webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Mi exhuberante y caliente suegra.



Relato: Mi exhuberante y caliente suegra.


Mi exuberante y caliente suegra.




Yo me llamo Jorge, tengo 45 años y llevo, ya, algo más de 15
casado con Marta. No tenemos hijos y ni mi mujer ni yo mostramos ningún interés
por el sexo en común, aunque por razones distintas. Ella ha sido siempre muy
fría a este respecto y nunca ha demostrado ninguna pasión. Yo, por el contrario,
he sido siempre muy ardiente, aunque el desinterés mostrado por mi esposa y mis
gustos personales referentes a las mujeres hayan hecho que me distanciara de
ella en todo lo referente al sexo. Aunque en el resto de las cosas convivimos
con cierto grado de armonía.



Yo, repito, he sido y soy muy, muy caliente. Pero como ya he
explicado siempre me he sentido atraído por mujeres muy diferentes a la mía. El
por qué acabé casándome con Marta es una larga historia que no viene ahora al
caso. A mí siempre me atrajeron y me atraen las mujeres maduras, de 50 años en
adelante, grandes, macizas, rotundas; de grandes pechos, redondos, plenos,
abultados, no importa que estén algo caídos, casi mejor si lo están. También las
prefiero de caderas anchas, nalgas poderosa y generosos muslos. Eso sí, me gusta
que el aspecto de su piel sea fino, brillante y que no se aprecie en ella ni
venillas, ni manchas que estropeen su aspecto general. Por último explicaré que
me fijo muy especialmente en su rostro, me gustan con un algo, que no sé
explicar con precisión, que les confiere a las que lo tienen cierto halo de
viciosas, de apasionadas, de sensuales... Las mujeres que poseen este último
rasgo me vuelven realmente loco. Son pocas las mujeres en las que lo he
encontrado y muchas de ellas han sido algunas de las putas que he frecuentado
para mitigar la calentura que, a veces, acumulo a consecuencia de la apatía de
mi mujer y del físico escuálido, delgado, sin redondeces que posee, tan alejado
de mis deseos. Estas prostitutas y, sobre todo, numerosa masturbaciones,
pensando en el tipo de mujeres por mí deseado, son la forma en la que he
intentado paliar mi permanente calentura. Siempre me han resultado de gran ayuda
las películas porno, pero no cualquiera, solamente aquellas en las que la
protagonista posee los rasgos anhelados por mí. En cualquier caso, ni la
masturbación ni las putas me han satisfecho plenamente.



Así las cosa, se puede decir que no llevo una vida feliz,
mejor dicho, debo decir que no la llevaba pues desde hace algún tiempo, unos
meses, gozo plenamente del sexo y con una mujer que reúne todos los rasgos antes
enumerados. Mi querida, mi voluptuosa, mi excitante Petri.



Todo empezó con la llamada de mi suegra que vive en una
ciudad a doscientos kilómetros del pueblo en que habitamos mi esposa y yo, nos
comunicó el fallecimiento de su marido que era el segundo. A mi suegra hacía
años que no la veíamos, aproximadamente desde que nos casamos mi mujer y yo.
Poco antes de nuestro matrimonio había enviudado casándose casi de inmediato con
el que ahora había fallecido. Este matrimonio ocasionó el enfado de su hija, mi
esposa y su alejamiento hasta prácticamente no verse para nada.



A pesar de la situación, mi mujer decidió que debíamos ir al
entierro y si era posible buscar la reconciliación entre ambas. De esta forma
emprendimos el viaje en nuestro coche. Era de noche y mi esposa se quedo dormida
inmediatamente. Entonces yo comencé a recordar a su madre, mi suegra, con la que
apenas tuve relación, y a mi mente acudió la imagen que casi había ya olvidado
de una imponente mujer que cuando la conocí tendría unos cuarenta años y que a
esa edad enviudó, para casarse casi de inmediato. Alta, exuberante, con grandes
pechos y poderosas ancas y nalgas y, sobre todo, con un rostro de lo más
excitante. Recuerdo que por aquel entonces ya me hice más de una paja pensando
en ella. Luego el distanciamiento entre ella y Marta provocó que ya no la viera
y que, por tanto, fuera poco a poco olvidándola. Me preguntaba que aspecto
tendría y si los años la habían hecho más apetecible o por el contrario la
habían arruinado, ahora con 55 años que tendría. Recordé algunos rasgos físicos,
sus rotundas pero perfectamente torneadas piernas, su busto poderoso apuntando
por debajo de los apretados jerséis que usaba, su imponente trasero y sobre
todo... su cara, su cara de viciosa, o al menos eso me sugería su hermosa
rostro moreno, con carnosos labios y pómulos redondos y salientes.



Sin darme casi cuenta mi poya se había puesto muy dura y
empujaba la tela del pantalón hacía arriba. Mire a mi lado, mi mujer dormía. Sin
poder impedirlo empecé a manosear mi poya por encima del pantalón. Pronto sentí
un enorme gusto y note que si seguía me iba a correr y, no lo pude evitar,
pensando en su culo, sus tetas y, sobre todo, en el recuerdo de su lujuriosa
cara, seguí hasta que casi enseguida me corrí sintiendo un enorme gusto que
recorrió mi cuerpo por mis piernas y mi espina dorsal. Procuré serenarme y
recobrar la atención plena a la conducción y ya más tranquilo aunque con el
calzoncillo y el pantalón empapados de semen continué conduciendo, hasta que por
fín llegamos a la casa de mi suegra.



Bajamos del coche y utilizando las bolsas de viaje como
tapadera de la mancha que mi corrida había ocasionado en mi pantalón, subimos
hasta el piso de mi suegra. Allí nos esperaba ella. Estaba sola por los que nos
recibió con gran cariño, emoción y lagrimas. Nos abrazó. Yo temí que se diera
cuenta de la humedad de mi entrepierna pero si lo noto no dijo nada. Nos explicó
que se encontraba muy sola que nadie le había acompañado en la enfermedad del
difunto y en su muerte. Señaló que nadie le había perdonado su apresurado
matrimonio de 15 años atrás y que a causa de él había perdido las amistades de
entonces y ya no habían hecho otras. Esto redobló sus sollozos y sus muestras de
cariño y reconocimiento hacia nosotros. Estábamos sentados en el mismo sofá,
ella en el medio. En un momento dado fue a cogernos las manos. Al tomar la mía
rozo la humedad del pantalón y me miró con curiosidad pero no dijo nada. Yo me
quedé un tanto descolocado pero no dije nada. Petri nos explicó que el cadaver
de Fermín, así se llamaba el difunto, estaba en el tanatorio y que al día
siguiente lo enterraban.



Así siguió la conversación, sobre todo entre madre e hija.
Nos tenía las manos cogidas sobre su regazo lo que me permitía rozar su
entrepierna por encima de la fina bata que llevaba. Esto unido a la observacion
detenida que hice de ella me llevo a excitarme de nuevo. Y estaba justificado.
La mujer estaba soberbia, más buena, si cabe que hace 15 años, estaba más
fondona, con más tetas y culo y, sobre todo, con un rostro tremendamente
excitante pese a ir sin maquillar y presentar ciertas arrugas en la proximidad
de labios y ojos, pero esto le añadía más atractivo y morbo. Por tanto mi
calentura iba en aumento. Por esto y por la mancha en el pantalón me excuse
diciendo que me iba a dormir ya que estaba cansado por el viaje y, además, así
podrían hablar madre e hija. Lo aceptaron, Marta se quedó en el sofá y Petri me
indico que la siguiera a la habitación que ya había preparado para mi esposa y
para mí. Caminar detrás de mi suegra me permitió contemplar la maravilla de su
culazo, que se marcaba, junto con sus reducidas bragas, en la fina tela de su
bata. Al llegar a la habitación encendió la luz y me hizo pasar. Cuando entré
note que su mirada se iba sin disimulo a mi entrepierna que seguía abultada y yo
clave mis ojos, también sin disimulo, en el escote algo abierto de su bata que
permitía ver el canalillo de sus teta y una parte considerable de las mismas.
Ella se dio cuenta y con cierta coquetería fue a cerrar algo el escote pero sin
demasiada prisa. Sonriendo, a mi parecer, con algo de picardía, me deseo buenas
noches y cerró la puerta.



Yo tras quitarme la ropa y depositar la manchada por mi
eyaculación en una bolsa fui al baño, me duché y regresé al cuarto en donde me
metí en la cama y me volví a masturbar salvajemente pensando en las tetas y el
culo de mi suegra. Poco después me dormí y ya no escuche a Marta cuando llego a
acostarse en la cama.



A la mañana siguiente cuando me levanté encontré a mi mujer y
a mi suegra arregladas para el esntiero. Mi suegra era un cañón de mujer con su
luto, sus medias de costura, su collar de perlas pero sobre todo con su culazo y
sus tetas. Tuve que hacer verdaderos esfuerzos para no mirarla e impedir así una
nueva eyaculación.



Marchamos al cementerio y se llevó a cabo el entierro, con
muypocos asistentes al mismo, nosotros y poca gente más. De vuelta en casa, mi
mujer insistió a su madre para que viniera definitivamente a vivir con nosotros
pero Petri alegó que debía arreglar distintos documentos pero que pasados unos
días iría gustosa a vivir a nuetra casa. Marta lo entendió pero le hizo saber a
su madre que ella no podía faltar al trabajo más tiempo y que se veía obligada a
regresar a nuestra casa pero como no quería dejarla sola me preguntó a mí:







- ¿Jorge, te importaría quedarte con mi madre hasta
que termine los papeleos mientras yo regreso a casa y a mi trabajo? Tú
tienes un negocio propio que marcha bien y nadie te va a decir nada si
te ausentas un par de semanas. Tus empleados lo llevan de maravilla.


- No sé... (Me hice de rogar).







Marta insistió. Por fin accedí, demostrando cierto reparo,
aunque en el fondo estaba deseando pasar 15 días bajo el mismo techo que
semejante pedazo de hembra.



Petri también manifestó su deseo de no molestarnos pero al
fial accedió de buen grado. De esta manera todos estábamos conformes, sobre todo
yo.



Esa noche, después de cenar, Marta se despidió de Petri y de
mí y se marcho en el auto a nuestra casa.



Quedamos mi suegra y yo solos en el salón de la casa.
Hablamos un rato de vanalidades. Yo me la comía con los ojos, aunque trataba de
disimular. Era verano y Petri seguía llevando la fina bata del día anterior.
Esta, dada la rotundidad de las formas de Petri se entreabría mostrando parte de
sus muslos y de sus redondas tetas. Ella intentaba en vano cerrarla lo que le
añadía más morbo a la situación. Yo buscaba la forma de empezar a realizar lo
que más deseaba en ese momento, tocarla, sobarla, chuparla, follarla... Pero
nada se me ocurría. Desalentado y con una calentura considerable me reti´ré a
dormir, ella me dijo que también se iba a la cama. Al día siguiente tendríamos
una larga jornada de papeleo.



Yo me fui a la cama y tras la consabida paja me quedé de
inmediato dormido. En plena noche me desperté, fueron unos leves quejidos,
acompañados de llanto, los que seguramente interrumpieron mi sueño. Escuchando
con detenimiento, comprobé que era mi suegra la que emitía dichos ruidos. Eran
las dos de la madrugada y yo me había desvelado del todo. Los quejidos y llantos
no cesaban por lo que pensé en ver que ocurría, me dirigí al cuarto de mi suegra
deseoso de ayudarla y también pensando que iba a tener ocasión de estar junto a
ella en su cama y que tal vez...



Con esos pensamientos llamé a su puerta y dije.







- ¿Qué le ocurre Petri? ¿Puedo ayudarla en algo?


- -Perdona Jorge, no puedo dormir, me siento muy sola
pero no te preocupes, pronto se me pasará. Disculpa si te he molestado,
no era mi intención.


- No es molestia. ¿Puedo pasar?


- Sí Jorge pasa, no te quedes en la puerta. Estoy un
poco aturdida y no caí en decirte antes que entrarás.







Yo entré y me encontré en el dormitorio que Petri debió
compartir con Fermín. La luz de la mesilla iluminaba tenuamente la habitación,
como la pantalla de la lámpara era de color rosa, la habitación tomaba un halo
rojizo de lo más excitante. El dormitorio tenía unos muebles enormes y mi suegra
estaba en la enorme cama, algo imcorporada sobre dos almohadones. Estaba pálida
y llorosa. Pero mis ojos se fueron de inmediato a sus pechos, dos enormes tetas
pugnaban por salirse de su camisón, una prenda negra de encaje. La parte visible
de sus pechos se mostraban redondos y muy abultados, aunque dese luego algo
caídos. Yo trate de recuperar la calma pese a semejante espectáculo. Me senté en
el borde de la cama y le hablé a mi suegra interesándome por lo que le pasaba.



Ella contesto:







- Me siento muy sola y muy triste. Me ha entrado un
enorme desconsuelo. Estaba muy unida con Fermín y mi vida ya no sé si
tiene sentido.


- No diga eso, pronto vendrá con nosotros y se
sentirá mejor


- Pero no es solo la soledad es también...


- ¿Qué Petri?


- No sé si debo comentarlo contigo. No estaría bien.
Apenas nos conocemos y además eres un hombre.


- Pero yo la quiero ayudar y puede que le haga bien
hablarme de sus inquietudes. Además, no hay nadie más ahora con el que
pueda hablar.


- Sí tienes razón pero... no sé.


- Como quiera Petri, no puedo ni debo obligarle.







En ese momento volvió a sollozar y se avalanzó sobre mí
abrazándome. Me paso los brazos por mi espalda y yo hice lo mismo. Pude palpar
su carne, que aunque algo blanda, mantenía cierta turgencia. También note la
presión de sus pechos en mi pecho. Aquello me puso a cien y yo no pude impedir
que mis manos recorriesen su espalda acariciándola. Ella seguía sollozando y
apretándose contra mí. Mis manos cada vez hacían un recorrido más amplio y
comprometido, bajaban al nacimiento de sus nalgas volviendo hacia arriba para
volver a bajar a su culo, en cada recorrido cada vez amasaba con más descaro
aquellas carnes que tanto deseaba.



En un momento dado empecé a besarla en la frente en la cara
... Por un momento me obligué a parar, aunque sin dejar de abrazarnos y le
pregunté:







- ¿Qué le ocurre Petri? ¿No puede superar la pérdida
de Fermín?


- Sí es eso, pero también algo más.


- Si quiere me lo dice pero decida usted misma.


- Sí, te lo diré, pero te ruego que no lo digas a
nadie, ni siquiera a mi hija. Lo que me pasa ya fue causa indirecta de
nuestro distanciamiento y no quiero que vuelva a pasar.


- Está bien. No lo dude. Le guardaré el secreto.


- Gracias Jorge. Nunca pensé que contaría esto pero
no sé lo que me ocurre, tengo necesidad de hablarlo. Se trata ...me da
vergüenza... pero ahí va. Yo soy muy, muy caliente sexualmente y
necesito sexo de forma continuada. Por eso me casé tan rápido con
Fermín. Mi primer marido, antes de morir, estuvo enfermo e
imposibilitado por ello de satisfacerme unos cuatro meses antes de
morir. Fermín era su amigo y un día nerviosa e inquieta le conté lo que
me ocurría. El me comprendió y me dijo que me ayudaría en lo que
pudiera, aunque se negó a follarme, aunque yo se lo supliqué, antes de
que mi marido muriera y pudiéramos casarnos. Sus convicciones religiosas
y morales solamente le permitieron tocarme, acariciarme, masturbarme...
pero no quiso ni que folláramos ni que yo le diera placer. Aquello más
que aplacarme fue un tormento. Por eso cuando mi pobre marido se murió,
Fermín y yo nos casamos a los dos días. Esto Marta no lo entendió y lo
comprendo.


- Tranquila suegra, la entiendo muy bien pero no
tiene que desesperarse usted es un cañón de mujer y no tardará en tener
pareja que la satisfaga.


- Pero ahora estoy igual que hace quince años pero ya
no hay nadie que me consuele ni me epere, además aunque más vieja
necesito tanto o más sexo que antes. Con Fermín era una felicidad, todos
los días, a veces varias veces, en cualquier lugar, no paramos de
follar.


- Y volverá a ser feliz y estar satisfecha usted está
muy buena, puede tener cuantos hombres quiera que la follen cuanto
quiera.


- No sé si dices la verdad, tengo 55 años y más carne
de la que se estila, has visto estas tetas y mi culo.







Al decir esto se separá haciendo ademán de mostrarme sus
pechos para a continuación retirar las sábanas y hacer lo miso con su culo
haciendo un leve giro que únicamente hizo notar las abundantes y bien colocadas
carnes de sus caderas y muslos, aunque sin enseñar nada.







- Pero que dice suegra. Soy ahora yo quien me
sincero. Desde que he llegado a esta casa, mejor dicho desde que empecé
el viaje para venir aquí usted me tiene completamente excitado. Ya en el
coche me corrí pensando en usted. Petri me gusta mucho y yo si me deja
la quiero satisfacer ahora mismo.


- ¿Estas seguro? ¿Y Marta? Entonces tu pantalón
mojado de la noche de vuestra llegada...


- Sí, era por una paja que me hice pensando en su
recuerdo de hacía 15 años y ahora me parece que usted está más buena
aun, con mejores tetas y mejor culo y con una cara de lo más sexy. Mi
mujer, por otra parte pasa de mi y del sexo. Hace más de 3 años que no
tenemos relaciones, ella no quiere. Y yo ando siempre más que caliente.


- En ese caso...







En ese momento, se avalanzó de nuevo sobre mi y colocando su
rostro a pocos centímetros del mío saco su lengua y con su punta recorrió su
labio superior de un lado a otro, provocándome aun más si cabe. A la vez me
incitó con la mirada. Ya no pude esperar más. Me lancé con mis manos sobre sus
pechos que manosee como un poseso por encima del encaje negro. A la vez, lleve
mi boca a la suya y metí mi lengua en su boca, recorriendo su interior. Ella, en
cuanto pudo metió su lengua tambien en mi boca y ambas lenguas se juntaron
proporcionándonos un placer irrepetible.



Yo estaba en el cielo. Semejante mujer para mi solo durante
quince días o quizas...



Ella tampoco se estuvo quieta con sus manos, estas fueron a
mi entrepierna y por encima del pijama empezó a amasar mi polla y mis huevos. No
es preciso decir que mi pija estaba como un poste de hierro. De pronto se separó
bruscamente de mí y se empezó a desnudar diciéndome de forma entrecortada que yo
también me desnudara.



Los dos lo hicimos. Yo me quede de pie junto a la cama con mi
polla tiesa mirando al techo palpitante a punto de estallar. Ella lascivamente,
ya desnuda, se puso de rodillas en la cama y contorneandose me fue mostrando con
mucho morbo sus abundantes y maravillosas carnes, sus magníficas tetas que
aunque algo caídas eran como dos globos maravillosos, su culo que rebosaba por
sus costados, sus gruesos pero firmes y bien torneados... Y todo ello bajo una
piel perfecta sin manchas, sin venitas... Y su cara se mostraba más sexy que
nunca, morbosa, provocadora.



Yo me avalancé sobre ella, la tumbé en la cama, me coloqué
sobre ella y empecé a chuparle el cuello, la boca, los pechos...



Ella respiraba agitada, caliente, ofreciéndome sus pezones y
diciéndome:







- Muérdeme las tetas, chúpalas, tenemos toda la
noche, tenemos muchos días. Quiero que me folles una y otra vez.






Estuve así un buen tiempo. Con la punta de la polla
restregaba su coño y ella se movía bajo ella como una culebra buscando la punta.
En un momento dado sin yo pretenderlo la polla se colo dentro de su coño y yo
sentí la maravilla de su humedad y calor. Ella dio un grito y dijo.







- ¡Fóllame! ¡Fóllame! No puedo esperar. Luego tenemos
mucho tiempo.







Yo, obediente, y tan deseoso como ella o más empecé un mete y
saca bestial y violento que llevaba la punta de mi polla a lo más profundo de su
vagina, de sus maravillosas carnes.



Tal situación duro unos 5 o 6 minutos. Esto gracias a las
pjas que recientemente me había hecho. En otro caso me hubiera vaciado mucho
antes. Al cabo de ese tiempo y coincidiendo con un fuerte alarido de placer de
Petri, me vacié dentro de ella.



Seguimos abrazados y paralizados por un tiempo. Hasta que
ella empezó a besarme dulcemente en la cara a la vez que me decía:







- Ha sido maravilloso pero si tu qquieres solamente
ha sido el comienzo. Solo pienso en seguir follando y que tu me hagas
todo lo que quieras, esta noche y siempre.







Descansamos un poco, no demasiado, y volvimos a tocarnos. Al
poco estábamos más que calientes...



Pero esto será motivo de un nuevo relato.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 2
Media de votos: 10.00


Relato: Mi exhuberante y caliente suegra.
Leida: 24974veces
Tiempo de lectura: 14minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto
























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



porno maduras violadasporno con padresrelatos eroticos comiendo la rica vaginitan de mi hijastra menormujeres madura pornomaduras follando en fiestasrelato erotico chacra bañarserelatos eroticos a escondidaswebcams porno smsrelatos heroticos incestoporno entre ancianosamables vecinaspaulina travestivieja de 80 años follandomaduras con travestismadre y hijas xxxrelatos bussobacos gayrelatos sexuales habladosrelatos gay jovenesdesvirgacion masculinadespedidas soltera pornoluna lovegood pornrelatos con videos de insesto y travestis porno movilfollandose a su nietarelatos eroticos en el campofollandose a su nietatias lesvianasRelatos Eroticos tienes una pichota miamorsexo enanasmi hermano me masturbarelatos eroticos de mi comadrela zorra de mi madrexxx hermanomaduras culiandomadre follando con su propio hijosexo sin tabúesplayas nudistas pornleer los mejores relatos porno de encontre a mi hija masturvandose y la desvirgevideos porno lesvicos gratisespio a mi madremarqueze relatoporno abuelos gaymaduros musculososrelatos eroticos de incesto gratisrelato erotico con mi suegralupita follandomadre cachondasrelato que grande la verga del inquilinozapateria eroticaincesto relatos pornovecina en tangaporno abuelos gayese gran culote que te gastas.porno español travestisrelatos eroticos lesbianassexo erotico lesbicoporno gratis babosaporno erotico españolrelatos muy picantestia buena mamandorelato vi a mi papa follando ala abuelamarcando vulvarelatos eroticos madre hijacuentos de amor filialfotos trios amateurszorras bien folladasporno trasexualestias pornosporno con sobrinosmasturbacion mutua gayse folla a su hijastraporno gay transexualfolla vecinaspelis gay xxxrelatos eroticos guarrasporno sexo madre hijorelatos eróticos porno gratisfollando a gitanabegoña follandolesbiana madre e hijarelato porno visexual me ronpiero el ano por primera ves con un pene grandretias tetonassexo amateur madurorelatos porno de viejosvideos eroticos bisexualesmujeres pilladas infraganti