webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Una pareja madura



Relato: Una pareja madura

Una pareja Madura


A continuación,les narraré, el modo en que aprendí a
disfrutar de mi sexualidad .


Hasta hace un año,yo era la tipica mujer dueña de
casa,tranquila,hogareña. Con mi marido,tenemos dos hijos en edad escolar y
vivimos en una villa de un barrio de clase media .


Mi marido, trabaja como empleado administrativo en una
importante empresa de la construcción. Soy una mujer de 39 años,bastante común.
Sencilla en el vestir y tambien en lo que se refiere a maquillajes y esas cosas.


.


Deben saber también, que hasta la experiencia que a
continuación les contaré, mi marido, habia sido el único hombre con el cuál
habia tenido sexo. Nuestra vida sexual me resultaba satisfactoria.Nunca le habia
dado otra connotación al sexo y tampoco estaba dentro de mis planes darle mayor
importancia que la debida.


Mi marido, Hector, es muy buen hombre, trabajador y mejor
padre.Un hombre un poco más alto que yo, delgado y atractivo.


En cuanto a mi, soy de piel blanca, mido aproximadamente
1,60.cabello claro, corto hasta los hombros.Con mi cuerpo, estoy conforme, a
pesar, de algunas rebeldes huellas, producto de mis embarazos,Mis
pechos,medianos y por naturaleza, de pezones grandes y gruesos.


Aquel día, como siempre la hacia, a media día, después de
asear la casa y todo lo demás, me dí una refrescante ducha y luego salí a
comprar algunas cosas que me hacian falta, para la preparación del almuerzo.


Muy cerca de mi casa, en la villa, convive una pareja, ellos
son :Doña Elvira y Don Mario, los acostumbro a llamar así, pués son, ambos,
mayores que yo. Ella tiene 48 años y él 54.Pués bién, ellos se instalarón con un
pequeño almacén anexado a su casa, con el cuál proveen a los vecinos de la villa
,de productos básicos.


Ellos, solo conviven, ella viuda, sin hijos y él separado,
con hijos, pero ya adultos y casados.Ambos, gente de esfuerzo y con poca
educación,pero simpaticos ambos.Como usualmente lo hacia, me dirigí a su almacén
a comprar algunas cosas.


Extrañamente, me encontré con que no estaba abierto, para ser
día de semana, era extraño.Como ya los conocia, fue que me animé a tocar el
timbre de su casa, ya que, lo que necesitaba, se me ocurrio que me lo podrían
vender igualmente.


Asomó doña Elvira, se acercó y mientras me explicaba que
tenian cerrado porque Don Mario estaba de cumpleaños y habian decidido abrir más
tarde ese día, noté en su aliento un ligero olor a alcohol.


Me invitó a pasar un momento, como necesitaba las cosas para
el almuerzo, acepté.


En el living de la casa, se encontraba Dn Mario, con una copa
de vino en la mano, detrás mio, sentí que ella cerraba la puerta.


Dn Mario, se levantó y me dijo: adelante vecinita,sientese
con nosotros un momento, estamos celebrando mi cumpleaños con la Elvira,
acompañenos....no gracias, le dije, estoy algo atrasada con mis cosas¡....vamos,
insistió, es solo un rato..acompañenos y tomándome del brazo me condujo al
sofá..Elvira, tráigale una copa a la vecina, para brindar con ella.


Doña Elvira, volvió con una copa,en la cuál me sirvió vino.


La verdad, a Mario, se le veia bastante bebido. El se sentò
justo de frente a mi y Doña Elvira en otro sillòn entre èl y yo.


Me comencè a sentir bastante incomoda, puès Dn Mario, miraba
mis piernas de una manera para nada disimulada.


Nunca lo habia visto en ese estado, era un tipo màs bièn feo,
semicalvo, bigotes gruesos, con aspecto desaseado.Me daba un poco de asco, ver
como se acariciaba la panza, puès tenia la camisa absolutamente abierta y fuera
del pantalón., era un hombre muy velludo, sin haberlo visto, por lo que
mostraba, me imaginaba que debia ser de esos hombres peludos enteros.En verdad,
era un hombre que no me provocaba absolutamente nada, era un hombre corpulento y
eso hacia que se viera pequeño, puès èl, era un poco màs alto que yo.


Por otro lado, Doña Elvira, era como de mi estatura, una
mujer maciza, de esas tipicas mujeres pechugonas y y con una gran cola,su pelo
rubio, teñido de una manera exagerada, a pesar de lo macizota, gustaba de usar
vestidos ajustados, que aumentaban aùn màs su talle.Màs bien, parecia una de
esas mujeres que administran un burdel.Excesivamente maquillada y gustosa de
usar aquellos perfumes baratos y muy pasosos.


Realmente me sentia incomoda, apenas probaba el vino, no
tenia la costumbre, ni menos a esa hora del dìa.


No habian pasado ni diez minutos y le pedi a Doña Elvira que
por favor me trajese lo que necesitaba, ella me dijo que estuviera tranquila,
era demasiado pronto para irme.Don Mario, conforme bebia màs vino, no cesaba de
mirarme las piernas, yo hacia esfuerzos con mis manos para tratar de cubrirlas
màs con mi vestido, que para colmo y como hacia tanto calor, era algo muy
liviano y algo corto.


De pronto, Elvira hizo un brindis, con lo que me obligo a
beber màs vino.Ella, para mi sorpresa, se levantò y le subio el volumen a la
musica y le pidiò a Dn Mario que bailara con ella.


Este la abrazo gustoso y la apreto contra su cuerpo, notè que
algo, èl le susurraba al oido y se reian, de pronto, para mi sorpresa, el bajo
las manos desde la cintura de ella, hasta su trasero y se lo agarrò
descaradamente, lejos de molestarse, ella lanzo una carcajada y se dejo tomar
asi en mi presencia.La escena ya estaba llegando a niveles para mi,
intolerables, puès ella, muy apegada a èl y agarrada de ese modo, tenia ambas
manos puestas en el pecho desnudo de èl y se podia ver sus dedos que jugaban con
los vellos canos de ese hombre.


Termino ese tema, momento que aproveche para ponerme de pie e
insistir con lo pedido a Elvira. Ella, ya sacandome de mis casillas, me propuso
que mientras hiba a buscar lo que necesitaba, bailara un tema con Dn Mario, me
neguè rotundamente, acercarme a es hombre en esas condiciones, me daba asco,
pero èl insistiò con que era su cumpleaños y era un baile nada màs, que no me
quedò otra alternativa que aceptar y rogando que pasara luego el tiempo, puès me
sentia con la necesidad de salir de allì.


Obviamente, no aceptè bailar apegado a èl, haciendo grandes
esfuerzos por mantenerlo a raya y que no se acercara demasiado a mi.


Elvira desaparecio un rato, suponia que a buscar mis
encargos,momento que èl aprovecho, para de un solo esfuerzo, pegarse a mi y
apretarme con su brazo en mi cintura hacia èl.


Por favor Don Mario, me ahoga, por favor dejeme.El, lejos de
hacer caso, acerco su rostro a mi cuello y descaradamente me olfateo..mmmmm,
vecinita, huele uds muy rico, se me hace que recièn bañadita ehhh??....que asco
sentir su aliento a vino y el sudor pegajoso de su pecho.


Por favor, basta, le dije, tratando de a separarme de èl,
una terrible sensación de panico se apoderò de mi, cuando senti que la mano que
estaba en mi cintura, bajo hacia mi trasero y lo agarrò fuertemente, como la
tela era muy delgada, senti que me lo hundia con sus dedos entre mis
nalgas….Pero que hace viejo asqueroso..suelteme….Sra Elvira..por favor..venga
rapido, alcancè a gritar antes de que pusiera su otra mano en mi trasero y con
ambas manos, me hiciera tàl presiòn, que pude sentir su cochino pene en mi
pelvis.


Instintivamente, en esa posición, puse mis manos sobre su
pecho y tratè de hacer fuerzas para separarme de èl. El sonriendo, me miraba y
sus ojos delataban que estaba muy excitado, entonces tratò de buscar mi boca con
su asquerosa lengua..Noooooo, dejeme..nooooo.Esta muy deseable vecinita, muy
rica, y yo estoy muy caliente..nooooooo sueltame viejo degenerado,,,,,jajajja el
riò, sentia una impotencia tàn grande, el viejo era demasiado fuerte para mis
esfuerzos, el hedor a vino que provenia de su aliento, no lo soportaba, su
lengua asquerosa lamieròn mis labios, los cuales mantenia muy apretados.


Cuando apareciò Elvira, me sentì un poco aliviada, el tipo
prácticamente me tenia en vilo agarrada por las nalgas……por favor sra, ayudeme,
su marido se ha vuelto loco. Ella se acercò, grande fuè mi sorpresa, al
escuchar que ella le decia a èl: Tù si que erès caliente Mario, hibas a comenzar
sin estar yo presente?.....una sensación de panico indescriptible, me recorriò
entera, cuando siento que ella se pone detrás mio y me acaricia la cadera por
sobre el vestido..noooooo, que hacen, son un par de degenerados…ella,
acariciando suavemente mi cadera, me dice: Calma preciosa, ya cambiaras de
opinión, hace mucho timepo que formas parte de nuestras fantasias, de hecho,
hace mucho que Mario imagina que es a tì a quen se estaba culeando cuando estaba
conmigo…..y por fin, ahora, lo haremos realidad..tranquila, ya veràs como lo
vas disfrutar, vas a sentir un hombre distinto al debilucho de tù marido, vas a
sentir un macho de verdad..ya lo veras y te aseguro, que te daras cuenta que no
has sentido un orgasmo como te lo harà sentir mi hombre.


Nooooo, dejenme, por favor noooo, no me hagan èsto…por favor,
mientras èl me afirmò fuertemente, ella, con un pañuelo de seda, atò
fuertemente mis manos por detrás mio y juntos me hicieròn sentar en el sofà. Al
hacerlo, el vestido se me subiò hasta las altura de los muslos y me encontraba
inhabilitada para poder hacer algo..La impotencia de sentirme asi, hizo que unas
lagrimas salieran de mis ojos.


Entonces ella dijo, lo primero es lo primero, quiero que
observes el tipo de macho que te poseerà. Frente a mi, a mis ojos, ella le sacò
la camisa completamente a èl, que me miraba como deseoso de poseerme.Ella, por
detrás de èl, lo abrazo hacia delante, acariciandolo completamente, era un
hombre esteticamente feo, peludo, guatòn.Entonces, ella, paso las manos por
debajo de su gran panza y soltò el cinturón que sujetaba el pantalón añoso.Yo
miraba moviendo la cabeza frenéticamente de a un lado a otro y tratando de zafar
mis manos, que por la posición en que estaba, me dolian.


Vi caer el pantalón al piso y un calzoncillos grande, que
alguna vez fuè blanco, cubria las partes asquerosas de ese desagradable hombre.


Nunca habia visto un hombre tàn intensamente velludo.Ella,
mordiendo el hombro de èl y mirandome fijamente, metiò ambas manos dentro del
sucio calzoncillos y acariciaba su paquete por debajo de la prenda. Esto lo
dejaremos puesto, mantendremos el misterio..dijo ella.


Acariciando los muslos gruesos de Mario, fuè bajando hasta
llegar a sus zapatos, los cualès desabrochò y los quitò.Le quitò los pantalones
completamente, de modo que el desgraciado quedò solo en calzoncillos y
calcetines.Un desagradable olor a pies, comenzò a inundar la habitación. Sentia
asco y no atinaba a decir nada, solo unas ganas enormes de vomitar y huir de
allì.


Entonces, la mujer, se puso delante de su hombre, de espaldas
a èl. Mario, hizo a un lado el cabello de ella y bajo el cierre de su vestido,
luego, deslizò ambos tirantes hacia el costado y comenzò a jalar hacia abajo el
vestido. Cuando cayò al piso, ella quedò en ropa interior, parecia una puta
ordinaria, puès sus grandes senos lo cubrian un sostén negro, lleno de encajes,
luego, màs abajo, un portaligas sostenia sus medias negras y debajo del
portaligas un gran calzòn negro, para nada sexy, cubria sus partes bajas.


Tambien tenia una barriga, que lo ajustado de su vestido,
ayudaba a disimular.


Ahora, preocupémonos de tì ..amor..dijo ella caminando hacia
donde me encontraba yo. Nooooooo, dejenme viejos cochinos..los delatarè a la
policia si me tocan….ya veràs, ya veràs…no creo que te quedèn ganas de hacer
eso.


Entonces entre ambos, me voltearòn, no les resultò para nada
facil, puès trataba de defenderme como podia, me pusieròn de rodillas sobre el
sofà, con mi cara apoyada en el respaldo de èste…Por favor, me hacen daño
..dejenme, dije comenzando a sollozar…..El, se puso por detrás del respaldo, de
frente a mi cara, entonces ella, mientras el me afirmaba con fuerza, soltò en
pañuelo que ataba mis manos,he hizo que las apoyara en el respaldo del sofà,
entonces Mario, me las afirmo furtemente.


Quitemos, èsto, que molesta, dijo ella, al momento que me
sacaba uno a uno mis zapatos….por favorooor, detenganse..por favooor….nooooo, es
lo ùnico que atinaba a decir mientras me retorcia tratando de zafarme.


Ella, de pie detrás mio, atrapò mis piernas con las de ella,
de modo que me inmovilizò completamente. Acto seguido y ante la lujuriosa mirada
de èl, comnzò a subir mi vestido hasta la cintura, dejando mi trasero expuesto.


Mmmmm..mira mario, que piel tàn blanquita tiene, dijo ella,
mientras sus sucias manos acariciaban mis nalgas a su antojo..noooooo, por favor
,nooooo entre sollozos balbuceaba yo.Tranquila preciosura, me decia
ella..tranquilita, al momento que metia sus dedos bajo los pliegues de mi calzòn
y luego lo recorriò por los bordes haciendo que èste, al tirarlo hacia arriba,
se metiera completamente entre las nalgas..uffffffff decia èl, vamos elvira,
comete ese potito delicioso, quiero verte.


Entonces ella, tomò mi calzòn y lo bajo hasta mis rodillase
inmediatamente sentì sus manos apretar mi trasero con fuerza.


A ver mamita, dejame ver, sus manos habrieròn mis nalgas y
sus dedos rozaròn mi ano…uyyyyy que rico culito tienes cariñito, dejame
probarlo.Nooooooooooo, fuè lo que escapò de mis labios cuando sentì que pegaba
su boca a mi ano.


Mmmmmmmm, rica.mmmmmm y comenzò a chuparlo, noooooo, entre
sollozos..por favor, nooooo.


Me sentia tàn impotente, tàn ultrajada..nooooo, ella
continuaba chupando y lamiendo, mientras èl la animaba. Eso mi vida….chupala,
calientala bièn.


Ella aflojò la presiòn que hacia con sus piernas en la mias,
pero solo lo suficiente, para que con sus manos y sin dejar de lamer mi ano, me
habriera un poco los muslos.


Cerrè los ojos y me mordì los labios, puès sus dedos se
apoderaròn de mi vagina, mientras no cesaba de lamer el ano.


Sabia, que no podria por mucho tiempo abstraerme a sus
deseos, pero me negaba completamente a sentir nada.


Un noooooo desgarrador escapò de mi ser, cuando me penetrò
fuertemente con sus dedos. La muy puta, sabia que solo era cuestión de tiempo y
yo no queria y luchaba interiormente para sentir.


Sus dedos se retorcian en mi interior, mientras ella besaba y
mordia mis nalgas, luego comenzò a entrar y salir de mi vagina. Uyyyyyy
amorcito, relajate, ves como tu chorito se està poniendo calentito?...era
verdad, la muy cabrona me estaba comenzando a humedecer.Igualmente me negaba a
continuar, trataba de pensar en mi marido, en mi familia, pero ella continuaba
moviendo hábilmente sus dedos.


`Por un momento, ella me dejò, pero siempre afirmando mis
piernas con las suyas, entonces me voltee y ella me mirò sonriendo
maliciosamente mientras se sacaba el sostén.Sus pechos era enormes y tenia unos
pezones chiquitos para esas tremendas tetas.


Entonces, nuevamente se inclinò sobre mi, pero èsta vez,
hasta alcanzar mi cara con la suya…..Te voy a transformar en una gran putita
mijita, te voy a calentar tanto, que pediras a gritos la pichula de mi
hombre…que a proposito…aùn no la has visto?....te la voy a presentar. Cargandose
en mi espalda, estirò un brazo hacia el calzoncillos de èl y lo bajo un
poco.Apareciendo un pedazo de carne semiflacida, pero aùn asi, era enorme.De su
miembro emanaba un fuerte olor a miembro .


Te gusta ¿…ya veras como si te gustarà.


Entonces nuevamente se deslizo hacia atrás y habriendo mi
trasero, comenzò a lamerme entera, bajò un poco con su boca y un estremecimiento
me recorriò entera. Su lengua,mientras sus dedos se metian profundamente en mi,
comenzò a buscar la zona donde se aloja mi clítoris, no siendole difícil
encontrarlo.El movimiento habil de sus dedos, su lengua y sus labios atrapando
mi clítoris, hicieròn estragos en mi.


Ella lo sabia y conforme yo apretaba mis dientes para no
dejar escapar un gemido delator, podia sentir que mi vagina se humedecia
abundantemente.Ella se encontraba muy caliente, pues me chupaba el sexo de una
manera enfermiza, mientras balbuceaba>: así,,, ves?..mojate mijita.mmm y chupaba
y penetraba.


Eso cariñito, calientote, te gusta verdad?..ves Mario, ya
esta comenzando a calentarse……con las ùltimas fuerza de voluntad que me
quedaban, trataba por todos los medios de no entregarme, pero cuando sus labios
atraparòn mi clítoris hinchado, lancè un gemido descontrolado…mmmmmmmmmm,
noooooo…por fav……mmmmmm, ella insistiò con la caricia y conforme fluian de mi
sexo los inevitables flujos del placer, ella lamia el interior de los muslos y
nuevamente se apoderaba de mi sexo.


Ya no podia màs, la excitación me descontrolaba, prueba de
ello, es que de repente y sin voluntad, comencé a mover mis caderas contra esa
sucia y caliente boca .aaaaaaa.


Mario, al darse cuenta de mi entrega, soltò mis manos,
entonces tomò una de ellas y la llevò a su miembro, tratè de resistirme, pero el
placer que me prodigaba Elvira, hizo que agarrara ese pedazo de carne con ambas
manos y comencè a pajearlo con ellas.


Conforme sentia que me hiba a correr en la boca de Elvira,
mis manos pajeaban intensamente la pichula de Mario.Ahora, el olor que en
principio me parecia asqueroso, me despertaban los màs ocultos instintos de
mujer.


Tanto asi, que la llevè a mi boca y comencè a chuparla como
enferma de la cabeza. Fuè entonces, que sentì un rayo electrizante en mi
interior y me dejè ir en un prolongado e inabitual orgasmo.Elvira, no hacia màs
que, entre gemidos de su parte, beber todos los jugos que emanaban de mi sexo.


Mientras estoy chupando el pico de Mario, ella se pone de
pie, me libera las piernas, para luego subir aùn màs mi vestido, de modo, que
lo puso completamente apiñado casi en mi cuello.


La pichula de Mario, ha crecido mucho en mi boca, cada vez me
es màs difícil meterla en ella. Mientras la pajeo, la observo, es muy gruesa, su
cabeza està hinchada y colorada, es inmensa y nuevamente la chupo, mientras el
me acaricia el cabello.


Entonces, siento que Elvira nuevamente se pone a mis
espaldas, apoyando sus tetas en ella,Siento que està sin calzones, puès puedo
sentir los gruesos y abundantes pelos de su vagina en mis nalgas.


Pone su rostro cerca del mio y mientras me besa y muerde el
cuello, siento que sus manos, por debajo mio, levantan las copas de mi sostén y
liberan mis senos.


Inmediatamente sus dedos atrapan mis pezones y juegan con
ellos, entonces, continua besando y mordiendo, mientras refriega su zorra
peluda contra mi poto, como si me penetrara.Mientras lo hace, me susurra: Erès
rica mijita, eso, chupa el pico de mi hombre…te gusta ¿..rico, ya lo vas a
probar y sin soltar mis pechos, cada vez se refriega màs rapido, dejando mi poto
mojado con sus liquidos.


Me siento tàn caliente por la situación, que al adivinar que
se va avenir, le muevo mi poto y se lo paro contra ella.


Nuestras bocas se encuentran en la pichula de Mario y dejo
que mi lengua se enrede con la de ella.


Oooooo cosita rica, alacanza a exclamar, cuando siento que
presiona con fuerza su zorra contra mis nalgas y temblando, me comienza a
inundar con sus liquidos, tàn abundantes que puedo sentir como èstos me mojan
completamente.


Ahora amor, me dice ella, sin dejar de acariciar mis pechos y
besandome el cuello, vas a sentir a un hombre de verdad.


Entonces, se pone de pie y remplaza a Mario a la cabecera del
sofà.Este camina hacia detrás mio.


Mientras, elvira acaricia mi espalda, entonces Mario se pone
en la posición que antes ocupaba ella, dejando ambas piernas entre las de èl, al
moverse para acomodarse, me hace sentir su pedazo de carne en mis nalgas y
nuevamente un rayo me recorre.


Lo deseo, deseo su pico, entonces le pido que se ponga
condòn. Su respuesta me inquieta: No..nada de condòn…por favor dile que se ponga
Condòn le digo a Elvira, tranquila bebè, si te embarazas de èl, mala suerte,
pero la cosa es sin condòn. Noooooo, eso noo, por favor, entonces el pone la
cabezota en mi sexo y de un solo empujon me la mete hasta la mitad. Siento que
me esta partiendo, puès es demasiado gruesa, empuja otro poco y de un golpe, sus
enormes testículos peludos golpean mis nalgas.Una sensación de ahogo me invade,
entonces sin miramientos, pasa sus enormes brazos bajo mi y sus inmensas manos
agarran mis tetas.Entonces, comienza a sacarlo y meterlo, arracandome gritos de
placer al sentir las paredes de mi vagina rozadas por ese pedazo de carne, para
colmo, el hace que mis piernas se junten al apretar èl las suyas, haciendo que
su miembro se sienta aùn màs inmenso.


Frente a mi, Elvira, apoyada a la pared, se masturba viendo
mi posesión. Ya no me importan el olor sudor, ni el tufo a vino de ese hombre,
èl, pone su cara al lado de la mia y se mueve tàn exquisitamente, haciendome
sentir el placer de su penetración.Su pichula entra hasta el fondo y luego sale
hasta la cabeza, nunca me habia sentido tàn profundamente penetrada, las paredes
de la vagina, se contraen como quieriendo atrapar ese pedazo de hombre.


El a mi lado, me besa y lame las mejillas y me susurra: Tu
marido te culea asi?..ehhh?, dimelo putita…es como yo?....Confundida pero muy
caliente, le respondo: No papito, tu si eres un hombre de verdad, un
macho….si?..pergunta èl…soy tù hombre ahora?...uffff si, eres mi hombre, te
gusta mi pichula?..siiiiii, dame papito con fuerza..ohhhhhhh.


Elvira, escucha todo nuestro dialogo caliente y puedo
observar como sus manos refriegan intensamente su zorra peluda.


Los orgasmos que me procura ese hombre, son tàn intensos y
continuos, dale papito rico, parteme el chorito, así…Quieres que te gaha una
guaguita putita?..ohhhhh si amor, preñame, hazme un bebito. Entonces sus
apretones y la forma en que comienza a moverse, me indican que se va a ir
cortado.


Siento que su pichula sale completamente y cuando comienza a
entrar de nuevo, un chorro caliente me inunda muy adentro, haciendo que me corra
con èl, sus chorros son interminables, mis manos dejan de apoyarse en reslado
del sofà y los estiro hacia atrás, abrazandome a èl de esa forma, sigue
chorreando dentro mio, cuando mi boca busca la suya y lo beso ardientemente.


Suavemente retira su pichula de mi interior y se deja caer
sobre el sofà, de espaldas, aùn con mis calzones a la altura de mis rodillas y
mi vestido arrugado en mis hombros, me tiendo a su lado, agotada y satisfecha.


Elvira se acercò, bueno..rico no?..ahora prepaparè algo de
comer, los dejo solos, no se porten mal..eh??y lazo una sonrisa màs que
maliciosa.


Allì estaba yo, recostada al lado de ese hombre, desnudo y
semidormido.Realmente asi, empelotas, parecia un animal.Toquè mi sexo, estaba
pegajoso y adolorido, observè mis muslos y tenia semèn en las partes interiores.


No podia creer que ese tipo, maloliente y feo, me habia
poseido y lo que es màs, habia depositado todo su semèn en mi interior.Mario
dormitaba y yo lo observaba, el olor a sudor de su cuerpo, el olor a hombre, el
olor intenso de su sexo, que aùn asi como estaba, flacido, era definitivamente
de mayor tamaño que el de mi marido estando erecto.Sus calzoncillos sucios aun
en sus rodillas, daban un espectáculo maloliente.Pero debia reconocer que me
habia hecho gozar, como nunca lo habia hecho.En ese momento entendì, que nunca
con mi marido, habia explotado de esa manera y de algún modo, ese sentimiento,
me hacia sentir posesiòn de èl.


Pensando todas esa cosas, me sorprendi acariciando los muslos
fuertes y velludos de ese macho, acariciè su panza y no me di ni cuenta, me fuì
acomodando a su lado, quedando de costado a su cuerpo.


Me quitè el calzòn y me saquè el vestido, asi, completamente
desnuda, alcè una pierna y la puse sobre sus muslos.


Lo observè, pero èsta vez, me dì el placer de acariciarlo
completamente, su pecho, sus tetillas.Nuevamente, mi cuerpo comenzò a llenarse
de deseo, mi sexo, comenzò a frotarse contra su muslo mientras mis mano recorria
su cuerpo.


Mi piel blanca, contrapuesta contra esa masa morena y peluda,
me erotizaba por completo.Mi mano, recorrieròn el interior de esos grandes
muslos y sus inmensos testículos, luego, mientras besaba su pecho, esa mano
avida de tocar y acariciar, tomò su miembro flacido y comenzo a
masturbarlo.Mientras lo hacia, lo besaba, lo mordia, fuè tàl la calentura que
fuì adquiriendo, que mi lengua recorrio impúdicamente su axila proxima.


La frotaciòn de mi chorito contra su muslo, se fuè haciendo
constante y suave, mi sexo, humedo ya, comenzaba nuevamente a reclamar lo que
recièn habia conocido.


Besè su barbilla, su cuello, rocè un pezon de mis pechos,
contra su torax .Me encontraba excitada, mis pezones parecian que querian
reventar, duros y gruesos hasta causarme un delicioso dolor.


Mi mano, pajeaba con mayor vehemencia su miembro, pero hacia
falta algo màs, entonces, mientras el dormitaba, fuì bajando por su cuerpo,
besando, lamiendo, mordiendo, tirando con mis labios su alfombra de
pelos.Cuando tuve su miembro a mi alcance, lo observe detenidamente, mientras mi
mano, hacia que el forrito cubriera y descubriera su cabezota.


Lo besè, y comencé despacito a chuparlo, era increíble, me
abracè a sus muslos y lo chupè con un placer inusual en mi, como queriendo
atrapar eternamente en mi boca, ese pedazo de carne deliciosa.Mi mano, apretaba
suavemente sus testículos, hasta que me dì cuenta que nuevamente comenzaba a
despertar.


Sentì su mano en mi cabeza y sus gemidos de aprobación, la
pichula se fuè poniendo gruesa de nuevo, se fuè poniendo dura.


El gemia, que manera de transformarse es pedazo de
carne,ahora era un mastil duro y cabezon, el cual yo chupaba como el màs
delicioso de los dulces, Lo frotaba en mis mejillas y termine frotandolo contra
mis pezones y pechos.


Ya no podia seguir esperando, le saque completamente el
calzoncillos, hice que se sentara y habri completamente sus muslos.El
maravillozo y nuevo paisaje que se me mostraba, hizo que recorriera con mi
lengua desde el interior de sus rodillas, subiendo por el interior de sus
muslos hasta alcanzar esa bolas de hombre, las cuales chupe, para luego seguir
subiendo por el tronco de su pichula, hasta la punta.


Me puse de piè, me sentè con las piernas abiertas sobre èl,
de frente a èl.Tomè su pichula con una de mis manos y la guiè a mi sexo.


Cuando la sentì, lanzando un gemido del alma, me dejè caer
sobre ella, despacito pero constante, hasta sentir que ya habia màs que meter.


Con los ojos entrecerrados por el placer de sentirme asi de
llena, tomè su cara y la conduje hacia mis pechos.Estaba allì, ensartada, sin
moverme, disfrutando como mi hombre me chupaba los pechos, ararncandome gemidos
intensos, mientras mis manos acariciaban tiernamente su cabeza.


Le roguè que succionara mis pezones, al mirarlos hacia abajo,
se veian inmensos y toda una gama de sensaciones me envolvia, cuando su boca los
atrapaba.


Mientras èl me chupaba de ese modo, apoye mis manos en sus
hombros fuertesy aùn a pesar de su enorme panza, comencè a moverme rítmicamente
mis caderas de adelante y hacia atrás.


Nuevamente, mis jugos, comenzaròn a fluir de mi interior, era
exqusita la sensación de moverme de ese modo, mientras èl me chupaba eternamente
las tetas.


Gimiendo como perra en celo, y moviendo mis caderas màs
rapido, alcancè un orgasmo de locura.Temblè entera y mi cuerpo se puso rigido,
mientras mi chorito, se contrajo de tàl modo, que los musculos de ella,
apretaròn ese pico maravillozo que me poseia.


De mi entrepierna, sentia que fluian tàl cantidad de
liquidos, que mediò la impresión que me habia orinado.


Agradecida y caliente, me abracè a èl y lo besè
apasionadamente mientras sus manos agarraban mi poto.


Continuè moviendome, pero èsta vez, subia y bajaba y luego,
circularmente.Me abrazaba a èl, lo mordia, lo besaba, le decia:Papito rico, tù
pichula me tiene loca papaito….


Te gusta amor?..me preguntò…ohhhhh si papito,…erès mi hembra
ahora?...si mi amor, tuya, solo tuya, ahora erès mi hombre, mi macho.


Me vendras a ver cuando quieras pico?.....vendas a ver a tù
hombre?..siiiiii, cada vez que desee una rica cachita, vendrè a ti .


El me abrazò e hizo algo, que ni a mi marido le habia dejado
hacer, humedeciò sus dedos con mi jugos y me penetrò el culo con ellos.Me causò
dolor, pero no me importaba, lo sentia mi hombre y me calentaba tanto, que
estaba dispuesta a cualquier cosa con tàl de darle en el gusto.


Sus dedos se movian en mi interior y su pichula en mi
chorito, me abracè a èl intensamente.


Abrazate bien a mi, me dijo, entonces, sacando los dedos de
mi ano, me tomò por las nalgas con firmeza y se levantò del sofà, llevandome con
èl.Cuando estuvo de piè, lo abracè con mis piernas, ensartada tàn profundamente
en esa posición.


Caminò conmigo, primero hasta la cocina, donde estaba Elvira.
Al vernos, ella sonriò y acercandose por detrás, me diò unas palmadas en las
nalgas y dijo: Goza linda, vayan y gocen solos..en privado. Entonces, èl
encaminò hacia el dormitorio.


Una vez dentro, cerrò la puerta. Me apoyò contra una pared y
afirmò fuertemente las nalgas, entonces, comenzò a culearme de una manera
bestial, nunca me imaginè que me culearian en esa posición y que una pudiera
sentir tàn profundamente el pene de un hombre.


Lo besaba y mordia como loca, parecia que los orgasmos venian
uno tras otro, me daba la impresión que me meaba sobre sus pico.Despues, me
depositò en la cama, de espaldas, habriò mis piernas y nuevamente me la clavo
entera, me tenia afirmada las piernas con ambas manos, abiertas, tomadas por
los tobillos y me hacia sentir su pichula entrando y saliendo de mi.El se
prodigaba la visiòn de ver mi sexo penetrado por el suyo.


Entonces, de pronto comenzò a balbucear cosas: Mamitaaa, me
voy a correr, entonces soltò mis piernas poniendola en sus hombros y saco sus
pichula, justo en el momento en que comenzò a eyacular.


Me hizo sentir sus potentes chorros en el exterior de mi
chorito, luego lanzò hacia mi vientre, hacia mis pechos, cuando bajo mis
piernas, se hizo hacia delante, mientras mis manos desparramaban el semen que
habia llegado a mi pechos, su pico alcanzo a lanzar semen en mi boca, mientras
tenia mi ùltimo orgasmo, le chupè la pichula para tragarme todo lo que quedaba.


Fuè maravillozo, nos relajamos juntos, yo abrazada a èl,
agradecida por que, a pesar de mi marido, èl habia sido mi primer hombre
realmente, aquèl, que estoy segura, todas las mujeres soñamos, aunque no
queramos admitirlo, ese hombre, que te lleva al paroxismo como hembra.


Lo que sucediò después y sigue sucediendo, hasta ahora, lo
comentarè despuès .


Un beso


Andrea




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 4
Media de votos: 9.25


Relato: Una pareja madura
Leida: 22298veces
Tiempo de lectura: 19minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



mi culitobuscador relatosrelatos eroticos el pederastarelatos infielmi mama se masturbarelato gaysporno viejas viciosassado pornorelatos porno violacionporno madurssporno corrida de mujerhistorias incesto gayhigh school musical pornoexhibiendo a mi mujerrelatos eroticos en el metrorelatos eroticos no por favor estoy cocinandoabuelas de coños peludosrelatos adulteriopadre e hija teniendo sexodespedida de soltera porno gratisnobita follando con shizukamis vecinitasfolla amigo hijoporno su primera vezporno lesviana gratisjuegos de rol pornoincestos de abuelosfollando a mulatarelatos de folleteochat lesbicosviolando a mi hermanarelato marquezeporno madre madurarelatos audio pornotias y sobrinasme follo a tu hermanavideos porno guarro gratisyosoltodo porno español gratismujeres afeitandose el coñoviendo sexo gratisrelato gay eroticofamili pornorelatos eróticos primitosRelatos heroticcos zofiliaporno cocinarelato erotico marquezefollando a mi vecinagay potnmadura vecinarelato porno el culito de mi hija brenda parte cuatropelis porno violadasmi abuela me masturbapornos africanaschupada de pollacon mi madre y yo en un lago relatos eroticosnovelas porno gratismi tia y yo follamosjugando pornolesbianas cachondisimastias cagando pornorelatos de forzadasabuelas chochos peludosporno gratis de zoofiliaorgia swingerstransexual relatosrelatos el papa de mi amiga me sodomizofollar viejosincesto de jugando con papá y terminó penetrandomemadres ponoporno gratis viejos y jovenesmatrimonios madurosgordas madresfollar con un transexualorgia con travestispollon travestimaduros con pollas grandes