webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: El tratamiento al culito de ana



Relato: El tratamiento al culito de ana

Ana llego un poco tarde a su sita con la ginecóloga, como
siempre este tipo de consultas causa cierto malestar e incomodidad a las
mujeres, Ana tenia mucho que no visitaba a una.


Al entrar al consultorio pensó incluso regresar por donde
había llegado pero venció su nerviosismo y se presento con la secretaria, la
cual le tomo los datos de siempre, pero esta ocasión fue diferente, Silvia así
se llamaba la secretaria le explico que la doctora salio de emergencia de la
ciudad y que en su lugar se había quedado otra doctora que por cierto se llamaba
Andrea Salazar.


-Carajo por que siempre me tienen que pasar estas cosas.


-¿Perdon? Contesto Silvia


-No nada, esta bien si no hay de otra pues que me atienda la
Doctora Salazar.


Silvia le sonrió y la invito a tomar asiento mientras la
doctora la puede recibir.


Mientras Ana esperaba sentada ojeando distraídamente una
revista de esas que hay todo consultorio medico la verdad es de ni siquiera
podía concentrarse en lo que pretendía leer.


Además de que tengo que abrirle las piernas a una doctora
esta para colmo es una completa desconocida. Pensó Ana mientras trataba de
relajarse un poco en esa incomoda silla de consultorio.


Después de 10 minutos la doctora se digno a atenderla, además
de todo la hacían esperar, cunado entro al consultorio la doctora Salazar la
recibió con una sonrisa y una despulpa por la espera.


Ana entro y tomo asiento, la doctora la interrogo acerca de
su visita.



La doctora Salazar era una mujer joven, muy joven para le
gusto de Ana no tendría ni un año de haber salido de la escuela, además del
cambio de doctora de ultimo minuto, de la espera, ahora le tocaba ser revisada
por una niña en pañales y no es que Ana fuera una mujer mucho mas grande que la
doctora de hecho eran aproximadamente de la edad, simplemente siempre se tiene
cierta desconfianza en los médicos jóvenes, pero a Ana ya no le quedaba de otra
mas que dejarse hacer.


En esta ocasión acudía a la ginecóloga por dos rezones, ya
tenia mas de dos años que no se hacia un chequeo y nunca estaba de mas, y tenia
unas cuantas preguntas muy intimas que hacerle a la doctora, de hecho en cuanto
vio a la doctora pensó en no externar sus preguntas, ya que le daba cierta pena
y no sabría si la doctora de los pañales podría ayudarle o sabría, pero conforme
se fue pasando el tiempo de la cita Ana se sentía cada ves mas en confianza, la
doctora poco a poco fue demostrando que era una profesional calificada para
ejercer.


Después de responder a todas las preguntas tradicionales y de
rigor la doctora invito a Ana a desvestirse para su chequeo.


Esto es precisamente lo que a Ana no le termina de gustar,
desvestirse frente a una desconocida y además que revisen sus genitales pues no
es tan fácil. Cuando Ana se animo a salir de atrás del biombo donde se despojo
de su ropa y se puso esa incomoda bata que nada tapa, la doctora todavía se
encontraba atrás de su escritorio realizando una llamada, y no se percato de que
Ana ya estaba lista, la incomodidad dominaba su cuerpo, tímidamente se acerco a
la mesa de exploración para sentarse con las piernas cerradas y colgando de
lado. Por fin la doctora se digno a seguir con la consulta de un cajón saco un
guante de látex y un lubricante, a estas alturas y se había roto un poco el
hielo y había llegado a la libertad de hablarle por un nombre.


-Ana te noto muy nerviosa, relájate no pasa nada.


Ana trato de sonreír pero sabia que lo que seguía seria un
tanto delicado como para estar del todo relajada.


-Doctora además del chequeo quería preguntarle algo mas bien
personal.


-Dime con confianza.


-Pues resulta que últimamente… como le explico.


-Mmm… Mira Ana es muy fácil, no le des muchas vueltas al
asunto y simplemente suéltala.


Ana tomo aire francio un poco el ceño y se animo a hablar.


-Pues resulta que me gusta el sexo anal pero últimamente me a
dolido un poco y a llegado hacer un tanto incomodo si no es que mucho.


-A ok. No era tan difícil después de todo. ¿Lo practicas muy
seguido?


-Con cierta regularidad, bueno no tanto como antes, y es que
la verdad es de que si es molesto.


-Pueden ser muchos factores, desde un pequeño bloqueo
psicológico hasta algo físico, cuestión de gustos, bueno de hecho muchos
factores.


-Lo que pasa es de que antes lo disfrutaba mucho, pero no se,
últimamente es incomodo.


-Después de que realice el cheque de tu vajina si gustas
puede hacerte un chequeo físico de tu recto, para descartar alguna fisura de las
paredes o algo mas.


Diciendo esto la doctora ayudo a Ana a acomodarse en la mesa
de exploración, acerco la mesita con todos los instrumentos para realizar el
chequeo, se acomodo en su banco, se puso el guante en la mano derecha, se puso
un poco de lubricante y lentamente fue introduciendo dos dedos y empezó a hacer
un movimiento en círculos, a Ana esta parte era la que por lo regular siempre le
causaba cierta incomodidad pero esta vez fue diferente, primero pensó que era
normal por que en esta ocasión se sentía mas cómoda con la doctora, después
recordó que con la otra doctora también se sentía cómoda, incluso llego a pensar
a que se debía a que la doctora tenia manos mas pequeñas, la verdad es de que no
sabia a ciencia cierta, se encontraba muy abstraída en esa nueva sensación y no
es que antes nunca su novio la hubiera masturbado, fue este ultimo pensamiento
lo que la saco de sus cavilaciones, esto mas que un chequeo parecía una
masturbación la doctora ya llevaba mucho tiempo hurgando en su vagina,
tímidamente levanto un poco la cara para ver que es lo que la doctora estaba
haciendo, la doctora ni siquiera noto que Ana la estaba viendo, lo movimientos
se hacían cada vez mas profundos y muy discretamente la doctora ocasionalmente
acariciaba el clítoris de Ana como por accidente, una revolución de sensaciones
se apodero de Ana nunca había sentido algo así en ningún chequeo medico algo no
andaba bien, estuvo a punto de detener a la doctora pero esta se detuvo antes de
que Ana dijera algo.


-Ana estas muy bien, tienes un poco de flujo blanco pero nada
de que preocuparse, nada mas deja de usar tantos pantalones apretados, usa
ocasionalmente una ducha vaginal y todo estará bien, pero no abuces ¿ok?


Antes de que Ana saliera de su sorpresa tanto por lo que la
doctora había hecho como por lo que ella había sentido, la doctora la ayudo a
incorporarse y a hincarse en la mesa de exploración en la posición que
comúnmente le llamaban ella y un novio pararse de pestañas que es igual a la
posición de perrito.


-Ana antes de continuar te voy a poner un poco de agua en tu
recto para limpiarlo un poco.



Cuando Ana quiso protestar por el procedimiento de la
doctora, no es que no estuviera de acuerdo y es que antes de salir de su casa
como siempre lo hacia Ana se lavaba profundamente y a conciencia su culito como
a ella le gustaba llamarlo, mientras se bañaba se enjabonaba y luego lentamente
introducía un dedo y en ocasiones hasta dos, era algo que realmente disfrutaba,
enseguida de enjabonarse con una perita se echaba agua hacia el interior y esto
lo hacia por un articulo que leyó hace tiempo en una revista acerca de la
higiene rectal. Pero esta ocasión era la doctora la que lo estaba haciendo y
extrañamente no le incomodo tanto como esperaba se podría decir que hasta le
agrado.


Ana trato de levantarse para ir al baño pero la doctora le
explico que el baño del consultorio cerrado con llave ya que la doctora que la
contrato lo había usado como bodega para guardar sus archivos más importantes.


Ana puso cara de susto.


-No pretenderá que me quede así.


-No te asustes mira te traje esto.


La doctora le extendió un traste de hospital de acero
inoxidable, Ana no daba crédito a lo que estaba a punto de hacer, si novio en
varias ocasiones le pidió un espectáculo así y ella nunca acepto por pena, y
ahora estaba lo haría delante de una desconocida, pero lo que mas le apuraba era
de que esta situación le llenaba de morbo algo raro estaba pasando, algo
totalmente nuevo, sin querer y sobre todo sin dar crédito su coñito no dejaba de
mojarse desde que la doctora le hacia el tacto y ahora esto, la situación desde
hace un rato estaba fuera de su entendimiento y de su control.


Se puso en cuclillas agarrándose de la mesa de exploración,
su culito se fue distendiendo poco a poco y de el salio un chorro fuerte de
agua, que le salpico un poco las piernas, justo como ella esperaba el agua salio
limpia gracias a su baño diario, por pura inercia llevo una mano a su culito por
el frente y cuando su mano se encontró con su coño se dio cuenta que de este
manaba un delicioso calor acompañado de un delicioso hilito de su lubricación
natural, Ana estaba tan caliente como nunca lo había estado. De reojo vio a la
doctora y esta a su vez la veía con cierto disimulo, seguía sin saber si la
doctora era conciente del efecto que causaba en el cuerpo de Ana, dudo en
continuar, por un lado tenia miedo del dolor que podría sentir pero de lo que
mas tenia miedo era del gran placer que estaba sintiendo.


Cuando termino de limpiar su culito se incorporo y sin
esperar indicaciones de la doctora se subió a la mesa de exploración y se paro
de pestañas con todo su hermoso culo al aire, nerviosamente listo para la
exploración.


La doctora se acerco y esta vez sin guante empezó a acariciar
en forma circular y muy suave el culito de Ana, su primera reacción fue la de
apretar sus esfínteres, la doctora se divirtió con la situación y prosiguió con
el masaje, lenta y delicadamente, en ocasiones lo rasguñaba muy suavemente .


-Relájate Ana. Vamos a ver por que te molesta tanto que te
penetren por aquí.


Ana cerro fuertemente los ojos y decidió dejarse llevar, de
repente sintió que algo le mojaba el culo y supuso que era lubricante, pero lo
que no supo fue que la doctora dejo caer una gran gota de saliva en culito y con
un dedo la esparció suavemente, de cuando en cuando Ana sentía como la doctora
introducía la punta del dedo índice, sentía claramente el largo de la uña que
lejos de lastimarla le causaba un sin fin de sensaciones nuevas y deliciosas.


-Ana en cuanto sientas alguna incomodidad o dolor por leve
que sea, necesito que me lo hagas saber.


Ana no pudo responder por que le dio miedo que la voz se le
cortara por la excitación, la doctora poco a poco fue introduciendo el dedo,
falange por falange el culo de Ana se fue comiendo lentamente todo el dedo de la
doctora.


-¿Cómo vamos Ana? ¿Continúo o me detengo?


Ana saco fuerzas de donde pudo y con un hilito de voz le
contesto


-Siga…


La doctora muy lentamente fue sacando el dedo, Ana sintió con
desesperación como su culo se quedaba vació, cuando la doctora termino de sacar
su dedo y sin que Ana la viera se lo llevo a la boca y lo saboreo.


-Ana te voy a poner un supositorio de vaselina no trates de
sacarlo hay que esperar a que se disuelva.


-Ok.


Diciendo esto la doctora fue metiendo poco a poco el
supositorio de vaselina, Ana tenia la idea de que seria un supositorio de tamaño
normal, de esos que le ponen a los niños, pero cuando sintió como su culito fue
agrandándose comprendió que por lo menos el supositorio seria 3 o 4 veces el
tamaño de un supositorio normal, el supositorio estaba frió, ralamente frió.


-Hay que dejar que se disuelva para poder continuar, no te
muevas.


Estas últimas palabras mas que una petición sonó como una
orden.


Ana sintió como su el supositorio iba perdiendo frió, sintió
como poco a poco se iba disolviendo dejando una muy agradable sensación de
frescura y lubricidad en su interior.


Cuando la doctora creyó que el tiempo trascurrido era el
necesario para que el supositorio se disolviera por completo unto generosamente
en su exterior, el espectáculo era erótico en extremo, una mujer con un hermoso
culo al aire brillando por el lubricante y listo para ser explorado.


-Ana voy a proseguir con la exploración recuerda si en algún
momento sientes alguna molestia es muy importante que me lo hagas saber.


La respiración de la doctora estaba al igual que la
respiración de Ana muy acelerada.


La doctora prosiguió con la exploración, acaricio
momentáneamente el culo de Ana y enseguida fue introduciendo el dedo, esta
ocasión fue un poco mas rápido que la otra, Ana ni siquiera respingo solo se le
escapo un ligero gemido, estaba haciendo acopio de todas sus fuerzas para que su
respiración agitada y sus gemidos no fueran percibidos por la doctora.


-Ana al parecer todo esta bien no encuentro nada fuera de lo
común, pero es muy pronto para dar un diagnostico tengo que ir un poco mas
profundo.


Estas palabras alteraron un poco mas a Ana, no tenia ni idea
de que pretendía la doctora.


-Ana necesito que me ayudes un poco.


-¿Qué tengo que hacer?


-Pon tus manos en tus nalgas y ábrelas, tanto como puedas.


-¿Ok?


Diciendo esto Ana agarro fuertemente sus nalgas y las abrió
tanto como pudo, esto permitió a la doctora ir un poco mas adentro, sin decir
nada la doctora fue metiendo poco a poco otro dedo, ya con los dos dedos adentro
comenzó a moverlos dándoles vueltas primero muy lento y poco a poco fue
aumentando la velocidad de las rotaciones, Ana sentía como su culito fue
dilatándose poco a poco, en ningún momento sintió dolor o molestia alguna, sino
todo lo contrario, estaba sintiendo un placer nuevo y no es que las caricias
fueran nuevas lo nuevo provenía de que era una mujer la que le estaba dando
tanto placer, nunca pensó que con una mujer pudiera sentir tanto y tan rico, no
sabia cuanto mas podía aguantar sin correrse. La doctora seguía con la
exploración.


-Ahora quiero revisar tu tolerancia a la dilatación. ¿Quieres
continuar?


-Por favor.


La doctora saco sus dedos y lentamente fue introduciendo tres
dedos, muy lentamente, Ana estaba fuera de si, no estaba segura de lo que estaba
pasando, ella seguía agarrándose las nalgas fuertemente, sintió como su culito
iba devorando lentamente los tres dedos de la doctora, cuando estos estuvieron
lo mas adentro que podían estar los volvió a girar, Ana sentía con mucha
claridad la forma de los dedos de la doctora que hurgaban dentro de ella, sentía
sus uñas largas como rasguñaban ligeramente las paredes de su recto, desde hace
mucho rato tenia un orgasmo contenido listo para explotar, y este era un orgasmo
anal, era increíblemente placentero.


La doctora retiro lentamente los dedos para hacer lo mismo
pero ahora con 4 dedos, no lo podía creer tenia 4 dedos dentro de ella, los
dedos se fueron abriendo paso poco a poco, su culito se fue comiendo nuevamente
los dedos de la doctora, de repente sintió como todo lo largo de los dedos ya
estaban dentro de ella, la doctora hizo un poco mas de fuerza y el culo de Ana
dio paso a los nudillos, solo quedaba fuera el dedo gordo de la doctora, una vez
dentro la doctora giro levemente la mano, Ana no pudo mas y mordiendo el cojín
de la mesa de la exploración para evitar gritar, exploto en un orgasmo inmenso,
grandioso, indescriptible, de su coño desde hace mucho rato escurría un hilito
de baba y al momento del orgasmo fue mas abundante.


-Tranquila Ana es normal, no pasa nada. Estas muy bien no
entiendo el porque de tu molestia.


Ana no pudo sostener mas su cuerpo en esa posición y se dejo
caer todavía con los dedos de la doctora en su culo, lentamente la doctora fue
sacando los dedos, Ana sintió como su culo se quedaba vació, tristemente vació
si por ella fuera podía continuar, la doctora le dio una palmadita en una nalga
.


-Pues como te decía, estas muy bien solo se me ocurre que tus
molestias se deben a la falta de excitación y lubricación pero se me ocurre algo
para ayudarte.


De un cajón saco un extraño articulo, era un especie de
consolador pero cónico y después la doctora le explico que podría servirle para
dilatarle un poco su ano, y de esta forma acomodarse mejor a los juegos con su
pareja.


-Mira este es un tapón anal y vas a procurar ponértelo un
rato durante el día y dejártelo puesto tanto como puedas, ahorita se me ocurre
que te lo lleves puesto.


Ana vio el juguete con cierta extrañeza, lo tomo en sus manos
y se dio cuenta que el juguete era muy suavecito pero un tanto gordito.


-Me lo puede poner usted doctora.


Ana se vistió y se dejo el juguete puesto, el traerlo puesto
le dio una extraña sensación, era increíblemente cachondo el echo de andar
caminando en la calle con aquella extraña cosa llenándole el culo, cuando se
sentó en su carro inconcientemente hizo movimientos circulares con sus nalgas
para sentir aquella cosa llenándola.


En el primer alto que le toco tomo su celular y le marco a su
novio, ahora lo único que podía pensar era en que su novio descubriera ese
juguete que le llenaba deliciosamente su anito.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 13
Media de votos: 8.77


Relato: El tratamiento al culito de ana
Leida: 10289veces
Tiempo de lectura: 11minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

















Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



porno chicas violadasporno con su perrorelatos eroticos fantasiafotos chicos pornotodo relatos infidelidadsexo gratísrelatos eroticos con mi tiaespiando a mamarelato erotico gratisporno maduras incestuosasrelatos eroticos menorporno jitanavecina folladoramaduras y fontanerosvideos pornograficisrelatos porno me gusta papifollando borracharelatos eróticos xxxmira mi chochonegra colombiana follandoamigas maduraschavo del ocho pornomaquinas follarnegras follando en la calleser cornudorelatos mi tialinea caliente pornome follo a mi cuñadaviudas follando gratismujeres borrachas violadasrelatos gratis marquezeabuelos con nietas follandopadre dame tu polla relatosnieta y abuela follandosadomaso pornorelatos xxx cortosmadres sin bragasrelatos con transexualeshola soy una nina y soy la putita de mi papa relatomi madre folladaobreros gaysvideo porno electricistaswingers argentinosviudas folladasrelatos fui manoseada en autobusfontanero sexhistorias cortas eroticasrelatos gay cuñadorelato de cornudos por viejos vrrgudossanta claus follandorelatos eroticos marquezesvideos pornos fontanerosbellezas eroticasporno gay gratis madurosrelatos fantasias eroticasporno traxesualesmadura virgenrelatos de cuando tire a mi tia en un viajehilary duff tetasmaduros pajerossanta claus follandorelatos x** papitoporno gay futbolistaspelicula de zoofiliaAtada y tortura en ombligo relatosporno abuelo nietaporno travestis con mujeresjuegos porno de doraemonnenitas follandoabuelas muy calientesrelatos eroticos despertar sexual hermanosshizuka y nobita pornovieja folladorahermanos de sangre follandoporno con gorditagay joven con maduroporno en rumaniarelato erotico la comadre de puebla ea bien putalesbico pornpprno gratismaduras follando al fontanerobaños publicos gayxxx mamas e hijosrelatos eroticos tio cogeme por favorporno pirataporno de matrimoniosrelatos gay cruisinglesbiana madre e hijanudistas pornoporno chocho granderelatos fantasias eroticasporno madura jovenme follo a mi cuñadaLeche de matronas orondas en videos pornoyoutube relatos eroticostravestis pornosfontanero follandoRelatos heroticcos zofiliasexo porno travestislas mejores pajas gay