webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Mi particular noche de bodas



Relato: Mi particular noche de bodas

MI PARTICULAR NOCHE DE BODAS



Hace dos sábados fue mi cumpleaños, y quiso la casualidad que
coincidiese con el día en que mi amiga de toda la vida, Beatriz, contrajese
matrimonio con Miguel, su novio desde la universidad. Un par de días antes se
había cumplido el primer aniversario de mi separación. Quiso la vida que mi
amiga Beatriz y yo llevásemos vidas diferentes, ya que yo dejé de estudiar al
terminar COU y me casé bastante joven, a los 23 años con el entonces era mi jefe
en el trabajo. No fuí desgraciada en el matrimonio, pero la relación fue
viniéndose abajo hasta que cuatro años después, hace ahora un año, decidiésemos
de mutuo acuerdo seguir caminos separados, pero esa es otra historia...



Me presentaré, me llamo Ana, y acabo de cumplir 28 años. Como
venía explicando antes, mi vida ha transcurrido algo más deprisa que la de la
mayoría de la gente de mi edad y entorno. Tuve una temporada algo alocada, desde
que dejé de estudiar a los 19 años para dedicarme al mundo de la noche. En
aquella época me creía la reina del universo, la más guapa del instituto, la que
más mundo conocía, la que más salía por la noche, la que se acostaba chicos
mayores, vamos, que tenía ese tipo de tontería propio de una chica mona,
inmadura y con muchos pájaros en la cabeza. Un par de años después, en los que
había cometido todo tipo de locuras, empezé a trabajar de camarera en uno de los
bares más "pijos" de Madrid, y a los pocos meses me enrollé con el dueño, un
chico un par de años mayor que yo al que su padre le había puesto al frente de
tres o cuatro locales en la zona de Cuzco. Aunque parezca mentira, la relación
cuajó, y acabamos casándonos. Yo me retiré de la barra y fui asentando la
cabeza, dedicándome a la parte logística de la gestión del bar. Pero como decía,
la cosa fue deteriorándose, hasta que hace un año nos separamos, de mutuo
acuerdo y sin malos rollos. No obstante, pasé unos meses bastante floja, ya que
me tuve que buscar un nuevo trabajo, y rehacer mis relaciones sociales, lo que
me costó bastante sufrimiento.



Para centrarnos en lo que quería relatar, llevaba algo más de
un año sin salir, sin apenas relacionarme con nadie y sin haber tenido
relaciones, ni sexuales ni de ningún otro tipo con hombre alguno, por lo que la
boda de Beatriz se convirtió para mí en un gran acontecimiento. Ya en la noche
de la despedida de soltera, que celebramos un par de semanas antes de la boda,
salieron a relucir mis instintos más salvajes, los que llebaban ya algunos años
sin aflorar. Esa noche disfruté de la noche y de la juerga como hacía muchos
años no disfrutaba, y para rematar la fiesta, la hermana pequeña de Beatriz,
Eva, y yo, terminamos montándonoslo en mi apartamento con dos chicos, unos
estudiantes vascos que estaban en Madrid haciendo un máster. Acabamos montando
una orgía memorable. Eva es una jovencita de 24 años, guapísima y deshinibida
que consiguió arrastrarme a mi pasado más turbio. No había participado en una
fiesta de este tipo desde los tiempos del instituto, y disfruté como una loca
del sexo más atolondrado, atrevido e irracional, pero esta es otra historia, que
será contada en otra ocasión...



Así, entre la boda de Beatriz y el abandono del celibato,
estaba otra vez feliz y exhultante de vitalidad. La noche de la despedida de
soltera, lejos de calmar mis instintos latentes, los habían acentúado. Así que
hablando con Beatriz, tres o cuatro días antes de la boda, me sinceré, y le dije
que estaría encantada de conocer algún buen chico con el que salir, sentirme
acompañada, y establecer una relación. En todo caso, la experiencia puramente
sexual de la despedida había sido estupenda, pero tampoco quería volver a ser la
misma Ana de antaño, aquella que cada mañana no sabía lo que había hecho la
noche anterior ni con quien. Beatriz me dijo que quizás encontrase en la boda a
alguien que me pudiera interesar. Me quedé con la sensación de que había pensado
en alguien en concreto, pero no me quiso decir más.



El día de la boda de Beatriz quería estar expléndida, por mi
amiga y por lo que pudiera pasar. Me había comprado un par de vestidos, pero
finalmente opté por un equipo de blusa, falda y chal color turquesa con grandes
flores estampadas que me había costado una fortuna en una boutique de Serrano.
Era muy veraniego, en consonancia con el calor reinante. La blusa era muy
vaporosa y holgada, con unos volantes que le daban un aire andaluz, veladamente
transparente, de las que no enseñan pero permiten intuir, y muy escotada. Dejaba
mis pechos bastante libres, por lo que había de prescindir del sujetador. No
importaba, pues mi pecho no es excesivo y aún se mantiene erguido, además de
tener una forma redondeada muy bonita, con unos pezones pequeños, pero
enhiestos, que se marcaban ligeramente a través de la tela. La falda a juego,
también con volantes me cubría hasta la rodilla, pero con una apertura lateral
que me permitía mostrar la pierna izquierda casi hasta la cadera, que gracias a
los UVA estaba muy bronceadita, como todo mi cuerpo. Los zapatos consistían en
unas sandalias del color del vestido, muy abiertas y con un gran tacón. En la
peluquería me recogieron mi larga melena rubia en un moño tocado con una flor
turquesa que me daba una imagen al estilo de las guapas sevillanas en feria. Me
hice depilar el púbis, dejando los pelitos muy recortados (por lo que pueda
pasar, me dije). En resumen, y aunque esté mal que yo lo diga, estaba rompedora,
sexy, sensual y elegante al tiempo. Me eché por encima el chal para quedar un
poco más vestida y salí de casa, feliz, sonriente y con la moral por las nubes.



Había quedado con Eva para ir juntas en el coche de un primo
suyo, que me fue devorando con los ojos desde que aparecí (ya sabéis que las
mujeres nos damos en enseguida cuenta de esas cosas). Yo me mostré coqueta y
encantadora, aunque sin pasarme, ni provocar espectativas. No era el tipo de
hombre en el que yo solía fijarme, demasiado joven y demasiado descarado.



Llegamos a la Iglesia media hora antes de la hora de la boda,
y como suele ser habitual en estos acontecimientos, estuvimos saludando a los
conocidos y charlando en la puerta de la Iglesia. Me presentaron a un grupo de
amigos de Bea y Miguel que yo no conocía, con los que estuvimos charlado
animadamente. Había en el grupo un par de chicos que parecían interesantes y que
no levantaron el ojo de mí en todo el tiempo. Bueno, ya veríamos, cada cosa a su
debido tiempo.



Entramos en la Iglesia cuando llegó Miguel, y estuvimos
esperando a Eva unos diez munutos hasta que apareció ella, blanca y radiante,
como mandan los cánones. Estaba especialmente guapa, con un vestido de corte
medieval y un maquillaje y un peinado que sacaban todo el partido de su bonito
rostro (Bea es de por sí, muy guapa, con grandes ojos verdes, gruesos labios y
una carita muy atractiva y juvenil). La ceremonía transcurrió con normalidad, y
a la salida se lanzaron los correspondientes kilos de arroz.



Una hora después comenzaba el convite, que iba a tener lugar
en una finca a las afueras de Madrid, así que Eva, su primo y yo nos montamos en
el coche y salimos hacia allí. Cuando llegamos, ya estaba allí buena parte de
los invitados, y se había comenzado a servir el coktail en unos bonitos jardines
a la entrada del salón. Me serví un vino, que se acompañó con jamón y toda
suerte de canapés. Me junté con el grupo de Eva y sus primos, y nos colocamos de
pie, en torno a una mesa alta para dejar las copas y las raciones. En frente de
mí estaban los amigos de Bea y Miguel, incluidos los dos chicos que no me
levantaban ojo de encima. Una de las veces que levanté la mirada, cazé a uno de
ellos mirándome, que lejos de avergonzarse, me levantó su copa a modo de bridis.
Divertida, y por qué no decirlo, halagada, levanté mi copa hacia él y le
obsequié con una sonrisa, al tiempo que le guiñaba un ojo.



Eduardo, que así se llama él, se dió por aludido, ya que
cuando me separé de mi grupo para ir a rellenar mi copa, me encontré con que se
había puesto tras de mí en la cola que se había formado en la barra.
Establecimos una conversación trivial, que me permitió fijarme mejor en él (él
también aprovechó para fijarse mejor en algunas partes de mí, aunque hay que
reconocer que lo hizo con gracia y disimulo). Tendría más o menos mi edad, y no
era especialmente guapo, pero había algo en su rostro y en sus ojos que lo
hacían muy atractivo. Tenía una mirada de esas que tanto nos gustan a las
mujeres, profunda, penetrante y atrayente, de la que te vas detrás casi sin
querer. Físicamente me pareció aceptable, un poco más alto que yo, delgado y
fuerte, pero sin llegar a "musculitos". En general estaba bien. Pedí otro vino y
me retiré, no sin que antes quisiera brindar conmigo "a salud de los novios" ni
conseguir que me comprometiese a bailar una pieza con él tras la boda.



Quiso la casualidad (o quizás no lo fue) que me hubiesen
colocado en una de las mesas del grupo de amigos, y aunque Eduardo estaba en
otra mesa, al ser todos de la misma panda, el trasiego entre mesas era intenso,
de tal manera que al final de la cena, y estando todos algo chispados con el
vino, acabé tomando el café sentada frente a él. No me hizo mucho caso
explícito, ya que estaba de bromitas con sus amigos, pero no era casual que se
hubiese sentado cerca de mí. Durante el café estuvimos bromeando, charlando y
riendo en grupo, pero no dejé pasar la ocasión de sacar mis armas de seducción,
así que me mostré coqueta, risueña y divertida con todos, pero especialmente con
él. Inconscientemente o no, ya había decidido que Eduardo sería mi pareja por
esa noche, y no estaba dispuesta a dejarle escapar. Cuando nos sirvieron el
cava, y tras los brindis típicos, hice que de manera "casual" mi pierna rozase
la suya. Eduardo se giró hacia mí, y entre risas le guiñé un ojo y le saqué la
punta de la lengua, mientras le pedía perdón.



Al rato nos comunicaron que el baile y la barra libre iban a
comenzar en una carpa que estaba montada en el jardín. Cuando salí, la barra
estaba llena, así que me quedé en segundo plano esperando a poder pedir. Eduardo
otro amigo estaban pidiendo copas para su pandilla. Me vieron, y se acercaron a
preguntarme qué quería. Pedí un gin-tonic, que me trajeron enseguida. Les
acompañé y estuvimos manteniendo una animada charla, hasta que salieron los
novios a abrir el baile con el clásico vals. Bailaron los novios, los padrinos,
y paulatinamente se fue llenando la barra. Para entonces, ya casi habíamos
terminado las copas, así que Eduardo me quitó la mía, la dejó por ahí, y
cogiéndome de la mano me sacó a la pista. La fiesta fue estupenda, la
temperatura muy agradable y la compañía magnífica, así que pase toda la velada
bailando, riendo, charlando y bebiendo con Eduardo y con sus amigos. Poco a poco
los invitados fueron desapareciendo, hasta que sólo quedamos la gente joven. La
fiesta se iba acabando, y a pesar de haber sacado todas mis armas seductoras, no
había logrado que Eduardo diese el primer paso. Se le veía deseando, pero era de
esos tímidos a los que hay que dar un empujón.



En cuanto empezaron a sonar las canciones lentas, cogí a
Eduardo de la mano y le saqué a la pista. Le eché las manos al cuello, y él se
aferró a mi cintura. Poco a poco nuestros cuerpos se fueron pegando, y aunque
Eduardo parecía un poco cohibido, no le permití alejarse de mí. Terminé apoyando
la cara contra su hombro y pegando la cadera a su cuerpo, y mis pechos a su
torso. Mis pezones se fueron endureciendo, y él ya más animado, no sólo sostenía
sus manos en mi cintura, sino que iba acariciandome, lenta y suavemente la
espalda. Su sexo crecía contra mi vientre, y por la presión pensé que debía
alcanzar un tamaño envidiable. El momento era el idóneo, así que me animé a
besar suavemente su cuello mientras seguíamos fundidos en el abrazo,
prácticamente sin movernos ya al compás de la música, que fue decayendo
lentamente hasta apagarse del todo.



Al terminar la canción, y sin decir nada, Eduardo me cogió de
la mano y me sacó de la pista, llevándome a un rincón apartado y oscuro del
jardín. Me cogió de la cintura, y atrayéndome hacia él, me fue propinando besos
en la frente, en los ojos y en la cara, hasta acabar mordisqueándome la comisura
de los labios. Abrí la boca y me fundí con él en un beso apasionado. Eduardo
besaba muy bien, con una mezcla de calidez y lujuria que me estaba excitando
muchísimo. Nuestras lenguas se juntaron acompañando aquel tierno abrazo, y se
dedicaron a juguetear y enlazarse entre ellas dentro de nuestras bocas hasta
casi quedarnos sin respiración. Nuestros cuerpos se iban fusionándose cada vez
más, y mi excitación creciente mis reacciones tomasen vida propia. Sus manos
acariciaban mi espalda y las mías se aferraban a sus duras posaderas. Conocía
perfectamente las reacciones de mi cuerpo, los poros de mi piel se iban
saturando de sudor, mi pulso se aceleraba, los pezones se me endurecían hasta
casi doler y mi sexo se iba humedeciendo y comenzando a hincharse y a palpitar
con vida propia. Estiré mi cuello para susurrarle al oído un sensual y cariñoso:
¡Te deseo!... Bajé mi mano a lo largo de su pecho para ir a buscar su sexo, que
acaricié a conciencia por encima del pantalón, de los huevos hasta la punta. La
verga de Eduardo era de un tamaño magnífico, y pensando en el momento en que
pudiese sentirla abriéndose hueco dentro de mí, mi sexo, que ya empezaba a
palpitar con vida propia acusó el golpe de mi imaginación y comenzó a manar
flujo de mi interior. Tomé su glande entre mis dedos, pellizcándolo con
suavidad, lo que sabía que a los hombres les gusta sobremanera. Mientras, la
mano derecha de Eduardo bajó por mi espalda hasta llegar al culo, donde se
detuvo un momento para amasarme la nalga, antes de deslizar su dedo medio abajo
por la endidura que formaban mis dos redondos cachetes y presionar mi sexo por
encima del vestido, lo que me arrancó el primero de los muchos gemidos que
habría de emitir aquella noche. Mi sexo reaccionó enseguida ante las expertas
caricias de Eduardo, convirtiéndose en un torrente de flujo. A pesar de la
presencia de mis bragas, o tal vez precisamente gracias a ellas, el contacto con
mi clítoris era suave, sensual y voluptuoso, en lugar del zafio y áspero trato
de otras ocasiones. Me estaba masturabando con todas las de la ley. La mano
libre de Eduardo se coló por mi amplio escote, para acariciarme el pecho desde
dentro, posando primero la palma de la mano sobre mi seno y aplicando después
una suave caricia circular que consiguió, si cabe más, aumentar mi excitación.
Siempre he tenido una gran sensibilidad en los pechos; unas caricias adecuadas,
unos besos oportunos, una lengua deslizándose sobre sus curvas y unos dientes
aprisionandome los pezones y consigo volverme loca de gozo... Sus dedos
dibujaron la curva de mi pecho, antes de aprisionar el pezón. Su otra mano,
entretanto, seguía con su movimiento masturbatorio por encima de las bragas. Ya
no pude más, y venciendo mi cabeza hacia atrás para que Eduardo me comiera el
cuello, me abandoné a merced de la emoción, hasta que una avalancha de
sensaciones conocidas se abatieron sobre mí hasta arrancarme un delicioso
orgasmo. Aunque yo soy de las de mucho gritar en tales ocasiones, las
circunstancias me obligaron a reprimirme, aunque no puede evitar el lanzar un
gemido ahogado en el momento en que me corrí por primera vez en manos de
Eduardo.



Me eché sobre él, colgandome de su cuello, y apoyando la
cabeza sobre su hombro, mientras recuperaba poco a poco la respiración. Eduardo
me abrazaba con gentileza. Una vez recuperada, me quedé mirándole, y le fui
propinando, agradecida, un monton de besitos por toda su cara. Me dedicó una
sonrisa, y con un movimiento de cabeza me preguntó que si nos íbamos. Le asentí
y me pasé por el servicio, donde me arreglé un poco el traje y me adecenté como
pude, antes de ir a despedirnos de los novios. Cuando le dije a Beatriz que me
iba, me guiñó un ojo, y me preguntó que si me iba con Eduardo. Le dije que sí, y
me dedicó una sonrisa; "suerte", me dijo. Le di dos besos, me despedí de Miguel,
y nos fuimos Eduardo y yo agarrados de la mano. No ví a Eva, aunque también noté
la falta de otra gente, y no pude menos que pensar que posiblemente Eva también
tendría su particular "noche de bodas" aquel día.



Nos dirigimos a su coche, no sin antes haber parado al menos
tres o cuatro veces a besarnos con frenesí y a restregar nuestros cuerpos con
deseo. Una vez en el coche, me acerqué a Eduardo, y mientras plantaba la mano
sobre su paquete, le susurré al oído:


-- Me he quitado un estorbo, cariño.


Saqué mis braguitas del bolso y las agité mientras le sonreía
con picardía. Eduardo no respondió, se limitó a echarse sobre mí, y en un
movimiento perfectamente sincronizado me metió la lengua en la boca y la mano
entre las piernas. Abrí la boca para recibir su lengua y separé las piernas
permitiendo un mejor acceso a mi sexo, que de nuevo respondía por sí mismo,
humedeciéndose y engordando por su cuenta. Uno de sus dedos comenzó a
explorarme, recorriendo mis labios vaginales de arriba a abajo, hasta conseguir
introducirse dentro de mí. Una nueva oleada de placer me recorrió desde la punta
de mis pies a mi cabeza, al tiempo que mi cabeza se abandonaba hacia atrás y mi
cuerpo se concentraba únicamente en la obtención del placer que me subía de
abajo a arriba. Eduardo sacó entonces su dedo de mí para ir desabrochando los
botones de mi blusa y dejar mis tetas a su merced. Tenía los senos inflados por
la excitación, la piel de gallina y los pezones nuevamente enhiestos. Sus manos
se dedicaron a amasar mis tetas, mientras sus labios colmaban de besos mi cuello
y hombros antes de descender por mi piel y trasladar los besos al mis mamas,
otorgando un homenaje especial a mis pezones, en torno a los que aplicó con
codicia su boca, provocandome un gusto extraordinario. No me pude contener, y
casi involuntariamente fui deslizando una mano entre mis piernas y en busca del
viejo y conocido placer de la masturbación, mientras que Eduardo se daba un
atracón a costa de mis redonditas tetas y mis duros pezones. Me introduje un
dedo, y después un segundo se coló en mi interior. Cogiendo a Eduardo por la
nuca, lo apreté contra mis senos a punto de estallar, y aumenté la velocidad de
mi masturbación, al tiempo que doblaba la espalda y apretaba el culo para
intensificar las sensaciones de mi segundo orgasmo, que me recorrió como una
corriente eléctrica, que me hizo chillar y gemir sin pudor en medio del éxtasis
que me invadía.



Estaba feliz. Aún no habíamos salido del aparcamiento y ya
había conseguido correrme dos veces. -- Vas a pensar que estoy desesperada--, le
dije, --o que soy una ninfómana--. --Nada de eso, mi niña--, me respondió,
--sólo veo a una hermosa mujer disfrutando de sí misma y de la situación--. Era
un auténtico caballero, y le pedí que me llevase a su casa.



En la media hora que duró el camino, no cesé de besarle, de
decirle oscenidades al oído y de sobarle el paquete a discrección por fuera y
por dentro de los pantalones. Eduardo vivía en un precioso ático del centro de
Madrid, con una enorme terraza con vistas sobre el Palacio Real. Lo tenía
decorado con gusto exquisito, y el salón estaba presidido por un inmenso sofá de
diseño moderno. Me contó que el piso lo había heredado de su abuelo, y que vivía
solo en él desde hacía un par de años.



Mientras subíamos en el ascensor no dejamos de besarnos y de
meternos mano. A esas alturas yo ya estaba medio desnuda, sin bragas, mi blusa
medio desabrochada apenas tapaba ya mis pechos, y llevaba las sandalias en la
mano. Por su parte, Eduardo aún estaba vestido de boda, con el traje bien
colocado y la corbata aún en su sitio. Al entrar en el piso, nos dirigimos al
salón, donde Eduardo se quitó la chaqueta, se sirvió una copa (yo no quería), y
se sentó en el sofá. Se dió una palmada en la pierna, invitándome a sentarme
sobre él. Me senté a horcajadas sobre él, levantándome la falda, de tal modo que
mi trasero quedaba directamente apoyado sobre sus piernas, al tiempo que mi sexo
quedó acomodado sobre el suyo. Comencé a besarle de nuevo, mientras le quitaba
la corbata y le iba desabrochándo la camisa. Él me sacó la blusa, dejándome
desnuda de cintura hacia arriba, y yo me incorporé ligeramente para ponerle las
tetas a la altura de su cara. Me quité la flor que me recogía el pelo, quedando
suelta mi melena. Eduardo se concentró de nuevo en mi pecho, barriendo en
canalillo con su nariz, antes de comenzar a propinarme besos en mis excitados
senos. Me agarró las tetas con ambas manos, y estrujándolas ligeramente, se
dedicó a chuparme y mordisquearme los pezones con verdadera dedicación. Me
estaba poniendo otra vez a mil por hora, y en lo que él se deleitaba con mi
pecho, yo comencé a mover mis caderas en vaivén, de tal modo que iba frotando mi
húmeda rajita contra la tela de sus pantalones. Mi respiración se iba
entrecortando, en lo que mi calentura aumentaba por el ardiente contacto de
nuestros sexos. El leve contacto de mi sexo contra el suyo a través de la tela
de sus pantalones fue aumentando las exigencias de mi sexo, llevándome casi al
borde del climax. En todo caso, no quería correrme todavía, así que cuando mi
sexo comenzaba a palpitar anunciando el inminente orgasmo, paré de moverme, y me
bajé del sofá, quedando arrodillada frente a Eduardo. Ahora le tocaba a él
gozar, y me dispuse a sacar lo mejor de mi repertorio en su honor.



Le saqué la camisa, y le fui cubriendo el torso de besos,
desde el cuello hacia abajo, deteniéndome en sus pezones, que chupé con gula
mientras le quitaba el cinturón y le desabrochaba los botones del pantalón. Le
quité los zapatos y los calcetines, y coloqué sus pies sobre mis pechos para que
sintiera en sus plantas la dureza de mis pezones erguidos. Después le obligué a
levantar un poco el culo para poder sacarle los pantalones, con lo que me
encontré ante un enorme verga que luchaba por escaparse de los calzoncillos tipo
short ajustado que llevaba. Sé cuánto les gusta a los hombres disfrutar del
espectáculo visual de un buen trabajo oral sobre ellos, así que me propuse
dejarle observar desde su privilegiada posición la exhibición que pensaba
ofrecer. Antes de comenzar con el juego, me puse de pie, me calcé las sandalias
y de espaldas a él, a modo de streap-tease me abrí la cremallera de la falda, y
me la fui sacando poco a poco, primero levantándola para mostrale el espectáculo
de mi durito y bronceado trasero, enseñando en cada alzada de falda un poquito
más de carne, hasta que finalmente la dejé caer a mis pies, ofreciéndome en toda
mi desnudez. Me agaché, agarrándome con una mano a mi pantorrilla y con la otra
sujetándome los pechos, de tal modo que mi culo en pompa quedó expuesto ante
Eduardo, que sin poder resistirse, extendió la mano para acariciarme el coño. No
se lo permití, y dándome la vuelta de nuevo, me arrodillé frente a él, comencé
acariciando sus piernas, lenta y suavemente, desde los tobillos hacia las
pantorrilas, y desde estas al interior de los muslos. Eduardo apenas podía
aguantar más, y sus muslos temblaban ya de puro gozo, pero aún habría de sufrir
un poco más... Me incorporé, y le fui pasando las tetas por la cara; Eduardo
intentó cogérmelas con las manos, pero no se lo consentí; fui bajando lentamente
acariciando su torso con mis pezones, hasta llegar a su sexo para volver a subir
hasta su cara, y nuevamente hacia abajo, a lo largo de su pecho hasta su vientre
y su sexo, y continuar mi sugerente caricia a lo largo de sus piernas hasta
llegar a sus pies. Me arrodillé nuevamente ante él, y me dediqué a masajear sus
testículos y su pene a través de la tela de los calzoncillos. Agarrandole los
huevos, le fui proporcionando primero suaves besitos, y después mordisquitos en
la punta de su verga sin quitarle aún los calzones. Mis manos fueron acariciando
la parte interior de sus muslos hasta conseguir deslizarse por debajo del short,
para agarrar, ya sin tela de por medio, su anhelante rabo. Le saqué los
calzoncillos, y otra vez agarrada a sus testículos, saqué la lengua y le fui
haciendo un barrido, con mi lengua y mi nariz desde la base hasta la punta. Tras
el segundo recorrido, le propiné un besito en la punta, lo que le hizo
estremecer. Saqué la lengua y levanté la mirada para asegurarme de que Eduardo
estaba disfrutando de la jugada. Le comencé a dar pequeños lametazos en el
glande, que tenía la piel tan tersa y brillante que parecía que iba a estallar.
Agarrándole los huevos con una mano, continué un rato dándole besitos y
lametones a lo largo de toda la polla mientras mi otro mano le acariciaba el
pecho y él me acariciaba el pelo. Continué con mis besitos en el glande,
mientras le sonreía pícaramente y saqué mi lengua para chupar con mayores ganas.
Finalmente, bordeé con mis labios la punta de aquel nabo, y comencé a subirlos y
bajarlos lenta y suavemente. Desde adolestente, siempre se me había dado bien
esta prácica, y saqué a relucir todas mis habilidades. Fui bajando un poquito
más en cada chupada, introduciéndome en la boca un poco más de su miembro, al
pricipio sólo la punta, luego el glande, y poco a poco un poquito más, hasta que
llegó el momento de tragármela entera. Su punta golpeaba contra mi paladar en
cada acometida, e incluso llegué a mantenerla intoducida completamente en mi
boca durante largos segundos en los que mi lengua seguía jugando con ella dentro
de mí. A medida que se la mamaba, Eduardo iba perdiendo el control, de manera
que apenas tenía que moverme yo, ya que él mismo se encargaba de meterme el rabo
a golpes de cadera, como si estuviése follándome la boca. Su movimientos fueron
haciéndose más convulsos y sus gemidos más incontrolados. Cuando percibí que
estaba al borde del climax, me saqué la polla de la boca, se la agarré con la
mano, y la apreté con fuerza, apliqué mis labios sobre su glande y los deslizé
hacia abajo, haciendolos resbalar en torno a su carne. La polla de Eduardo se
tensó en un último y agónico latigazo, y comenzó a lanzar chorros de semen en
medio de sus aullidos de placer. Parte del liquído se proyectó sobre mi pelo y
sobre mi cara y otra parte se fue directamente al suelo. Su torrente fue largo y
generoso. Al terminar de manar la cremosa sustancia, Eduardo se quedó traspuesto
intentando recobrar la respiración, y me miraba con los ojos desencajados de
placer. Me relamí los restos más cercanos a mi boca, y me limpié los restos de
la cara y el pelo con un pañuelo. Me tumbé sobre él y nos fundimos en un fuerte
y cariñoso abrazo mientras no dejabámos de besarnos y acariciarnos. Me confesó
que había sido la mejor mamada que jamás había recibido. Eduardo se tumbó a lo
largo del sofá, y yo encima de él. Coloqué su sexo entre mis piernas, en
estrecho contacto con el mío, y en esa deliciosa posición nos mantuvimos
abrazados, besándonos y disfrutando del estrecho contacto entre nuestros cuerpos
hasta que me quedé adormilada, en un duermevela solo interrumpido por el calor
de nuestros besos y el pequeño vaivén de su polla encerrada entre mis muslos.



El reloj que presidía el salón me indicó que habíamos dormido
cerca de una hora, cuando me desperté, recostada sobre Eduardo, que aún mantenía
una considerable ereccción con su miembro enterrado entre mis piernas. Estábamos
empapados en sudor. Entreabrí un ojo, y después el otro. Eduardo aún dormía
plácidamente. No había como un buen orgasmo para dormir como un bebé. Me
desligué de él, lo que provocó que Eduardo se despertase. Se frotó los ojos con
los dedos, me miró dedicándome una sonrisa, y alargó su mano tomando la mía para
obligarme a sentarme junto a él. Me senté a su lado, y agarrándole de la nuca,
acerqué mis labios a los suyos para fundirnos en un largo, pasional y romántico
beso. A pesar de todo, aún no había sido perforada, lo que mi sexo estaba
anhelando fervientemente. En una hábil maniobra, Eduardo me tiró del sofá,
obligándome a arrodillarme frente a él, de tal modo que mi trasero se quedó
abierto, suspendido en el aire y ofreciendo toda su redondez al inminente ataque
de mi oponente. Mi cabeza descansaba sobre un cojín, y mis pechos colgaban en el
aire. Eduardo se situó a mi espalda, y su mano derecha, tras propinarme un
pequeño palmetazo en la nalga, fue recorriendo toda mi espalda, desde la nuca
hasta mi trasero a lo largo de toda mi columna vertebral. Un dedo fue
recorriendo la endidura entre mis nalgas, estimulando mi orificio más pequeño, y
bajando hasta mis labios vaginales que, agradecidos, reaccionaron ante la
inminente embestida. Según mi lubricación se iba haciendo más fluida, sus
caricias se tornaron más intensas, hasta que me introdujo un dedo, luego un
segundo, y creo que incluso un tercero, que entraban y salían de mi sexo. Sus
expertas caricias no tardaron en hacer mella sobre mí, y mi sexo iba
ensanchándose por momentos mientras que mis sentidos se iban desplazando hacia
los territorios del orgasmo y mi culito subía y bajaba al ritmo de sus
acometidas. Cuando mis gemidos comenzaron a tornarse en alaridos por la
proximidad del orgasmo, Eduardo me abandonó, dejándome a punto de correrme. --No
pares ahora, cabronazo, sigue, o métemela de una vez--, le dije fuera de mí. Era
Eduardo ahora el que quería verme sufrir un poquito más. A los hombres les
encanta ver cómo una mujer pierde toda su dignidad ante ellos en momentos así, y
Eduardo estaba disfrutando de lo lindo al verme tan desesperadamente sometida a
sus caprichos. Arrodillándose justo a mi espalda, se agarró la verga por la
base, apoyó la punta sobre mi húmeda caverna, y fue deslizándola hacia abajo
hasta alojarla entre mis muslos, para luego subir hasta mi palpitante coñito, y
de ahí hasta el ano, para volver a bajar hasta mi sexo. Recorrió este camino
varias veces, hasta detenerse en mi vagina. Dedicó algunos minutos a pasear
ligeramente su glande arriba y abajo entre mis labios, prolongando mi ansia. Su
glande se coló varias veces dentro de mi sexo, aunque volvía a sacarlo casi
inmediatamente, mientras mi vulva se abría y cerraba desesperada por ser
penetrada.



--¿Qué quieres que te haga, preciosa?, me preguntó mientras
pasaba la polla por mis labios externos. Pensé que el cabronazo no era tan
inocente y tímido como había parecido durante la fiesta, y me sonreí al pensar
en ello. --Quiero que me folles ya de una vez, quiero que me penetres y que me
deshagas de placer--. Me había puesto a mil el muy cabrón, sabiendo esperar el
momento perfecto para follarme. Eduardo, satisfecho, me cogió de las caderas, me
elevó un poco el culo, introdujo la punta dentro de mí y comenzó a apretar
muuuuy despacio, hundiendo su polla centímetro a centímetro y abriéndose hueco
en mi interior. Empezé a sentir un gusto extraordinario. A pesar de que estaba
totalmente mojada, el tamaño de su polla hacía que mi coño ejerciese cierta
resistencia a la penetración, pero las paredes de mi sexo pronto se adaptaron al
tamaño de su verga. A veces yo tensaba los músculos de mi coño para aprisionar
su polla, lo que suele proporcionar gran gozo a los hombres, y Eduardo no era
una excepción, a juzgar por los gemidos que emitía. Nunca me habían invadido tan
lentamente, pero he de decir que estaba disfrutando de ello como una loca; me
iba estremeciendo a cada centímetro que me iba perforando, mi placer iba
creciendo, mis suspiros se hacían más profundos, mis pechos se iban hinchando
más, mis pezones haciéndose más duros y mi sexo iba recibiendo aquel manjar
delicioso con mayor deleite. Sentía cómo se iba alojando en mi interior y cómo
mi coñito se adaptaba relamiendo su largura. Finalmente entró entera dentro de
mí, sientiendo sus huevos chocar en mis glúteos. Nunca había sentido tanto
placer por todo lo largo de mi cuerpo. Verdaderamente, Eduardo sabía dar gusto a
una mujer. Entonces, y sin previo aviso, Eduardo extrajo su falo de una vez y
casi por completo, se detuvo un momento con sólo la puntita apoyada en mi
agujero, y de un solo golpe, seco y duro, me la metió con un único y violento
golpe de cadera, hasta hacer chocar los huevos contra mis nalgas con dureza. Mi
cuerpo, ante el duro e inesperado asalto, se tensó violentamente. Perdí el
sentido, mis ojos se desorbitaron, mi mirada se nubló, mordí la almohada en la
que estaba apoyada, y en medio de un agudo chillido, mis muslos temblaron, mis
piernas se hicieron infinitas, una fuerte corriente sacudió todo mi cuerpo, y me
corrí en medio de un feroz estremecimiento que no recuerdo haber sentido antes
jamás. Toda la estimulación previa había conseguido llevarme a un estado tal de
excitación que me corrí como nunca me había corrido, arrancándome el más fuerte
orgasmo con una sola acometida. Fue un orgasmo salvaje, profundo y estremecedor
que agitó hasta la última célula de mi cuerpo. Todo mi cuerpo se vió convulso en
una serie de sacudidas que se enlazaban entre sí regalándome una sucesión tal de
riadas de placer que acabaron con todas mis fuerzas, al tiempo que notaba cómo
el líquido que emanaba de mi coño se vertía a chorros, deslizándose abajo por el
interior de mis muslos. Me estuve corriendo durante largos minutos que me
hicieron sentir tan exultante como jamás me había sentido.



Aún no habían terminado los últimos estertores de mi orgasmo,
cuando Eduardo, que había tenido que sujertar mis caderas para evitar que yo me
cayese, aferrado a mi cintura comenzó a moverse fuera y dentro de mí, ensartando
y extrayendo de mí la herramienta que tanto placer me había arrancado, y que
poco antes había sido el juguete con el que había rellenado mi boca. Durante
unos minutos sus acometidas fueron lentas, profundas y seguras, pero poco a poco
fue aumentando el ritmo de sus empellones. Mi vagina recibió agradecida el
gozoso ajetreo, y antes de que hubiese terminado de acallarse el brutal orgasmo
anterior, ya estaba reaccionando de nuevo. Fui acoplando los movimientos de mi
cadera al ritmo que Eduardo me imprimía desde atrás, moviendo el culo adelante y
atrás a medida que él bombeaba, de manera que la punta de su polla conseguía
rozar en cada ataque el cuello del útero, provocándome una arrebatadora
sensación. Dentro de mi sexo las sensaciones eran iban diluyéndose desde el
dolor que probocaba la profundidad de la penetración hasta convertirse en un
placer contínuo casi indescriptible. Los embites de Eduardo se fueron haciendo
más violentos a medida que nuestros gemidos se iban solapando. Sus manos iban y
venían desde mi vientre hasta las tetas, que se bamboleaban fuertemente dentro
de sus manos en cada embestida, para luego ir bajando a lo largo de mi vientre
en busca del clítoris, tan erguido como el resto de mi cuerpo. Finalmente, los
empellones se fueron haciendo más agónicos, anunciando el climax de Eduardo. Una
fuerte acometida en la que me perforó hasta el fondo me hizo estremecer y
chillar, lo que provocó una convulsión de la polla de Eduardo contra las paredes
de mi sexo. Apreté con fuerza mi culo contra su pelvis, y comenzé a mover las
caderas en círculos fírmemente apretado contra él. Eduardo lanzó un ronco
rugido, y una riada de semen bañó mi interior. El calor del líquido provocó la
contracción de todos mis músculos, y aprisionando su polla en mi interior con
todas las fuerzas que me quedaban, me inundó el placer de otro fenomenal
orgasmo, adornado de complacientes gemidos por mi parte y profundos ronquidos
por la suya, en medio de un fantástico orgasmo simultáneo. Noté cómo su verga
botaba espasmódicamente dentro de mí al tiempo que iban brotando riadas de
cremoso manjar. Cuando los últimos vertidos de Eduardo terminaban de invadirme,
este se derrumbó sobre mí. Hundió su cara en mi nuca, y besándome cubrió mis
pechos con sus manos. Yo era feliz.



Mantuve aprisionada en mi interior su verga hasta que se
quedó reducida a un pequeño espantajo que ya nada tenía nada que ver con su
explendor anterior. Eduardo salió de mí, se puso en pie, y me ayudo a
levantarme, ya que mis piernas apenas lograban sostenerme. Me eché a su cuello,
y nos besamos dulcemente. Él me tomó por el trasero, y me subí a él, colgando
mis brazos de su cuello y mis piernas abrazadas a su cintura. De esta guisa, me
trasladó hasta su habitación, para posarme cariñosamente sobre la cama.
Derruida, me acurruqué, y acostada de lado, y con Eduardo pegado a mi espalda,
me quedé dormida con las primeras luces del día, que atravesaban ya la ventana.



Me desperté un par de horas después. El sol ya entraba con
fuerza, y la claridad y el calor me hizo despertar. Eduardo continuaba dormido,
a mi lado, tendido boca abajo y con la cara girada hacia mí. Me deleité unos
minutos observando su cuerpo. De espaldas estaba como un queso. Estaba empapado
en sudor, pues hacía calor. Tenía una espalda ancha, y bien musculuda, sin rayar
en lo excesivo. El culo era redondo y prieto y brillaba por efecto del sudor y
la luz derramándose sobre él; su cuerpo estaba bien bronceado, y sus brazos,
doblados bajo la almohada eran armoniosos y fuertes. Sus manos, grandes y
masculinas estaban diseñadas para acariciar a las mujeres, y las piernas,
ligeramente abaiertas eran como las de una escultura griega, largas, fuertes y
fibrosas, moldeadas por el deporte. No pude menos de acariciarle, desde su
cuello, bajando por su espalda, hasta acariciar sus duros glúteos, y continuar
bajando por el interior de sus muslos hasta las pantorrillas. Se movió cuando
mis dedos acariciaron la endidura de su culo, pero no se despertó. Deseé
tumbarme sobre él, sentir el calor de su cuerpo y pegar mi púbis a su trasero,
pero no quise despertarle. Me levanté y bajé la persiana, dejando unas rendijas
para poder tener algo de claridad. Fui hasta el baño, equipado con una
espectacular bañera redonda, en la que podrían entrar, calculé, al menos tres
personas bien holgadas. Me pregunté cuántas veces se habría usado para tareas no
necesariamente relacionadas con la higiene. Me di un baño de espuma, con agua
tibia y abundante jabón. Enjaboné con dedicación cada rincón de mi anatomía.
Desde hacía varios años, cuando mi matrimonio había empezado a decaer, no había
hecho gran caso de mi cuerpo. Incluso llegué a pensar que la indiferencia que mi
marido me mostraba se debía a que había perdido la hermosura de mi adolescencia
y juventud. Tumbada en la bañera, pensaba que había estado muy equivocada. Mis
formas se habían redondeado algo con los años, pero en realidad lo habían hecho
para mejorar. Mantenía un culito respingó y apretado, tan del gusto de los
hombres. Mis piernas eran largas, su piel se había suavizado con la edad y
tenían una forma envidiable. Mis pechos eran un poquito más grandes que antes,
peron aún se mantenían redondos, henchidos y erguidos hacia el cielo. Mis
pezones se alzaban desafiantes y tensos ante la excitación, y mi vientre, si
bien un poquito más hinchado que antaño, seguía sin presentar los antiestéticos
michelines. Mi cuello era largo y esbelto, de piel fina, y mi rostro, más maduro
y menos aniñado estaba en el equilibrio justo entre la belleza infantil y las
arrugas de madurez y con el cutis más terso. Mis labios, gruesos, y colorados
aún sin pintar, fueron diseñados para el beso y el placer. En realidad estaba
ante mi plenitud física, y con 28 años recien cumplidos mi belleza era mayor que
nunca, y mi equilibrio mental era superior al que nunca había tenido. Tenía
todas las premisas para ser feliz, y no tenía por qué pensar que no habría de
ser así.



Me levanté, vacié la bañera, y me di una ducha rápida. Me
lavé el pelo, y volví a la habitación. Aún húmeda de la ducha, y por qué no
decirlo, por la excitación de encontrarme tan feliz, me eché a la cama de nuevo.
Una corriente de me puso la piel de gallina, inchó mis pechos y enderezó mis
pezones. Eduardo aún dormía placidamente. No tardé en quedarme plácidamente
dormida yo también.



Me desperté muy suavemente, descansada y feliz. Estaba
tumbada sobre un costado, acurrucada en posición fetal, con las piernas
flexionadas dándole la espalda a Eduardo. Él notó que me estaba despertando, y
se apretó contra mi espalda. Fue cubriendo de suaves besos mi cara y mi cuello,
mientras yo aún dormitaba. Apretó su pelvis a mi trasero, dejando que su sexo
fuese engordando aprisionado entre mis muslos. Fue acariciándome el vientre y
los pechos, mientras yo me encontraba aún semiinconsciente. Permanecimos así
durante bastantes minutos, hasta que me giré para quedarme frente a él. Aún
medio dormidos nos estuvimos besando y acariciando durante largo rato. Enlazamos
nuestras piernas, me tumbé sobre él, abrí mis piernas y comenzé a cabalgarlo.
Apoyé las manos en su pecho, y comenzé a subir y bajar sobre su sexo mientras
sus manos se dedicaban a mis pechos. Me arqueé hacia atras y fui aumentando el
ritmo al tiempo que crecía el placer que recorría mi cuerpo. Fue un polvo suave
y amoroso, casi conyugal. Al cabo de un rato, me dejé caer sobre él, y sin
desligar su sexo del mío, nos giramos hasta que Eduardo quedó encima de mí. Me
así al cabecero de la cama, y abrazando sus caderas con mis piernas, me dejé
hacer. Eduardo me agarró fuertemente las muñecas y comenzó a empujar, lenta,
pero decididamente. Podía ver a lo largo de mi cuerpo mis pechos hinchados, los
pezones largos y duros, y mi vientre temblando a cada embestida de su polla, que
veía aparecer y desaparacer para enterrarse en mi interior más allá de los
pelillos de mi púbis. La penetración era cada vez más húmeda y fluida, y me fui
abandonando las sensaciones que desde mi sexo iban recorriendo todo mi cuerpol
La cadencia de la penetración, con la verga de Eduardo entrando y saliendo de
mí, se iba haciendo más rápida y vigorosa. El creciente placer empezaba a
arrancar de mi garganta gemidos cada vez más fuertes, al tiempo que mi cabeza
perdía el sentido de la realidad, mi boca entreabierta emitía agudos aullidos y
mi sexo recibía con creciente placer el gozoso ataque al que me sometía la polla
de Eduardo. Finalmente, el placer desbordó mis sentidos, y mi espalda se
flexionó en una curva casi imposible, elevando mis pechos hacia el cielo, mis
piernas apretaron el culo de Eduardo hacia mí, y mis dedos se clavaron en su
espalda, dando paso a un sonoro, delicioso y prolongado orgasmo, digno de una
mañana de domingo, pocos segundos antes de que Eduardo, en medio de un
roncobramido, se vertiese dentro de mí, bañando mi vagina con su crema caliente.
En medio del climax, Eduardo se desplomó sobre mí y hundió su cara en mi cuello,
al tiempo que yo aún gozaba de los últimos espasmos del soberbio climax que
acababa de experimentar.



Tras un rato de abrazos, caricias, besos, risitas, mimos y
carantoñas; me levanté para darme una ducha, dejando a Eduardo tumbado, exhausto
y luciendo en su cara una tonta sonrisa, y un brillo especial en los ojos que
daba cuenta de su deleite, y del regalo que nos veníamos rindiendo desde la
noche anterior.



Por mi parte, me metí en la ducha y dejé correr el agua
caliente sobre mi piel. Tenía los ojos cerrados, y estaba disfrutando de la
cálida ducha y del agua jabonosa deslizándose por todo mi cuerpo, desde el
cuello a la curva de mis pechos, y desde el vientre hacia abajo por mis piernas,
y por mi espalda hasta las nalgas. Me encontraba en una especie de trance cuando
se abrió la cabina de la ducha, y Eduardo se introdujo en ella. Nos besamos, nos
abrazamos nos acariciamos y nos enjabonamos mutuamente, nos hicimos arrumacos, y
bajo la lluvia de agua caliente volvimos a hacer el amor, con nuestra piel
resbaladiza a causa del jabón. Yo apoyada en la pared, con mis piernas abrazadas
a su cintura, y mis manos aferradas a sus hombros. Eduardo sostenía mi peso
agarrado a mis nalgas mientras me penetraba y nuestras lenguas se enredaban
ansiosamente. Fue un coito breve, casi violento, pero no por ello menos
placentero. No tardé en sentir un nuevo orgasmo, que vino precedido de grandes
suspiros y gemidos por mi parte. Tras el polvo nos dimos una ducha rápida y nos
vestimos. Eduardo se puso ropa de sport, y me llevó a casa a cambiarme, ya que
yo no tenía más ropa que la que me había puesto para la boda. Me vestí
rápidamente y nos fuimos a comer a mi restaurante favorito.



Aunque ya era tarde, nos dieron de comer, ya que yo conocía a
maitre. Después fuimos al cine, y a última hora de la tarde regresamos a casa de
Eduardo, donde la nueva voluptuosidad recientemente encontrada nos llevó a hacer
el amor una vez más.



En estas dos últimas semanas me he visto con Eduardo casi todos los días, y
hemos follado innumerables veces y en muchos lugares diferentes, en el coche, en
la piscina, en la bañera, y desde los servicios de una discoteca a una pradera
perdida en medio del Monte del Pardo. No sé si la relación se mantendrá en el
futuro ni a dónde nos conducirá. Sólo sé que me siento feliz cada vez que le
veo, que se me hace el tiempo eterno hasta la próxima cita, que me encanta
vestirme sexy y provocativa para él, y que me vuelve loca en la cama. Incluso
estamos planeando un viaje juntos a Noruega este verano. Ya os contaré...




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 1
Media de votos: 10.00


Relato: Mi particular noche de bodas
Leida: 22409veces
Tiempo de lectura: 27minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados

























Online porn video at mobile phone





Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



de acuerdo con las leyes españolas e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


Online porn video at mobile phone


machos gays pornomadura lesvianacuentos eroticos pornoembarazadas lesbianas follandosexso con abuelasporno fontaneroporno madre hija y noviomadre e hija pornotoro follando vacarelatos fantasias eroticascortos porno españolmadre follando al novio de su hijaporno español travestifollo hermanarelatos sexrelatos eroticos eliteporno erasmustodo relatos ilustradosnovia zorrarelatos gay cuñadoborracha follada analtoro pornonmasajes pirnomachos gay pornsexo gratis rumanasrelatos sexsualesdeavirgine ami sobrina relatosrelatos de chantajecomiendo coñitosporno despedidas solterasfollando nietasmujeres mamando guevotodorelatos para movilmasajes eroticos pornosporno madurasrelatos muy calientesporno tribus africanasabuelos gays gratisrelato erotico zoofilianovia follada en su despedidafollando el fontaneroespiando a mi tiaporno años setentaafricanos pornoporno d madurasfollar esposasmaduras follando relatosRelatos xxx de mama en minivestidoen el carro porno grati madurasrelató erótico mi tia es full full arrecharelato pornograficotoro follando vacaorgias de familiame culie a una escolar relato realporno de viejos gratisporno relatos de incesto yolitafalsos casting pornoporno babosadasporno madre e hijosmaduras tetudas fotosporno en despedidas de solterael hombre invisible pornotremendas pollasrelatos exoticosfolladas en despedida de solterasporno lesvicoporno abuela nietarelatos ereoticosrelatos transexualessexo cachondovideos porno traxesualesme coji a mi hermanaporno mujer mayorse folla a su vecina