a moverme y a hacer poses. ¡Qué locura!
Creo que en esos momentos solté la mujer que todos los hombres llevamos dentro,
salió a flote mi lado femenino y me sentí, qué susto, una nenita. Nunca había
sentido atracción por el travestismo. Al contrario, lo detestaba, me parecía una
aberración ofensiva. Siempre me consideré muy macho, había tenido mis mujeres a
las que les hacía el amor con pasión sintiéndolas cómo pedían más y más. Pero
allí estaba yo, sometido a esa sensación de ser mujer, rendido a la
transformación, más nena que esas mujeres que me había comido. Puse música y
comencé a bailar sola, ya me decía en femenino. Entendí por que los travestis se
movían y hacían gestos: querían soltar su parte femenina, cambiar el gesto y el
carácter masculino. Fuera lo que fuera el gusto de sentirme una nena se apoderó
de mí. Me quité los cucos y me observé con los zapatos, desnuda y con el gallito
a cien.


Una mano fue a mi tetilla izquierda a acariciarla, con la
otra inicié una masturbación mientras movía mi culo y hablaba sola con voz
cambiada: "Soy una nena, sí una nena, maricona,...soy una putita
loca...oh,oh,...ah,ah,...me siento divina, divina,...ah, que
excitación.....ay,ay,...quiero que todos me vean, sí, sí, que vean la loca que
hay en mí...soy una nena, una loca...soy una nena", seguía diciendo, casi
cantando, haciendo quiebres, mandándole besos a la imagen que se reflejaba en el
espejo y comencé a moverme más y más, mi mano izquierda acarició mis nalgas, la
derecha masajeaba el chimbo.


Abrí las nalgas volteándome hacia el espejo, miré mi ano
abierto, "Quiero que me coman esta cuca tan divina...oh...oh...sí que me cojan
como una mujer...o quiero una verga que me penetre, que me haga suya que me
dome...ay,ay, que huequito tan lindo" resoplaba, mientras el dedo índice de mi
mano izquierdo comenzó a acariciarlo, dándole masajes y luego penetrándolo, lo
entraba y lo sacaba. "Ah,ah,...qué culiada, qué hermosura...estoy cogida..aha,
ah,aya,oh,...ah...quiero ser una nena, soy una nena...ah,ah". Solté mi verga y
sólo me dediqué al dedo, me masajeé duro, estaba tan excitada que lo metí de un
tirón fuerte hasta el fondo, mi lechita salió a borbotones, parecía el chimbo
una manguera a toda presión arrojando agua. Quedé sudando, exhausto, no mejor
exhausta, sí cansada. Me dormí un poco asustado por lo que había hecho. Me dio
asco y juré que no lo volvería a hacer.



Al día siguiente fui a mi oficina a trabajar, pero lo que
había ocurrido la noche anterior me daba vueltas en la cabeza. Me estaba
excitando de pensar en vestirme de mujer otra vez. Traté de alejar esos
pensamientos y dediqué mi mente a recordar las mujeres desnudas que había
tenido. Pero la nena de la noche anterior se volvía a meter. Desesperado me fui
a caminar por las calles del centro de Medellín. Mi mirada se posó en un almacén
que vendía zapatos de mujer. Me acerqué a la vitrina y excitado de nuevo comencé
a mirar. Había de toda clase pero mi mirada se detenía en aquellos que eran
descubiertos, de tacón alto o de plataforma.


Todos eran preciosos. Me concentré en unas sandalias blancas,
de correa, que en la parte delantera tenían un moño, no eran de tacón sino de
plataforma mediana, color café, como tipo corcho. Dudé en entrar hasta que lo
hice preguntando cuánto valían y si me los cambiaban que eran para un regalo.
Los escogí de una talla mayor que la de mi esposa. Luego bajé a unos almacenes
que venden joyas de fantasía y me compré cuatro pares de aretes de presión.
Después entré a una tienda de sex-shop y compré una peluca rubia de pelo
natural. Volví a la ofician esperando que fuera la hora de salida. Estaba muy
alborotado.



Cuando llegó la tarde salí apresurado en mi carro hacia el
apartamento, no veía la hora de colocarme los zapatos. Entré al apartamento y me
desnudé, mi gallito estaba parado por completo. Temblorosa y ansiosa fui al
closet de mi esposa, le saqué unas medias negras con ligueros, unas tangas
rojas, transparentes, de triángulo en la parte de atrás y sus cosméticos.
Comencé a ponerme las medias, caso ni me las pongo del temblor de mis manos,
luego los ligueros, enseguida los cucos y por fin los zapatos que me quedaron
perfectos. No quise ponerme brassieres porque me quedaban grandes, la próxima
buscaría unos más pequeños. Caminando como una loca me fui hacia el espejo donde
me pinté los labios de rojo fuerte, me eché colorete en las mejillas y un poco
de rubor en la nariz y me coloqué un par de aretes largos, rojas con amarillo.


Luego la peluca. ¡Qué nena! ¡Qué locura! Allí estaba de nuevo
hecho toda una mujer. Me lancé un beso al espejo yo misma. Fui al baño donde hay
un espejo grande y largo a exhibirme, caminaba de un lado a otro haciendo poses
mirando esos hermosos zapatos. Me gustaban dos poses: una de medio lado con un
quiebre en la mano y alzando una pierna; la otra en el rincón, de espaldas
mostrando mis nalgas con los cucos entre ellas y con las piernas cruzadas
mientras mis brazos se alzaban sobre mi cabeza. Salí de la pieza y fui a
servirme un ron, prendí un cigarrillo y me senté a beberme el ron. Mi sentado
era como el de una mujer, bebía y fumaba como una mujer. Puse música suave y
comencé a acariciarme el gallito. Estaba excitadísima.


Deseé ser más maricona, así que caminando y moviendo mi culo
como la puta que ya me sentía, como la gatita que maullaba, como la perrita
domada, aumenté el volumen de la música y sola comencé a hacer un strip-tease
frente al espejo de la sala, a moverme insinuosamente y a mirarme por todas
partes. Suavemente me quité los cucos, poco a poco, hasta que quedé sin ellos.
Así, sólo con las medias, ligueros y zapatos seguí moviéndome sola, mis manos
acariciaban mis tetillas, las cubrían, otras veces acariciaban mis nalgas. Me
miré de nuevo en el espejo, desnuda y con el gallo parado, me sentía divina y
comencé de nuevo un masaje a mi gallito: ¨Soy una nena...una nenita...soy una
mariposa...ah,ah,...oh,oh, divina, divina...ay,ay,...oh,oh, qué placer...soy una
mamita, mariposuda, sí,sí,sí, soy una puta..ah,..qué puta...qué
maricona...ah,ah..", y mientras hablaba sola movía mi cuerpo como toda una
mariquita, alzaba una pierna, doblaba las manos. Estaba al borde del orgasmo.
Paré, me serví otro ron y fuie al computador.


Me metí a internet a buscar travestis y transexuales. Entré a
muchas páginas: hermosas, divinas, arrechas, preciosas. ¡Quería verme así! Y lo
que es peor: ¡que me vieran así! ¡Qué dicha exhibirme y que todos me digan nena,
maricona, mujercita. Sí quería ser una mujercita frente a todos, deseaba que mi
esposa me viera así, como la hembra con la que se casó y tarde se dio cuenta que
de macho no tenía mayor cosa. Estaba desesperada deseando ser la sirvienta de mi
esposa.


Me veía en tacones, con medias, faldita negra, delantal y
gorro llevándole el desayuno. Era un sentimiento absorbente, estaba loca, era
una loca, una verdadera mujercita. Comencé de nuevo a masajear el gallito. Ya no
aguantaba más. Fui a la cama e inicié un masajeo anal, mi cuca, mi adorada cuca.
En esas estaba cuando recordé el anillo masturbador con pilas que estaba en una
cajita de aparatos eróticos que había comprado con mi esposa. Lo busqué y me lo
puse en el gallito, regresé al espejo del baño, y lo prendí en el nivel más
bajo. El anillo comenzó a vibrar y yo a moverme mariconamente mirándome en el
espejo: "Soy tuya, dale papi..ah,ah,amor,...sigue...sigue..hazme
llegar...oh,ah...soy tu mujer, tu mami..sigue...sigue...ah..ah". Prendí al
máximo el anillo masturbador que me sacó la lechita mientras yo gemía como la
nenita en que me había convertido.



Así fui por primera vez nena. A los dos días llegó mi esposa
y le conté. Esto será otra historia.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Mi primera vez como nena
Leida: 1708veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


la cosita de la pequeña sarita mi relato pornomaduras haciendo incestoorno gayrelatos pornoMi gran y hermosa sorpresa 2Relatos porno profe fóllemepprno lesbianasporno aresrelatos eroticos mi esposa agradeciendo favorrelato que mi me embarace de mi hermanorelatos supositoriotodo relatos lesbicosfolla viejosquitando la virginidadfollando con ancianasrelatos eróticos de dominaciónculazos gordoschachas calientesrelatos sexuales sobrina vergudamaduras.commrelatos sexsualesporno babodasrelatos eroticos gay primera vezdesvirgacion masculinapurtanas.compiratas pornomama pillada follandoel antro relato eroticomamas guarrasabuelitas calientesrelatos eroticos lesrelatos de sexo analabuelas con coño peludopajas femeninas xxxfollar con dos hombresporno xzzporno atiguomadres y hijas follando juntaspajas con madurastuvios el orgamos juntas las dos relatosrelatos gays madurosmaduras muy calientemama peludacomo seducir a mi cuñadaporno baosasgay borrachomamas muy guarrasvideos porno gay maduros gratischicas morbosastias viciosaszona por no gayviendo sexo gratisdespedidas de solteras folladasrelatos eroticos mi vecinitahombres maduros gay follandotrlatos eroticosfontanero sexrelatos porno suegrasbragas madurashermano folla a hermanaporno abuelas nietospirno gratisRelatos eroticos me encantaenseñar mi panochadespedidas de soltera pornosporno lesbico sadoporno geys gratisRelatos mmm ricoso0Š9ando y masturbandose videoporno casero en ecuadorvideo nalagasyRelatos pornos de me cojieron en la tiendatravesti se folla a mujerrelato hijas nacidas para putearme violaron y me gustofollando con borrachaporno gratis en la oficinaporno tias meandotu primera mamadaviolando a una maduraporno violacionporno gay en castellanoporno abuelos gratisporno travestmoros follandoporno amor filialrelatos eroticos un culo deliciosoporno gratis con mayoresporno en carreterame tire a mi madrefollando con la mujer de mi vecinocaracas pornowebcam porno smselectricista porno