webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: La cerda



Relato: La cerda

- Dame tus morritos que te los coma, Nati, te tengo que dar
la enhorabuena. Los análisis de tu cerda son perfectos. Ya me lo esperaba sin
más que hacerle el examen físico. Pero se confirma con los datos de laboratorio.
Si en vez de cerda fuese cerdo estaría en el punto para la matanza. Desde luego
tu trabajo ha sido magnífico. Nadie hubiera dicho que la piltrafa que me
trajiste hace un año se convertiría en este lujoso ejemplar de gorrina.



- Qué alivio, Mara, no estaba segura de no haberme pasado. Me
dijiste alrededor de 20 kilos y antes de traértela la báscula arrojaba 22. Temí
haberme excedido en su cebado.



- Tonterías, solo son prescripciones basadas en tablas de
datos antropométricos standard, pero en cada caso se presentan mejoras o
excesos. Tu cerda es un éxito. Incluso le puedes meter dos kilos más siempre que
vayan a las caderas.



- Había pensado operarle las tetas. Son tan gordas y largas
que le cuelgan demasiado. Cuando se inclina parecen sacos.



- Ni se te ocurra. La conformación de sus ubres es la idónea
para una cerda como ella. Gastarte dinero en una reforma de tetas es inútil y
encima la puedes dejar peor. No soy, como endocrinóloga, partidaria de
operaciones en ninguna glándula. Y eso te lo puede confirmar la ginecóloga que
sigue a esta chona. ¿qué te ha dicho ella?



- Pues coincide contigo. Cree además que sería conveniente
hacerla preñar para perfeccionar su figura y utilidad.



- Vaya. Estoy de acuerdo. Te lo iba a decir. Yo que tu no
dudaría en hacerla preñar. Las hormonas de la gestación mejorarían
indudablemente la ya abundante, buena calidad y sabor de sus jugos. Y después
del parto tendrías el disfrute de ordeñarla. Por cierto: Para el expediente de
mis ensayos. ¿Has seguido con ella rigurosamente la dieta que le prescribí?



- Creo que si. Ya sabes que no reside conmigo sino con su
marido e hijo y no puedo controlarla bien. Pero estoy segura al 99%. Es una
cerda muy obediente y bien disciplinada. - Gocha, ¿Has transgredido el régimen?



- Ama, durante todo este año lo he seguido fielmente salvo un
día en que mi marido me obligó a tragar unas buchadas de cerveza para animarme
en una fiesta. Estoy dispuesta para el castigo.



- Si en todo el año de tratamiento solo has hecho eso,
mereces mi felicitación, cerdita mía. El próximo día te proporcionaré un orgasmo
de un minuto.



- Gracias Ama. Muchas gracias.



- Muy bien Nati. Hay amas que son excesivamente restrictivas
con sus bestias, pero conviene que éstas reciban también premios en forma de
clímax porque es bueno desde el punto de vista psicológico para afianzar su
fidelidad y, desde el físico para extraer bienestar, salud y buen funcionamiento
hormonal, que se traduce todo ello en un buen rendimiento de la bestia. - Cerda,
¿estás satisfecha de pertenecer a Nati?



- Si señora médica. Desde que conozco a mi Ama se ha renovado
mi vida y soy muy feliz. Solamente tengo un problema en mi vida que comunicaré
si mi Ama me lo permite.



- Anda, gorrina, suéltalo.



- Ama, duermo tranquila como la cerda que soy y sabiendo que
en todo me proteges y mi conducta será perfecta porque tu la diriges y eres
perfecta. Pero en mitad de la noche me sobresalto y siento que mis jugos
vaginales que tanto te agradan se vuelven amargos, porque recuerdo que tienes en
tu casa otra hembra y yo estoy relegada en casa de mi marido y mi hijo. No la
mía, porque mi casa es donde tu estés.



- Mira cerda, ya te he explicado lo de la perra Negrita una
vez y sabes que no me repito. Te mereces un castigo de inmediato y te lo voy a
administrar. Sube a la camilla ginecológica.



- Nati, si me permites. Quiero hablarte, pero no delante de
tu cerda, salgamos un momento.



Nati y la doctora Mara salen fuera del gabinete dejando a la
cerda y se encuentran a la doctora Nuria.



- Hola Nuria, como va lo de la castración del asno?.



- Ya lo terminé, aunque la bestia se puso rebelde a última
hora y su dueña tuvo que encadenarlo. Y eso que hace dos días parecía tan sumiso
y dispuesto a dejar sus testículos aquí. Bah!. Con estos machos nunca se sabe.
Pero sus huevos ya están en un frasco de cristal en manos de su dueña. Me ha
dicho ella que piensa poner el frasco en un estante de la celda donde le
encierra por la noche, pero lejos de su alcance. Para que vea día a día lo que
entregó en su amor a ella.



- ¿Ha pasado la señora por caja a pagar la operación?



- Ahora va, mientras la bestia está en observación por si
hubiera hemorragia. Hasta luego.



- Hasta luego. Recuerda que tenemos una ablación de clítoris
y labios menores esta tarde. Comeremos juntas.



- Nati, disculpa, tu eres su Ama, pero yo soy la veterinaria
de tu gorrina, y tengo que decirte que ... vamos a ver cómo .... no es que la
cerda tenga razón. Eso es por descontado ... digamos ... que tu cerda acertó por
casualidad, como lo de la flauta del burro. Pero es cierto, y su instinto animal
lo percibe, que Negrita es un animal de muy baja calidad comparado con tu cerda.
Tu verás como gobiernas tu cuadra y los incentivos o castigos que das a las
bestias. Pero desde el punto de vista de calidad, te aseguro que la cerda le da
cien vueltas a la perra.



- Pero Mara, Negrita tiene 16 años y la cerda ya tiene 44.
Negrita está preñada de cinco meses y la cerda es difícil que pueda engendrar
ya.



- Mira, la perra negra esa que capturaste preñada en la calle
cuando ejercía como prostituta te gustará porque es esbelta aún incluso con su
baja barriguilla donde aloja la camada, tiene una piel de ébano de indudable
calidad, ojos de infernal atractivo, nalguitas duras y bien delineadas, unas
piernas interminables y unas manos que me embelesan incluso a mi. Pero no es
acorde contigo. Esa perra necesitaría una mano muy dura que no es de tu estilo.
Eres tan blanda que permites a tus bestias tener orgasmos. El caballo que yo
poseo tiene puesto un artefacto de castidad que restringe la expansión de su
hermoso pene desde hace dos meses.



- Quizá tengas razón, la verdad es que me cuesta doblegar a
Negrita.



- Está clarísimo. Puede que no seas consciente, pero es
indudable que has dedicado más esfuerzo a amaestrar y hermosear a la cerda, aún
no estando estabulada en tu casa, que a la perra que tienes acogida en ella. Eso
quiere decir que la cerda te es más afín y cómoda de regir. En tu lugar yo
arrendaría a la perra a un buen burdel, donde la tratasen con mano dura, y me
olvidaría de ella salvo para cobrar los réditos de sus servicios.



- Pero me da pena de Negrita.



- Ahí está tu problema. Eres blanda y esa perra negra lo
sabe. Es lista pese a su edad y acabarás siendo tu la dominada. Llévala a un
burdel, te rentará mucho con la barriga. Se paga bien. Y más siendo exótica y
bien adornada.


Y hablando de adornos. ¿has pensado ya en marcar a tu cerda?
Está en el punto en que conviene que todas la mañanas, al mirarse en el espejo,
vea tus sellos de propiedad y recuerde de inmediato que no debe tener voluntad.
Si tardas mucho se te puede escapar y volverse montaraz. Vamos, una jabalina en
lugar de una cerda.



- Verás, es una cuestión de dinero. Su marido ya no la folla
porque le gustan los arquetipos anoréxicos. Tiene una secretaria de esa
condición que le vacía los huevos habitualmente por lo que no necesita a su
esposa. Pero quiero esperar que él tome la decisión del divorcio de mutuo
acuerdo para quedarme con el 50% del patrimonio que correspondería a mi bestia.



- ¿Tienes pruebas de su enredo con la secretaria?



- Fehacientes.



- Te daré la dirección del abogado que llevó el caso del
adulterio de mi marido.



- ¿Es bueno?



- Ya te digo. Ahora mi marido es un eunuco sin pene. Yo misma
le extirpé los órganos. Orina sentado como nosotras. Y todo por no pagar lo que
le hubiera costado el divorcio.



- ¿Vives con él?



- Bueno, vive en mi casa, en una jaula en el sótano, come las
sobras, limpia la casa y cocina para mi caballo semental, mi hijo y yo.



- ¿Tienes en casa a tu esclavo a la vista de tu hijo?



- Mi hijo es mi mejor amante y duerme en mi cama
habitualmente. A veces me comparte con mi caballo y amantes eventuales. Otros
amos y tipos así que conozco y me caen bien. A veces usamos a mi marido. ... no
para follar claro.



- ¿Sabes que te digo?. Que voy a adornar y estampillar a mi
cerda ya. Tengo las suficientes pruebas contra su marido para sacarle toda su
puta pasta. Si tu abogado es tan bueno, por lo menos la mitad de su patrimonio
me lo llevo.



- Muy bien Nati. Si quieres lo hacemos ahora. Tengo tiempo
hasta la ablación en que tengo que ayudar a Nuria. Y tampoco resultaría
necesaria mi ayuda. En ciertos lugares de África se cepillan el clítoris con un
cuchillo de piedra.


Por cierto, este caso de ablación es el mismo que el de mi
marido pero en el sexo opuesto. Es una adúltera sorprendida en pleno pecado, que
se presta a que su marido la deje privada del placer sexual para siempre con tal
de no perder su estatus social ni dinero alguno.



- Pues anda, entremos y me adornas a mi gocha.



- Bueno ¿conoces la tarifa?. Yo te coloco las joyas a la res
en calidad de veterinaria, pero el coste de las joyas es aparte. Si la quieres
marcar con hierro candente, mi asistencia veterinaria cuesta lo mismo, pero el
herrero debe cobrar aparte por la confección del molde de la marca. Si quieres
hacerle un tatuaje eso no me concierne. Solamente se te cobrarán veinte euros
por cada hora de ocupación del cuarto de consulta para la tarea. Toda la
clientela está de acuerdo en que nuestros precios son los más baratos y además
con garantía sanitaria. Tu verás.



- Vale, entremos a la consulta y llama al herrero y al
joyero. Mientras, empieza a hacerle las perforaciones.



Nati y Mara regresan al cuarto de consulta donde la rolliza
cerda las espera sin atreverse a mover.



- Cerda, he decidido darte un nombre y estabularte en el
sótano de mi casa. Dejarás a tu adúltero marido y tu hijo para estar a mi
disposición permanentemente. El texto del contrato ya lo conoces desde hace
tiempo y estabas dispuesta a firmarlo. ¿Te reafirmas en tu voluntad de ser una
bestia sin derecho alguno salvo la vida ante esta testigo?



- Si Ama, renuncio a cualquier derecho de los humanos y
quiero ser su más solícita bestia dentro de la clasificación de porcino, como
hembra. En cuanto lo disponga firmaré el contrato de entrega como ganado.



- Me alegra que recuerdes la respuesta del protocolo de
sumisión de este caso particular. Tu veterinaria te perforará donde yo diga para
adornar tus carnes a mi gusto. Hoy ya no regresarás a tu hogar. Toma mi móvil y
despídete de tu hijo si lo deseas. También dile a tu marido que mañana le
presentarás una demanda de divorcio por adulterio culpable.



- Ama, agradezco su decisión sobre mi humilde condición
animal y, atendiendo a ella, renuncio desde ya a ninguna prerrogativa que
pudiese conservar como humana. No llamaré ni a mi hijo ni a mi marido. Desde hoy
usted es mi dueña y mi porqueriza y usted, con gran alivio por mi parte, decide
mi destino.



- Nati, ¡Qué gran animal has adquirido! ¡Qué sumisión! Si
algún día quieres tener una piara, que sea de lechones paridos por ella. Con la
edad que tiene te puede dar por lo menos cinco camadas. Yo te ayudaría a
proporcionarle partos múltiples. Si no tuvieras donde alojar tanto lechón, te
harías millonaria vendiendo en adopción las camadas.



- Anda, llama al herrero, al joyero y a tatuador.



.....



- Ahora vienen. Dime, donde piensas ponerle las joyas y de
qué tipo.



- He pensado que para una puerca no van bien los metales
nobles. Le pondré titanio. Todos los adornos serán inamovibles una vez que esté
terminada su mutación de humana a bestia, pero de momento quiero que sean
removibles. Me estorbarían para realizar ciertas maniobras sobre su cuerpo.
Quiero una argolla de unos 3 cm de diámetro y 3 mm de espesor en el tabique
nasal, colgando sobre el morro.



En los pezones comenzaré por colocarle unos resortes
removibles para estirar el pezón. Son unos muelles cónicos que perforan los
pezones y se apoyan en su base, en la aréola, estirándolos hacia fuera. Poco a
poco van creciendo. Pero también quiero conseguir de esta gorrina unas aréolas
bien prominentes, hinchaditas y oscuras, que destaquen bien, por lo que le
aplicaré tratamientos de vacío y para ello me estorbarían los muelles o
cualquier otro adorno. Cuando tenga sus ubres a mi gusto le colocaré unas
gruesas argollas ya definitivas.



Lo mismo pasa en el clítoris, quiero elongarselo con
tratamientos de succión como a los pezones, por lo cual el anillo que le ponga
también debe ser removible de momento. No así los labios mayores. Los tiene
abultados de por si, como me gustan, no los modificaré nada, así que le colocaré
tres argollas en cada labio con la finalidad de cerrarle la vagina con candados
o colgarle pesas cuando me plazca.



En los pulgares de sus pezuñas delanteras llevará unos anchos
anillos ajustados para que no se puedan sacar, mostrando el nombre de su dueña
en el derecho y su condición de ganadería porcina en el izquierdo. Conservará
además su alianza matrimonial para que recuerde lo que fue.



Otras joyas, éstas siempre removibles para su limpieza, serán
un collar metálico con argollas para imponer restricciones, unas ajorcas en sus
brazos y unas sobrias pulseras, también con argollas para restricción, al igual
que los grilletes de los tobillos.



- Veo que te lo tienes muy bien programado.



- Llevo todo un año adiestrando y transformando a mi cerda,
he tenido tiempo.



- Ah, mira aquí está el joyero.



- Buenos días señoras. En esta maleta traigo el muestrario de
joyas de piercing más habituales. Pero además tengo unos catálogos con fotos.



Nati seleccionó algunas piezas del muestrario y encargó otras
de los catálogos. El joyero quedó un tanto sorprendido del tamaño y grosor de
las argollas seleccionadas del catálogo, y que por su poco empleo no llevaba en
el muestrario.



- Señora, si me permite informarle, esas piezas solo se
emplean en esclavos o esclavas que no van a tener vida social normal, ya que se
evidencian bajo cualquier ropa.



- Son para la gorrina esa, y no va a tener más vida social
que aquella en la que pueda ir desnuda.



- Ah, comprendo. Irá a una cuadra de esclavos.



- Eso es. Bueno, más bien una piara.



- Pues mañana le tengo todo preparado. Esta tarde la llamo
para decirle el presupuesto. Buenos días.



. . . . . .



- Mara, si no tenemos los adornos no puedes perforarme a la
cerda hoy.



- No te preocupes, esa incidencia se daba por descontado, en
previsión de ello tengo unos juegos de barritas de diferente grosor con extremos
roscados que se insertan provisionalmente en las perforaciones y se rematan con
unas bolitas ajustadas a las roscas. A los pocos días se sustituyen por los
adornos elegidos y se esterilizan para un nuevo uso. Prepararé las cosas.



- Oye, Mara, si no te importa uso tu teléfono para llamar a
que me instalen en el sótano otra jaula para mi gocha.



- Ah, claro. Llama, no vas a tener a una bestia suelta esta
noche.



. . . .



- ¡Mara!, dice la doctora Nuria irrumpiendo en la consulta,
- Que lo de la ablación de esta tarde lo olvides, la perra tiene una infección y
así no es posible hacer la intervención. ¡Coño!, ¿Esta fascinante gordita que
está en la mesa ginecológica es la cerda de Nati?.



- Si, es mi lechoncita querida. ¿A que es encantadora?



- Y tanto. Hace tiempo que no veo más que esclavas tipo
modelo de pasarela. Esta si que es una magnífica hembra. Para perderse en su
carnes y alimentarse solo de sus jugos y su leche. ¿Es lactante?.



- No, pero Mara y su ginecóloga me han aconsejado hacerla
preñar.



- Pues comparto su opinión. Esta gorrina con barriga a punto
de parto debe ser una de las delicias del paraíso. Y no te quiero decir nada
después con sus ubres repletas. ¿Qué la estáis haciendo?



- Mara iba a hacerle las perforaciones para colocarle los
ornamentos. Ya sabes, las argollas en los pezones y todo eso.



- ¿Me dejarías probarla antes?, Ni Mara ni yo tenemos
quehacer esta tarde.



- ¿Por qué no?. Esta será la primera vez que la ceda,
conviene que se acostumbre.



- Mara, tu no quieres probar a la cerdita también.



- Por supuesto, si Nati nos la cede.



- Hecho. Inaugurad las dos el uso de esta res que me ha
costado un año criar. Choncha, que ese será tu nombre, levanta de la mesa y
obedece a las señoras.



- Si mi Ama. Voy a hacer todo lo posible para que las señoras
queden satisfechas y usted orgullosa de mi humilde persona.



Splasss ...



- Esta bofetada, Choncha, es para recordarte que no eres
persona. Eres un animal.



- Si Ama, no volverá a suceder.



- Pues vamos al sótano, donde tenemos un gabinete muy bien
instalado. Esta bestia no va a dormir esta noche. Entre las perforaciones y la
fusta que voy a usar en su coño será difícil que concilie el sueño.



- Yo iba a mi consulta a limpiarme el culo con una toallita
dodot para bebés porque el papel higiénico que compra el gerente de esta clínica
es asqueroso, pero ahora ya sé como limpiar mi culo.



- ¡Ala! Vamos. Y mientras charlamos sobre los tatuajes de la
cerda y su marca al hierro candente.



Chlorpp.



- ¡Andá! La cerda pierde pierde flujo por el coño y se le cae
al suelo. Pues si que está caliente. Le meteré un tapón, no sea que vaya
manchando el suelo de los pasillos.



- Vamos allá, te aconsejo que con respecto a sus ubres se las
......




FIN




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: La cerda
Leida: 20263veces
Tiempo de lectura: 13minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



cuentos sexosexo duro con caballosincesto relatos eroticossadomaso pornrelatos supositoriomasturbacion femenina xxxabuelas se masturbanme cojieron en la prepa relatohermano follandome follo a mi prima tetonaabuelas muy viejasmilitares gays follandomujeres violadas xxxxxx de viejosHistoria para leer de mujeres trolas cojiendo a espalda de sus maridoscompartiendo a la esposarelatos swingerrelatos reales de mujeres infielesporno nieto y abuelapaquete pornomachos gay pornodepilando coñosfeliz cumpleaños pornoorgias en escuelascuentos eroticos onlinesuegras desnudasgemelos masturbandosecomics amor filialporno muy peludometiendo mano bajo la faldapornos arabesbanando a mi vecinita de ocho anos porn relatorelatos de eroticossexo cachondoporno con jugetesrelatos con virgenes haayyyy mi culitomi amigo me violorelatos porno mi piercing mi marca esclavapormo gratis españolrelatos porno transexualrelatos eroticos menorbakunos ba-krelatos gays hermanossexo lesbico en la playafollando con un mendigorelatos eroticos banandome con mi hijaporno gratis de monjasrelatos heroticos gayabreme el culotrios con travestiscoños meadosjuguetes eroticos lesbicosfollando con borrachaincestos relatosmi tia tetonaspanking chicosrelato erotico de mujeres infieles follando con el albañil sin salir de su casasexo maduritosviudas maduras follandofamilia con pene enorme relatosrelatos eróticos xxxamas de casa follando con el vecinoporno relatos de incestofollo a mi tiapodno gratisrelatos eroticos duchaporno chatstravestido pornofollando a una mulataporno tacones altostodo relatos no consentido